Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
INVESTIGACIÓN | El Gobierno de Ayuso reformó otros cinco centros sin concurso
OPINIÓN | 'Delinquir troceando', por Marco Schwartz
La causa contra el fiscal general llega al Supremo

Eider Mendoza, candidata en Gipuzkoa del PNV: “EH Bildu propuso una fiscalidad como la de Sudán, Venezuela o Chad”

Eider Mendoza, candidata del PNV en Gipuzkoa

Iker Rioja Andueza

6

Eider Mendoza, hondarribitarra nacida en Azpeitia en 1974, habla durante 59 minutos para elDiario.es/Euskadi. La entrevista tiene lugar en la cafetería de Tabakalera, en una mesa de madera que la candidata del PNV a diputada general de Gipuzkoa utiliza como pizarra para hacer mapas y esquemas imaginarios. Ha sido parlamentaria autonómica, presidenta de las Juntas Generales y diputada foral y ahora aspira a ser la primera mujer al frente de Gipuzkoa tras cuatro legislaturas con Markel Olano como referencia institucional para los nacionalistas, cuatro de ellas en la oposición. Sus respuestas son largas y llegan cargadas de cifras. También de argumentario. Es consciente de que la rivalidad con la EH Bildu de Maddalen Iriarte es máxima y desacredita su “modelo” al asociarlo con propuestas económicas propias de países como “Sudán, Venezuela, Brasil o Chad”. Afirma también que tiene deberes por su pasado de cobertura a ETA. Ve satisfactoria la coalición con el PSE-EE y asume que la Diputación es una institución no muy conocida. La Mendoza de la entrevista a veces es la que aspira a gobernar y a veces la que ha gobernado.

Tabakalera es un centro cultural que está pegado a la estación de ferrocarril de Donostia. En las últimas semanas se ha demolido el viejo edificio y retirado la cubierta de Eiffel por las obras de la llegada del AVE. A pesar de lo que dice el PNV en Álava, Mendoza quiere que ese tren vaya de allí a Pamplona por Ezkio/Itsaso. “No es la propuesta del PNV de Gipuzkoa. Es la propuesta del PNV. El proyecto que tiene el PNV es el de la conexión con Pamplona a través de Ezkio/Itsaso. Lo que debemos decir es que tiene ya mucho retraso y que es algo estratégico para la competitividad de Gipuzkoa. Solicitamos que se lleve a cabo cuanto antes”, asegura tajante.

Hace unas semanas se conoció un Sociómetro de ámbito guipuzcoano. Había una conclusión llamativa: el 78% de la ciudadanía de Gipuzkoa no confiaba en la política.

Efectivamente, es muy preocupante que la ciudadanía conceda tan poco crédito a la política. Es algo que está pasando en todo el mundo. En el lado positivo, en el caso de Gipuzkoa, aunque hay un distanciamiento con la política en general, igual que pasa en el resto de Europa, la confianza de las instituciones públicas es elevada. Es decir, la política se vive lejos pero la confianza en las instituciones todavía sigue siendo buena.

¿Considera que la ciudadanía tiene clara la utilidad de la Diputación y de las Juntas Generales?

Es verdad que el desconocimiento existe. Pero hay algunas funciones que son muy claras y que son conocidas por la ciudadanía, como puede ser la de Hacienda o la gestión de las residencias. Y el grado de confianza es elevado. Cuanto más cercana es la institución, mayor es el índice de confianza. La Diputación tiene una un grado de confianza elevado por parte de la ciudadanía.

Las elecciones autonómicas fueron las últimas. Hubo una participación muy baja, de apenas el 50%.

En general, en toda Europa la abstención está siendo cada vez más elevada. Evidentemente hay una preocupación al respecto. Buscamos que la participación de la ciudadanía sea cada vez mayor en todos los ámbitos, no solamente en el caso de las elecciones. Garantiza que contemos con una ciudadanía responsable y da mayor credibilidad a la labor institucional. En cualquier caso, en ese último Sociómetro lo que hemos visto es que parece que la abstención en Gipuzkoa no va a ser tan elevada como lo ha sido en las últimas ocasiones. Parece que la ciudadanía va a ser también responsable en cuanto a al ejercicio del derecho al voto. Cuanta mayor sea la participación, mayor será la afinidad de la ciudadanía con respecto a los Gobiernos. Animo a la ciudadanía a depositar el voto.

En Gipuzkoa, parece evidente que hay una pugna entre el PNV y EH Bildu. Las encuestas, sin embargo, dan como primera fuerza al PNV. ¿Las tiene todas consigo de que va a ganar?

No abordo las elecciones como una pugna o como una carrera electoral. Considero que es un ejercicio democrático. Está claro que, según las encuestas, los dos partidos con mayores posibilidades pueden ser el PNV y EH Bildu. Lo contemplo con mucha ilusión y, efectivamente, tengo ganas de confrontar los modelos de uno y otro, puesto que las culturas políticas son muy distintas.

¿Cuáles son esas diferencias de “cultura política” y de “modelo”?

Son conocidas las trayectorias de un partido y de otro. Nosotros, como PNV, desde un inicio hemos hecho apuestas estratégicas en relación a este país: protección social, industria y respeto a todos los derechos humanos. Desde luego, es un aspecto que nos diferencia de la izquierda abertzale. En el caso de EH Bildu, considero que, después de tantos años en los que han estado en otras estrategias, ahora es el momento de que definan su modelo. Y creo que todavía no lo tienen claro. En momentos clave de la historia de nuestro país, donde hemos tenido que defender al sector económico y donde hemos tenido que hacer una apuesta clara por la protección social, la izquierda abertzale ha estado en otra clase de debates. Lo hemos visto, por ejemplo, en esta última legislatura. En una época de pandemia, cuando se cerraron las empresas, cuando la actividad económica cesó, EH Bildu propuso incrementar el Impuesto de Sociedades hasta niveles de Sudán, Venezuela, Brasil o Chad. En el momento peor, lo que hizo fue presionar todavía más a las empresas. Nuestro modelo es estar cerca de las empresas, escuchar lo que necesitan. Lo que hicimos en ese momento en el que las empresas se pararon, sabiendo que una de nuestras herramientas fundamentales es la Hacienda, fue retrasar los pagos que tenían que hacer las empresas de Gipuzkoa y adelantar los que les realizaba la Diputación. Con eso, dimos respiro a las empresas, pudieron sostener la actividad económica y, ahora, después de este largo proceso, después de esta crisis que nos ha hecho sufrir mucho, vemos que la actividad económica es ahora mejor que previamente a la crisis. Es mejor la tasa de desempleo ahora. Hemos sabido sostener el sistema, hemos estado cerca, hemos tomado decisiones rápido. Es la manera de funcionar del PNV.

Citaba también los derechos humanos. ¿Cree que EH Bildu tiene deberes todavía sobre el pasado de ETA?

Sobre el pasado de ETA, debe hacer un análisis crítico con respecto a la posición que mantuvo. Porque, efectivamente, matar estuvo mal. Pero aquello tuvo una responsabilidad.

Han gobernado esta legislatura en coalición con el PSE-EE. ¿Es satisfactorio el acuerdo? ¿Apuestan por reeditarlo?  

El PNV ha gobernado con el PSE-EE no solamente esta legislatura, sino también la anterior. La legislatura 2015-2019 se basó en solucionar problemas heredados del Gobierno anterior, del Gobierno de Bildu con el diputado general Martín Garitano a la cabeza. Pasamos una legislatura resolviendo problemas que acuciaban al territorio. Esta legislatura sí hemos puesto al territorio mirando al futuro. Considero que la iniciativa de Etorkizuna Eraikiz es la aportación más importante que ha realizado este Gobierno foral. Hemos innovado en política, hemos puesto a trabajar de manera conjunta a todas las instituciones, a las empresas del territorio, a las universidades, a la ciudadanía organizada y a la no organizada para detectar cuáles son los retos de futuro y para poder hacer un diagnóstico compartido, experimentar y poner en marcha proyectos estratégicos que van a dar una respuesta a esos retos. Por lo tanto, la valoración que hago yo es positiva. Después de las elecciones veremos. Hay que interpretar cuál es la voluntad de la ciudadanía de Gipuzkoa y ver también cuáles son los deseos de unos partidos y de otros. Insisto: tenemos que ver cuál es la decisión de la ciudadanía y a partir de ahí veremos cuáles son las posibilidades que puede haber.

Le mencionaba al PSE-EE porque el candidato, José Ignacio Asensio, que es también miembro del Gobierno foral, está haciendo críticas bastante duras en esta campaña. ¿Se está enrareciendo el ambiente de la relación entre los socios?

La relación entre los socios durante estas dos legislaturas ha sido buena. Entiendo que la justificación de esas críticas es precisamente el contexto electoral, que cada partido político intenta buscar su sitio. La lectura que hago con respecto al Gobierno de coalición que hemos tenido durante estas dos legislaturas es positiva. Hemos resuelto problemas en la primera legislatura y, en la segunda, hemos puesto al territorio de Gipuzkoa mirando al futuro.

¿Es completamente irreal que, sin ganar las elecciones, EH Bildu pueda intentar un pacto con el PSE-EE y con Elkarrekin para desbancar al PNV?

La voluntad de EH Bildu de desbancar al PNV es harto conocida… El propio Arnaldo Otegi lo dejó muy claro en muchas ocasiones: el objetivo político de EH Bildu es desalojar al PNV. En cualquier caso, las elecciones son el momento en el que la ciudadanía expresa su opinión mediante el voto. Y es la ciudadanía la que va a decidir quién va a estar en el Gobierno foral.

Se la formulo al revés: ¿El PSE-EE podría estar tentado de explorar otro tipo de acuerdos que pudieran dar el poder en Gipuzkoa a EH Bildu?

Esa pregunta se la tendrá que formular a ellos…

Gane el PNV o gane EH Bildu, lo evidente es que una mujer va a ser diputada general de Gipuzkoa. Es la primera vez en la historia.

De las cinco candidaturas de cara a las elecciones forales, tres tienen a mujeres como cabezas de lista. Es un dato relevante. Y es relevante también el hecho de que los cinco candidatos y candidatas hablamos euskera. En relación a la pregunta que me formula, el hecho de que una mujer vaya a ser diputada general en la próxima legislatura por primera vez en la historia, efectivamente, muestra que las mujeres debemos estar en los lugares de decisión, en los lugares de influencia.

De las cinco candidaturas de cara a las elecciones forales, tres tienen a mujeres como cabezas de lista. Es un dato relevante. Y es relevante también el hecho de que los cinco candidatos y candidatas hablamos euskera

¿Ha sido lento el PNV en la feminización de sus candidaturas?

El PNV ha apostado por la incorporación progresiva y muy rápida de las mujeres. En el Parlamento Vasco, las primeras parlamentarias fueron del PNV. Y eso lo quiero subrayar. Ahora bien, llevamos un retraso considerable todos los partidos políticos y la sociedad en general para que la mujer se incorpore a los ámbitos de decisión. Es una buena noticia que por primera vez haya una mujer que pueda ser diputada, pero considero que hay un retraso general en todos los ámbitos de la sociedad, no solamente aquí, sino en todo el mundo.

¿Su partido debería apostar por una mujer en caso de que Iñigo Urkullu no continuase como lehendakari?

El mejor lehendakari que tenemos es Iñigo Urkullu. Veremos en las próximas elecciones, pero el mejor candidato que tenemos, la mejor persona para la Lehendakaritza, es Iñigo Urkullu. Sin ningún género de dudas.

Tiene mucha vinculación con Hondarribia. Como mujer y como alto cargo de la Administración foral, ¿cómo ve la polémica que sigue suscitando la participación igualitaria de la mujer en el alarde?

Tengo mucha vinculación con Hondarribia porque vivo allí desde hace 44 años. Y tengo 48. Nací en Azpeitia pero llevo 44 años viviendo en Hondarribia. Soy mujer, soy madre de tres hijos y de una hija y, desde luego, conozco la problemática. La he vivido de cerca. Y la he sufrido también. Es una situación muy, muy compleja que tiene muchas aristas. Como alto cargo de la Diputación, lo que se nos ha pedido por parte de todos los partidos políticos con representación en Hondarribia es que les ayudáramos en las labores de intermediación. Es lo que hemos hecho. Estando cuando se nos ha pedido y no estando cuando se nos ha pedido. Hasta ahora no ha sido posible solucionarlo, pero estoy convencida de que la nueva generación va a resolver esta situación. Pero no tiene un diagnóstico fácil y tampoco tiene una solución fácil. Llevamos muchos años trabajando conjuntamente con los partidos políticos de Hondarribia para resolver esta situación de la mejor manera posible e intentando calmar los ánimos, puesto que han estado muy alterados durante muchos años .

Veremos en las próximas elecciones, pero el mejor candidato que tenemos, la mejor persona para la Lehendakaritza, es Iñigo Urkullu. Sin ningún género de dudas

Si es diputada general, ¿acudirá al alarde mixto?

Si soy diputada general seguiré estando cerca de los partidos políticos de Hondarribia. Lo que nos han pedido durante estos ocho años ha sido acompañamiento en la labor de intermediación. Es lo que hemos hecho y es lo que haremos también en el futuro. E, insisto, estoy convencida de que la nueva generación será capaz de encontrar una solución a este problema. A partir de ahí, como ciudadana de Hondarribia, he asistido a ambos alardes y los he respetado siempre.

Ha hecho referencia a una nueva generación. Es evidente que en la Diputación también hay un cambio de ciclo. Se cierra una etapa de tres legislaturas en el Gobierno y otra intermedia en la oposición de Markel Olano. ¿Es positivo dar paso a caras nuevas?

La nueva política requiere de un compromiso muy importante por parte de las personas que la vayan a ejercer. Hay muchas personas que han trabajado durante mucho tiempo y que han trabajado muy duro. Han dado lo mejor de sí mismas durante muchos años. Y ahora toca el relevo de una nueva generación, entre la que yo también me encuentro y así lo reivindico, para dar un mayor impulso, para hacerlo con otro brío. Pero sí quisiera insistir en que Gipuzkoa tiene unas bases sólidas. La Diputación ha hecho un trabajo -desde mi punto de vista- muy interesante más allá de la gestión diaria. Desde luego, una gestión absolutamente innovadora. Hemos hecho innovación política. Esta nueva generación que asume ahora el reto de abordar el futuro lo hace con la ilusión de haber hecho bien las cosas hasta ahora y con la ilusión de seguir con este proyecto, de mejorarlo y de profundizar en él. La nueva generación que se presenta ahora a la institución foral lo hace con muchísima ilusión de seguir este proyecto y de mejorarlo.

¿Y en el partido no toca relevo generacional? El presidente del PNV de Gipuzkoa accedió al cargo en 1987 y, si no me equivoco, lleva 32 de esos 36 años en el GBB.

El relevo generacional -o la falta de relevo generacional- es algo que afecta a todos los ámbitos. De hecho, es una de las propuestas que hacemos nosotras en nuestro programa. Vemos que en la mayoría de los ámbitos de nuestra sociedad hace falta un relevo generacional y es una preocupación muy importante. Hace falta un relevo generacional en el asociacionismo. Hace falta un relevo generacional en la política. Hace falta un relevo generacional en la religión. Hace falta un relevo generacional en las empresas. En el caso concreto que usted me pregunta, Joseba Egibar es el mejor presidente y la mejor persona para presidir el Gipuzko Buru Batzar. Desde luego, soy una persona cercana a él y considero que la aportación que ha realizado al partido en estos años -que han sido muy difíciles- es de agradecer. A partir de ahí, todavía no toca el relevo. Cuando toque, hablaremos. En este momento, lo que quisiera hacer es subrayar la aportación que ha hecho Egibar en momentos muy difíciles para el partido en Gipuzkoa.

Continuando con Egibar, ¿qué le parece la fotografía abrazando a Alfredo de Miguel, que ha sido condenado a 12 años de cárcel por corrupción?

Desde luego, la foto es anterior a la condena. Lo que sí hemos transmitido en más de una ocasión -y también lo ha transmitido él- es el profundo dolor que sentimos en relación a este suceso. Como PNV, lo que hemos hecho ha sido pedir perdón. No afecta en ningún caso al PNV y expulsamos a estas personas del partido. Por lo tanto, con profundo dolor -insisto, con profundo dolor- creo que fuimos ejemplares en la actuación mediante la expulsión. Tanto al lehendakari como al PNV han pedido perdón por la actuación de estas personas y, desde luego, quisiera insistir en que eso no afectó de ninguna manera al PNV.

Egibar es el mejor presidente y la mejor persona para presidir el Gipuzko Buru Batzar [...]. La foto del abrazo con De Miguel es anterior a la condena

Volviendo al Sociómetro, la principal preocupación ciudadana era la economía. Sin embargo, en algunas intervenciones, le he escuchado comparar Gipuzkoa con Suecia o con Finlandia.

Actuamos con confianza pero, al mismo tiempo, con la antena puesta. La economía es uno de los puntos fuertes del territorio de Gipuzkoa. La confianza viene por la solidez de nuestro sistema. Usted se refería a dos países. En Suecia el desempleo está en el 7,3% y en Finlandia está en el 6,7%. Nuestro nivel de desempleo, por supuesto, está muy por debajo de lo que es España, del Estado español. Está al mismo nivel de los países más avanzados. Eso significa que la economía de Gipuzkoa tiene fortalezas. Y no solamente en cuanto al empleo. Las empresas de Guipúzcoa hacen un esfuerzo en innovación, que es clave para prepararnos de cara al futuro. Es del 2,69% en relación a nuestro PIB, muy por encima de la media europea. Está también al nivel de los países más avanzados en este ámbito y eso significa que nuestra economía está fuerte. Pero eso no quita para que, evidentemente, haya incertidumbres y que la ciudadanía tenga preocupación. Más allá de lo macro, más allá de los datos macroeconómicos que evidentemente son positivos, tenemos situaciones que nos afectan al bolsillo de todos y de todas. Lo vemos cuando hacemos la compra: el precio del pescado o de los huevos ha subido. Vemos que cada vez es más caro. La cautela es marca de la casa en la Diputación.

¿Qué medidas han tomado?

En la Diputación Foral de Gipuzkoa, por ejemplo, hemos activado unas ayudas económicas que suponen más de 102 millones de euros para las familias, para hacer frente a la inflación. Esto se ve ahora en el momento en el que hacemos la declaración de la renta. También las personas autónomas van a recibir más de 10 millones de euros. El Gobierno vasco tiene también las ayudas a las familias o a la emancipación. En Gipuzkoa la economía está fuerte, la economía macro está fuerte. En relación a lo micro, en relación a aquello en lo que afecta al bolsillo de la ciudadanía de Gipuzkoa, como la cesta de la compra o las hipotecas, en todos los ámbitos en los que está trabajando el PNV ha activado ayudas. Queremos transmitir confianza porque tenemos unas bases sólidas y al mismo tiempo gente preparada para hacer frente a los problemas que tenemos. Problemas e incertidumbres vamos a tener. Lo que hace falta es hacerles frente y buscarles una solución. Y en el PNV sabemos cómo hacerlo.

La gran competencia foral es la fiscalidad. ¿En qué punto está el análisis que PNV y PSE-EE están haciendo para la reforma fiscal y cómo se va a aplicar el impuesto estatal de grandes fortunas?

Quisiera hacer una introducción. Se habla muchas veces de la fiscalidad como un elemento recaudatorio y como PNV queremos subrayar que es también un elemento de promoción económica. Es decir, la fiscalidad es un instrumento que sirve para que las instituciones públicas tengan suficiencia financiera para hacer frente a las necesidades que pueda haber de cara a los servicios públicos, pero, al mismo tiempo, es una herramienta que ayuda a la promoción de la economía, a crear empleo, a promover la innovación, … Dicho esto, ahora mismo es evidente que la economía es cambiante, que hay realidades emergentes, y las instituciones nos tenemos que adaptar. Y la fiscalidad tampoco se escapa a ello. Los partidos políticos están haciendo un estudio a nivel técnico para hacer un diagnóstico de cómo ha respondido la fiscalidad y ver qué adaptaciones se deberían hacer de cara al futuro. Pero, tal y como decía también al inicio de la entrevista, lo que hemos visto es que en Gipuzkoa la fiscalidad ha funcionado y ha servido para que en el momento más difícil hayamos podido responder adecuadamente a las necesidades que pudieran tener las empresas sosteniendo al mismo tiempo los servicios públicos. A pesar de la dificultad y de la dureza de la crisis de la pandemia, el resultado es que tenemos un récord de recaudación. Nunca hemos tenido un nivel de recaudación tan elevado como tenemos ahora y hemos mejorado las inversiones en política social: hemos pasado de hacer una inversión de 500 euros por persona hace ocho años a más de 700 euros por persona en este momento. Por lo tanto, mejoramos la capacidad de proteger a las personas. Son el centro de nuestras políticas. La solidez de la economía en Gipuzkoa está fuera de toda duda. Haremos un estudio y se harán las adaptaciones necesarias.

¿Y el impuesto de grandes fortunas?

Cabe señalar que Gipuzkoa es uno de los únicos territorios en Europa donde tenemos un impuesto de Patrimonio. Desde luego, el nivel de recaudación que tenemos hoy en día es mayor que el que tendríamos con el impuesto que se ha decidido en el Estado. Tenemos que ver cómo se tiene que adaptar porque insisto, aquí tenemos ya un impuesto de Patrimonio.

¿Han analizado el impacto de la COVID-19 en las residencias de mayores? ¿Cuántos fallecidos ha habido en Gipuzkoa? ¿Ha sido un elemento diferencial la titularidad pública o privada de los centros a la hora de abordar esa respuesta a la pandemia?

Empezando por la parte final: el modelo que tenemos en Gipuzkoa con respecto a los servicios sociales es también muy peculiar. Somos un territorio absolutamente pionero también en este ámbito. ¿Por qué? Porque más del 87% de las plazas son públicas y las plazas que concertamos, en más del 85%, son con entidades del tercer sector, es decir, no tienen ánimo de lucro. En este momento, tenemos 65 residencias con 5.525 plazas. Estamos en plena transición hacia un nuevo modelo de cuidados. Y esa transición la hemos puesto en marcha a pesar de la interrupción que ha supuesto la pandemia. Me preguntaba por los análisis de la pandemia pero veníamos con esta reflexión desde antes de la pandemia. Es decir, llevamos unos años trabajando en que la atención residencial transite hacia un nuevo modelo en el que las personas que llegan a una residencia tienen que ser atendidas como si estuvieran en su casa. ¿El nuevo modelo en qué se basa? Se basa en unidades convivenciales más pequeñas, de diez o doce personas. Ya hay ocho nuevas residencias que se van a poner en marcha con ese nuevo modelo y de las 65 residencias que tenemos en 30 el nuevo modelo ya está en marcha también. En el ámbito residencial, después de la experiencia tan dura que fue la de la COVID-19, preguntamos a personas residentes, a familiares y al personal trabajador cuál era la valoración que hacían con respecto a la atención que se prestaba en las residencias de Gipuzkoa y la valoración fue buena. Ahora, además de que sea buena, queremos que se preste como en el domicilio. Porque ocho de cada diez personas quieren seguir viviendo en su casa y quieren seguir viviendo bien. Por cierto, la Diputación da ayudas técnicas para que esas personas puedan estar bien atendidas en su casa. Se destinan 60 millones de euros para las prestaciones económicas profesionalizados en el territorio de Gipuzkoa. Eso supone más del 60% de lo que se destina en todo el Estado español a ese concepto. El esfuerzo que se está haciendo durante estos últimos años es inmenso.

¿Y cómo fue la pandemia en las residencias?

Efectivamente, fue un momento durísimo. Las personas más vulnerables convivían en las residencias. Optamos por la transparencia. Desde el minuto cero decidimos que la información que tuviéramos la íbamos a ofrecer de manera diaria. De hecho, hoy en día, a pesar de que tenemos pocos casos en Gipuzkoa, todavía semanalmente damos parte de los casos de COVID-19. Lamentablemente, fallecieron 420 personas en las residencias. Lamentamos esos fallecimientos, evidentemente, pero insisto en que hicimos un esfuerzo colectivo para proteger la salud y la vida de todas esas personas. Agradeceré siempre la labor que han hecho tanto todas las personas que trabajan en las residencias como las personas residentes y sus familiares. Sí quisiera señalar también que, en el momento más difícil en las residencias, cuando les dimos la posibilidad a las familias de poder llevar a esas personas residentes a sus domicilios, no llegaron a diez. Hay confianza.

Lamentablemente, fallecieron 420 personas en las residencias por la COVID-19. Lamentamos esos fallecimientos, evidentemente, pero insisto en que hicimos un esfuerzo colectivo para proteger la salud y la vida de todas esas personas.

Entiendo que lo peor de la legislatura ha sido esto. ¿Y lo que más destaca?

A veces se nos olvidan las cosas, probablemente por higiene mental, pero sin ninguna duda lo más difícil en esta legislatura ha sido la pandemia. Preservar la vida de las personas y preservar también la economía era un equilibrio muy difícil. Hay muchas personas que lo han pasado muy mal. Una lectura positiva de la legislatura podría ser Etorkizuna Eraikiz. Su esencia es la gobernanza colaborativa. Lo hemos visto en la puesta en marcha de los proyectos estratégicos que tenemos en Gipuzkoa. Hemos sido capaces de detectar los retos del futuro. Le voy a dar algunos ejemplos. Es el caso del polo Mubil. La automoción supone el 40% del PIB industrial. ¡El 40%! Viendo la evolución que tiene el mundo de la automoción, es fundamental que ayudemos para que se pueda adaptar a los cambios. Con Mubil vamos a tener un centro de referencia que no existe en todo el sur de Europa. Otro ejemplo es Adinberri. Una de cada cuatro personas tiene más de 65 años. En el año 2040, una de cada tres tendrá más de 65 años. El envejecimiento es un reto. Para que a partir de los 65 años se pueda envejecer de manera saludable, hemos puesto en marcha Adinberri. Es generación de conocimiento para crear toda una estrategia de envejecimiento saludable en Gipuzkoa, para transitar hacia un nuevo modelo de atención en todos los ámbitos de la política social. Otro ejemplo: ciberseguridad. Damos herramientas para que las empresas del territorio puedan testar sus propios productos para ver hasta qué punto son vulnerables ante un ataque cibernético. Quantum es otro de los ejemplos. Es uno de los seis ordenadores cuánticos que va a haber en todo el mundo y se va a situar en Donostia. La lectura positiva que hago yo de esta legislatura es precisamente haber sido capaces, mediante la gobernanza colaborativa, de hacer una aportación que ha situado a Gipuzkoa en la vanguardia de las políticas públicas en toda Europa. Tenemos que hacer un ejercicio de autoestima o al menos poner en valor todo el trabajo que se ha hecho aquí.

El proyecto que tiene el PNV es el de la conexión con Pamplona a través de Ezkio/Itsaso. Lo que debemos decir es que tiene ya mucho retraso y que es algo estratégico para la competitividad de Gipuzkoa. Solicitamos que se lleve a cabo cuanto antes

La imposición de peajes en la red principal de carreteras ha sido un elemento polémico en esta legislatura, con sentencias en contra y denuncias de los transportistas.

Esta semana hemos conocido la sentencia en relación a la tercera norma foral de peajes. Y los tribunales han avalado el sistema que está en vigor en este momento. La Diputación -y las Juntas Generales, porque son ellas las que aprueban las normas forales- han puesto en marcha el sistema de peajes porque hemos querido priorizar el interés general de la ciudadanía. ¿Por qué? Somos un territorio de paso donde hay muchísimo tráfico. Es un territorio absolutamente estratégico. Pero aquí construir infraestructuras es mucho más caro que en cualquier otro lugar por la orografía que tenemos. Y el mantenimiento es muy costoso porque el tráfico es muy denso. Si no establecemos peajes y no hacemos que paguen los camiones que vienen, sobre todo extranjeros, que atraviesan nuestro territorio sin hacer ninguna aportación, sería la ciudadanía de Gipuzkoa quien debería asumir ese coste. Y eso no es posible. Además, esto viene dictado también por las directivas europeas. Son absolutamente claras al respecto. Quien contamina, paga; quien utiliza, paga. Siempre hemos contado con el visto bueno de la Comisión Europea.

Precisamente para sacar camiones de la carretera uno de los grandes proyectos es la alta velocidad, los corredores ferroviarios. ¿La propuesta del PNV de Gipuzkoa es conectar la ‘Y vasca’ con Pamplona por Ezkio/Itsaso?

No es la propuesta del PNV de Gipuzkoa. Es la propuesta del PNV. El proyecto que tiene el PNV es el de la conexión con Pamplona a través de Ezkio/Itsaso. Lo que debemos decir es que tiene ya mucho retraso y que es algo estratégico para la competitividad de Gipuzkoa. Solicitamos que se lleve a cabo cuanto antes. Y también nos preocupa la conexión con el Estado francés. Pedimos al presidente Pedro Sánchez que haga la gestión cuanto antes.

La candidata de su partido en Vitoria, Beatriz Artolazabal, y el diputado general de Álava y candidato a la reelección, Ramiro González, no opinan lo mismo sobre Ezkio/Itsaso.

La posición del PNV a ese respecto es conocida y es la conexión a través de Ezkio/Itsaso con Pamplona. Es lo que defendemos nosotros.

Hace unas pocas semanas trascendió que se habían retirado los títulos honoríficos a Francisco Franco, en concreto, el de hijo adoptivo de la provincia. ¿Por qué se ha tardado tanto en hacer esta gestión? ¿Queda algo pendiente?

A través de una persona experta, la Diputación hizo un estudio pormenorizado. El tiempo ha sido el que se ha requerido. Por fin este trabajo se ha llevado a cabo y nos felicitamos por ello. No tengo más que añadir.

Etiquetas
stats