Los empresarios desconfían de la Seguridad Social sobre el coste de los ERTE: "Tenemos dudas muy serias de que sus datos sean reales"

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

El líder de los empresarios ha acusado al Gobierno prácticamente de mentir en sus datos sobre los costes de los ERTE. "Tenemos dudas muy serias de que los datos que nos está transmitiendo el Ministerio de la Seguridad Social sean reales", ha afirmado Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, en la junta directiva de la patronal que se ha celebrado este miércoles. Los empresarios son "conscientes de que los datos del coste de los ERTE son muy inferiores al dato que se da públicamente", ha añadido en un ataque directo al ministerio que dirige José Luis Escrivá en plena negociación para prorrogar los expedientes más allá de septiembre.

En el mismo sentido se ha pronunciado el líder de la organización de autónomos ATA, Lorenzo Amor, en su cuenta de Twitter. "800.000 trabajadores en ERTE con la prestación y exoneración de Seguridad Social tiene un coste aproximado para las arcas del Estado de 1.200 millones de euros/mes. ¿Cómo se puede decir que el coste de los ERTE son entre 4.000 y 5.000 millones al mes?", ha apuntado.

Fuentes de la Seguridad Social explican a elDiario.es que "el flujo de información en la mesa de negociación está siendo el habitual", por lo que aseguran "no entender" las críticas de los empresarios. El ministro se ha referido en sus últimas intervenciones a un coste total de unos 22.000 millones de euros en los que se incluyen "el conjunto de medidas laborales aprobadas en la pandemia", explican a este medio en la Seguridad Social.

El coste de los ERTE tiene dos variantes: el gasto en la protección por desempleo de los trabajadores incluidos en estos expedientes, que asume el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), más las exenciones en el pago que realizan las empresas a la Seguridad Social por las cotizaciones sociales de sus empleados. Es decir, el dinero que la Seguridad Social deja de ingresar por estas cuotas que se están ahorrando las empresas en ERTE.

Antonio Garamendi ha insistido en que la patronal está pidiendo datos al Ejecutivo y que estos no les están siendo proporcionados y ha reclamado esa información para poder negociar en la mesa de diálogo social sobre la nueva prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo. Esta tarde se celebra una nueva reunión entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos sobre la extensión de esta herramienta a partir de octubre, con debates clave como una sectorialización de la prórroga y cambios en la protección por desempleo de los trabajadores en ERTE.

El líder patronal ha afirmado que los empresarios están dispuestos a seguir negociando, con los datos sobre la mesa, y ha asegurado que la patronal está "más cerca de los sindicatos que del Gobierno" en esta ocasión. Las partes se han emplazado a intentar alcanzar un acuerdo esta semana, con reuniones diarias, para no agotar plazos y dar certidumbre a empresas y trabajadores.

El Banco de España aboga por ERTE más "focalizados"

Garamendi ha pronunciado estas palabras ante el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, que ha explicado las previsiones económicas del regulador en la junta directiva de la CEOE. El organismo ha rebajado la previsión de caída de la economía española hasta un 12,6% en 2020 pero advierte de una frágil recuperación.

Hernández de Cos ha sostenido que la "recuperación sigue dependiendo crucialmente del mantenimiento de los estímulos" en la economía aplicados hasta el momento, como son los ERTE en materia laboral, para lo que ha insistido es que es más beneficioso para la economía sostener en el tiempo estas inversiones públicas que "los riesgos de una retirada prematura" de las ayudas.

En el caso concreto de los ERTE, el gobernador del Banco de España ha apuntando que no hay que ser "temorosos" a mantener los ERTE por "un tiempo prolongado", pero ha precisado que considera necesario aplicar cambios en esta herramienta dado que en estos momentos la crisis por la pandemia tiene circunstancias distintas a su etapa inicial, cuando había duras medidas de confinamiento y restricciones generalizadas a la actividad. La idea es focalizar los recursos públicos en las empresas viables y retirarlos de las que no lo sean.

Pablo Hernández de Cos ha abogado por unos ERTE "más focalizados", es decir, una prórroga o apoyo público de los expedientes más selectivo y no general como el que se ha aplicado hasta el momento. En opinión del Banco de España, la focalización no debería ser solo sectorial, sino "casi empresarial", ha defendido su máximo responsable, ya que dentro de un mismo sector como el turismo se observan empresas muy afectadas por la pandemia mientras otras no lo están tanto, ha afirmado.

El Banco de España prevé que la crisis por la pandemia va a dejar algunos daños estructurales y que algunas de las empresas con dificultades no sobrevivirán, por lo que apuesta por no seguir invirtiendo fondos públicos en esas compañías (que ha calificado de 'zombies'), por permitir estos "ajustes" del tejido productivo y apoyar la reincorporación de sus trabajadores al mercado laboral a través de políticas activas de empleo.

La extensión diferenciada de los ERTE es una de las cuestiones que enfrentan a los empresarios y sindicatos con el Gobierno. El Ejecutivo defiende que en esta tercera prórroga habría que aplicar una visión más sectorial de los expedientes, mediante la que se apoye más a las actividades viables que se están viendo más afectadas directamente por la pandemia. La patronal y los sindicatos recelan de este enfoque, por temor a que queden fuera de los apoyos públicos empresas que se vean afectadas indirectamente o de manera menos evidente por el coronavirus.

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2020 - 14:11 h

Descubre nuestras apps

stats