El 83% de las personas fallecidas en atropellos en Euskadi en 2020 eran mayores de 65 años: ¿cómo evitar estas muertes?

Una persona mayor cruzando la calle

¿Las carreteras son seguras? ¿Se pueden evitar los atropellos? ¿Son las personas mayores las más afectadas en este tipo de casos? Con el objetivo de reflexionar acerca de estas cuestiones, el Gobierno vasco ha celebrado este miércoles la jornada virtual 'Nuevos retos en la Movilidad Segura de las personas mayores' en la que han participado representantes de asociaciones de mayores de diferentes puntos de Euskadi.

En 2020, 38 personas fallecieron en Euskadi, víctimas de diferentes accidentes de tráfico. 6 de esas personas murieron en atropellos y cinco de esas personas atropelladas eran personas mayores de 65 años, en porcentaje, el 83% del total.

Durante la jornada, la Directora de Tráfico, Sonia Díaz de Corcuera, ha destacado la importancia de "conocer el entorno social de las personas mayores, de manera que podamos intervenir de forma eficaz en todas y cada una de las acciones de sensibilización dirigidas a este colectivo vial, con el objetivo de mejorar su seguridad".

Este encuentro es la continuación de una acción participativa previa con profesionales de diferentes sectores, que desarrollan su labor con el colectivo de mayores. La Jornada estaba dirigida, en principio, a dichos profesionales, pero también ha contado con la participación de representantes de asociaciones de mayores de diferentes puntos de Euskadi, que han podido aportar su punto de vista.  

Las personas participantes se han dividido en diferentes grupos de trabajo para debatir cómo abordar la sensibilización en materia de movilidad segura dirigida a las personas mayores. Entre las conclusiones, se ha subrayado la importancia de que el propio colectivo de mayores tome parte activa en cualquier acción de sensibilización que se plantee en el futuro.

Según los datos aportados por la DGT, en 2018 -el último ejercicio con cifras de siniestralidad definitivas- el 66 % de los muertos por atropello fueron personas mayores. La velocidad, ya sea excesiva (por encima de los límites establecidos) o inadecuada (dentro de los límites pero sin ajustarse a las condiciones de la vía, el vehículo o el conductor) es un problema de seguridad vial en muchos países según establecen la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE) y la Conferencia Europea de Ministros de Transporte (ECMT). Además, la propia OMS alerta de que a partir de 80 km/h es prácticamente imposible que un peatón se salve en caso de atropello mientras que una velocidad de 30 km/h el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10%.

El pasado 7 de enero el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, informó de que durante el año 2020 en España se produjeron en las vías interurbanas 797 accidentes mortales en los que fallecieron 870 personas y otras 3.463 requirieron ingreso hospitalario. Se trata de la cifra de fallecidos más baja de la historia y la primera vez que el número de fallecidos en vías interurbanas es menor de 1.000, un hecho que hay que encuadrar en el contexto de la pandemia de la COVID-19 y las limitaciones a la movilidad movilidad impuestas para frenar su propagación, que han reducido los desplazamientos un 25% y por consiguiente la siniestralidad vial. Sin embargo, la cifra de atropellos mortales no ha descendido significativamente a pesar del coronavirus, ya que en 2020, 91 personas fallecieron a consecuencia de un atropello, mientras que en 2019 los fallecidos fueron 112. 

Etiquetas
Publicado el
24 de febrero de 2021 - 21:32 h

Descubre nuestras apps

stats