El posible cierre de Kulturtick amenaza al sector cultural con quedarse sin apoyo

  • Después de la cancelación del bono cultura por parte del Gobierno de Urkullu, Kulturtick es el único incentivo dirigido al consumo cultural.

Hace poco más de un año, el 12 de septiembre de 2012, y con el impulso del Gobierno vasco, nació Kulturtick. La empresa, sin ánimo de lucro, se constituyó como un club de consumo cultural a imagen y semejanza de TR3SC, homólogo de gran éxito en Cataluña y que también forma parte del proyecto. La idea original, y que ahora peligra, es incentivar el consumo cultural a través de descuentos tanto en entradas a diferentes conciertos y espectáculos como rebajas en pequeños comercios culturales

La crisis se ceba con los grandes eventos culturales

La crisis se ceba con los grandes eventos culturales

Según ha podido saber eldiarionorte.es, el próximo lunes se reunirá la Junta de Dirección de Kulturtick para tratar las alternativas que permitan mantener el proyecto, aunque fuentes cercanas al propio club aseguran que "existe la posibilidad real de que el proyecto finalice" porque "hay serias dificultades para que el año que viene se pueda seguir con la misma financiación".

En el año en de existencia de la iniciativa no ha penetrado tanto como se esperaba, si bien es cierto que la escasa publicidad y apoyo institucional tras el cambio de Gobierno, la crisis económica y la subida del IVA cultural que ha arrastrado a todo el sector han hecho que para muchos la idea haya pasado desapercibida o que, incluso, a pesar de los descuentos que promovía la oferta siga siendo inasequible. Organizaciones que apoyan Kulturtick, y que han preferido mantener el anonimato, han señalado a eldiarionorte.es que "el nuevo Gobierno no ha cumplido los compromisos adquiridos" y han afirmado que "es más que posible que estemos ante el final de un proyecto que no ha llegado a consolidarse ante la falta de apoyo y paciencia, ya que una inicativa así necesita tiempo para crecer".

En el caso de que finalmente se decida acabar con el único apoyo que queda al consumo cultural -el Gobierno Urkullu finiquitó el exitoso 'bono cultura'- habrá que resolver qué sucede con las personas que han pagado la cuota para todo un año y, sobre todo, qué mecanismos pondrá en marcha el Departamento de Cultura de Cristina Uriarte para apoyar a un sector que languidece entre recortes y la subida del IVA amparada por José Ignacio Wert.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats