De macroplantas al huerto solar de Matías Prats: el fondo de las grandes fortunas que “lo compra todo”

Una instalación fotovoltaica.

“Q-Energy lo compra todo”. Así describe una fuente del sector renovable la carrera de compras de esta gestora de private equity en la que han invertido en los últimos años grandes fortunas españolas y que promueve uno de los mayores proyectos fotovoltaicos que actualmente se tramitan en la Comunidad de Madrid.

El Gobierno decreta su primer veto a una macroplanta fotovoltaica por su impacto ambiental

El Gobierno decreta su primer veto a una macroplanta fotovoltaica por su impacto ambiental

El sector está inmerso en una oleada de compraventas de plantas que está proporcionando plusvalías millonarias a fondos de inversión y grandes patrimonios, gracias al enorme apetito por estos activos. Solo esta semana, se han anunciado tres operaciones en el lapso de 48 horas por un importe de más de 1.000 millones de euros con fondos, bancos y empresas energéticas como protagonistas. 

En esta dinámica, Q-Energy es uno de los nombres más destacados, con la adquisición de activos como la termosolar de Les Borges Blanques (Lleida) a Banco Sabadell, Comsa y Avançsa, el pasado verano; la compra de la antigua central de esta tecnología de Ence en Puertollano; o, fuera de España, una cartera de 16 parques eólicos en Alemania a la gestora Munich Re, el pasado septiembre.

La firma, que a medida que ha ido cerrando los fondos levantados (cuatro hasta ahora) se ha desprendido de activos tan emblemáticos como la antigua Fotowatio o el vehículo que creó con su segundo fondo, Vela Energy, se ha convertido en los últimos años en uno de los emisores de deuda para proyectos de energía renovable más activos en Europa, con la colocación de más de 2.000 millones de euros entre inversores institucionales como el fondo Macquarie, con el que el año pasado se asoció para invertir en termosolares en Andalucía.

Pero no todo son grandes plantas para esta gestora, que se ha quedado recientemente, entre otras, con la sociedad que hasta ahora gestionaba el conocido periodista Matías Prats. Según el Registro Mercantil, el pasado 10 de enero se inscribió el cambio de titularidad a favor de Q-Energy, en paralelo al cese de Prats como administrador y socio único de la sociedad.

La empresa de Prats, Fotovoltaica Tarazona Trece SL, se creó en 2008, durante el anterior boom de los huertos solares. En 2020, último año en el que presentó cuentas, se anotó un resultado positivo de algo más de 8.000 euros. “Genera electricidad, pero no genera mucho más. Hicimos una inversión hace muchos años con unos amigos, que son los que invitaron a participar. Me gustó porque todo lo que es renovable me gusta. Me animé a invertir, pero todavía no da rendimiento”, explicaba el periodista en 2018 a El Mundo.

Megaproyecto en Madrid

Tras Q-Energy están algunas de las mayores macroplantas fotovoltaicas actualmente en desarrollo en España. Solo el pasado otoño, salieron a información pública dos grandes proyectos en la Comunidad de Madrid tras los que están sociedades del grupo. Están distribuidos en cinco plantas en los municipios de Santorcaz, Anchuelo y Villalbilla, en la zona este de la región, casi en el límite con la provincia de Guadalajara. El mayor proyecto suma una potencia de 375 MW repartidos en tres plantas que ocuparían una superficie de unas 580 hectáreas.

En Q-Energy participan inversores (principalmente oficinas de gestión de patrimonios familiares, los conocidos como 'family offices'), compañías de seguros, fondos de pensiones y 'endowments' universitarios procedentes de países de la UE, América, Asia y Australia.

En sus diversos fondos han invertido algunas de las mayores fortunas españolas, como la familia Fluxá (dueños de la hotelera Iberostar), una rama de los Benjumea, los Gallardo (propietarios de la farmacéutica Almirall), Torreal (de Juan Abelló) y los Riberas, propietarios del grupo de componentes de automoción Gestamp. 

El pasado verano la firma anunció el cierre de su cuarto fondo, con una capacidad de inversión de 1.100 millones, de los que el 75% estaba ya invertido al cierre de 2021 y con los que prevé movilizar más de 5.000 millones incluyendo deuda.

Ese fondo se puso en marcha en 2020, cuando Q-Energy dio de alta su propia comercializadora de energía en el registro de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Perla Energy. El vehículo se lanzó en mayo de ese año, ya en plena pandemia. Ese verano alcanzó un primer cierre en 360 millones de euros. Con posterioridad, recibió ofertas de suscripción por encima de su tamaño objetivo de 800 millones, lo que llevó a aumentar su tamaño hasta los 1.100 millones finales en junio de 2021. 

Este cuarto fondo, que se prevé que esté completamente invertido a finales de este año, está centrado en el desarrollo de nuevas plantas renovables, la repotenciación y modernización de activos al final de su vida útil y en la optimización operativa y financiera de plantas de gran tamaño en países de la UE, además de otras inversiones ligadas a la transición ecológica relacionadas con el almacenamiento de energía, la gestión de redes, la producción de hidrógeno y los biocombustibles.

Actualmente, ese vehículo cuenta, según su web, con 104 MW de fotovoltaica en operación y otros 3.253 en desarrollo, además de otros 162,4 MW en eólica y cerca de 243 MW en termosolar ya en operación. 

Q-Energy es la división de energía de lo que hasta hace unos años se llamaba Qualitas Venture Capital, una de las gestoras de activos con más experiencia en renovables, y que tradicionalmente se ha vinculado a Timón, el vehículo de inversión de la familia Polanco, accionistas históricos de Prisa.

La firma prevé lanzar este año el que será su quinto fondo de renovables, que espera duplicar al menos el tamaño del anterior. Gestiona actualmente más de 1,2 GW de energía solar fotovoltaica, 240 MW de energía solar concentrada (CSP) y 300 MW de energía eólica en España, Alemania e Italia. Además, cuenta con más de 8 GW en activos de desarrollo activo en distintas fases de maduración.

“Nuestra misión es impulsar el cambio hacia una economía descarbonizada y lo realizamos canalizando nuestras inversiones hacia activos relacionados con la transición energética y la sostenibilidad e infraestructuras sostenibles”, explica en su web Q-Energy. La firma ha declinado atender a elDiario.es.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats