El Gobierno vasco eleva el tono al intuir falta de “impulso político” en Sánchez para completar el Estatuto

Meritxell Batet y Josu Erkoreka

El Gobierno vasco ha escenificado este martes su "inquietud" y "preocupación" por el retraso en las ocho transferencias estatutarias pendientes desde 1979 y comprometidas en el calendario del Ejecutivo de Pedro Sánchez para finales de marzo o, en todo caso, para antes del final de la legislatura con las elecciones del 28 de abril. Entre ellas se hallan los servicios ferroviarios que no son de interés general y la autopista AP-68, incorporada a última hora. Euskadi, no exenta del clima preelectoral que impregna cada movimiento institucional, ha querido este martes "redoblar" el llamamiento al Gobierno socialista a que atienda el cronograma anunciado a principios de año porque "no parece advertirse un impulso político" para llegar a tiempo antes de los comicios. El propio lehendakari, Iñigo Urkullu, ha trasladado este mensaje al presidente en las últimas horas.

La letra pequeña del calendario de 33 transferencias a Euskadi: en puertas de una negociación complicada

La letra pequeña del calendario de 33 transferencias a Euskadi: en puertas de una negociación complicada

El portavoz vasco, Josu Erkoreka, ha ironizado que ni siquiera hay desacuerdo "porque no hay una propuesta" económica concreta en torno a siete de las ocho materias en discusión, todas excepto la "irrelevante" del seguro escolar. Siempre según el Gobierno autonómico, los diferentes Ministerios implicados han entregado ya informes sobre "aspectos jurídicos y cuestiones organizativas", pero no sobre la cuantificación económica de los traspasos.

"El Gobierno central no ha formulada una sola propuesta. Un solo caso es la excepción", ha recalcado Erkoreka. Preguntado por más detalles sobre esa excepción, la calificado de "irrelevante": "Para la información que quiero transmitir es suficiente y sobrado con lo que les digo". Fuentes de su equipo, sin embargo, han confirmado que se trata de lo relativo al seguro escolar.

Aunque oficialmente el Gobierno mantiene la "confianza y esperanza" en que el asunto se resuelva antes de las generales -después el Gobierno central entraría en funciones y no podría seguir negociando-, sí se ha apreciado un cambio de tono respecto a las valoraciones realizadas por el propio Erkoreka la pasada semana. "Dicen que están trabajando en ello, una frase conocida ya", ha asegurado esta vez Erkoreka sobre la falta de concreciones por parte de sus interlocutores, encabezados por la ministra Meritxell Batet. Esa "inquietud creciente" ha llevado incluso a que intervenga el lehendakari, que se ha dirigido a Sánchez.

Euskadi reclama al Gobierno socialista "lealtad en sus compromisos", toda vez que la segunda y tercera parte de ese calendario de transferencias hasta llegar a 33 quedan completamente en papel mojado por el adelanto electoral. "Esta preocupación e inquietud se lo estamos trasladando cada vez que tenemos ocasión de trabar contacto con nuestros interlocutores en Madrid, haciéndoles ver que el tiempo avanza, que los acuerdos no fructifican, que las cuestiones económicas parecen bloqueadas y no parece advertirse un impulso político suficientemente enérgico como para superar los obstáculos que, desde el Ministerio responsable de la finanza pública se está poniendo a la materialización de las transferencias", ha indicado.

Se da la circunstancia de que el gabinete de Urkullu es una coalición del PNV con los propios socialistas. Erkoreka, preguntado por los periodistas, ha asegurado que los tres consejeros del PSE-EE "no son ajenos a las dificultades" pero ha admitido que no había "contrastado" con ellos el mensaje que ha traslado en su rueda de prensa semanal tras el Consejo de Gobierno de los martes.

Erkoreka también se ha referido a las declaraciones del candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, que planteó que las Policías autonómicas quedasen supeditadas a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Para el portavoz del Gobierno eso no es propio de un partido que, en Euskadi, se dice "constitucionalista y foralista". "Una formación política pretende dinamitar la institución de la Ertzaintza", ha protestado el Gobierno vasco, que entiende que semejante propuesta "ignora olímpicamente" el sistema de reparto de competencias entre cuerpos fijado en la Constitución y el Estatuto. Erkoreka ha recordado que el PP de Casado ya impulsó una moción en el Senado precisamente para que el Gobierno no continuara con las transferencias pendientes a Euskadi.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats