ENTREVISTA Candidata a rectora de la Universidad del País Vasco

Eva Ferreira: "Si queremos ser referentes internacionales necesitamos más financiación pública y privada"

Eva Ferreira, candidata a rectora de la UPV/EHU

El próximo 26 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones al Rectorado de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y la matemática Eva Ferreira (Barakaldo,1963) encabeza la única candidatura. Para Ferreira, el hecho de que tan solo se presente una candidata para sustituir a la hasta ahora rectora Nekane Balluerka puede ser una buena noticia puesto que se puede deber a que todos los colectivos se sienten integrados en el proyecto que presenta.

La candidata a rectora es licenciada en Matemáticas por la UPV/EHU, con un máster en Probabilidad y Estadística por la Universidad de Nueva York (NYU) y doctora en Economía. Desde 2005 es catedrática en Economía Aplicada, pero no ha sido hasta principios de este 2020 cuando la idea de ser la próxima rectora de la universidad se materializó en su cabeza. En su mandato busca que se hagan realidad cuestiones como la Facultad de Medicina o que, en la medida en la que la pandemia lo permita, la vida universitaria sea más cercana, participativa y amable.

Todas las personas que forman parte de la comunidad universitaria podrán votar el próximo 26 desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde. Sin embargo, el sistema establecido se basa en un voto ponderado, de modo que el resultado final de la votación se realizará en función de porcentajes. En concreto, la normativa electoral de la UPV/EHU establece porcentajes del 56,25% para profesorado doctor permanente, 7,50% para profesorado no doctor permanente y 2,09% para otro personal docente e investigador, a los que se suman un 22,08% para el alumnado y un 12,08% para personal de administración y servicios.

¿En qué momento supo que quería aspirar a ser rectora? ¿Qué le llevó a ello?  

He estado involucrada en la gestión universitaria desde que empecé en 2004 con Juan Ignacio Pérez en su equipo rectoral. He estado en dos equipos rectorales y en la dirección de la Agencia de la Calidad del Sistema Universitario Vasco. Siempre ha sido una posibilidad que estaba ahí, aunque hasta ahora no me la hubiera tomado en serio porque estaba con otras cosas. En verano de 2019 empieza a formarse ya en mi cabeza. Tengo que decir que, sin yo estar muy segura, empiezo a pensarlo en serio a principios de 2020, pero el empuje lo tengo ya metidos en la pandemia.  

¿Es menos sano para la vida universitaria que no haya candidaturas alternativas? 

Depende de cómo se mire. La universidad pública lleva ya dos periodos de mandatos de dos rectores que estuvieron en candidatura única. Esta es ya la tercera vez. Esto puede tener dos lecturas. Una es que realmente el proyecto universitario es suficientemente aglutinador y diverso como para que no haya ningún colectivo que entienda que la universidad no le mira. No hay una masa crítica opuesta a cómo va la universidad, todos nos sentimos integrados en ese proyecto. La otra lectura puede ser que en la comunidad universitaria no haya un colectivo que le parezca tan interesante presentarse a rector o rectora. 

 ¿En qué se basa su programa? ¿Es continuista con la gestión de Nekane Balluerka? 

A mí la palabra continuista no me gusta usarla. Yo diría que efectivamente institucionalmente lo que hay es una continuidad de un modelo de universidad que nos une, que es que queremos una universidad mejor. Queremos hacer más investigación, más docencia. Durante estos cuatro años miremos a la universidad donde la miremos, va mejor si entendemos que una universidad más internacional es una universidad mejor. Desde esa perspectiva continuaremos esa labor, pero eso no significa hacer las cosas de la misma manera ni hacer las mismas cosas. 

Este país se puede permitir por las condiciones sociales que tenemos y la riqueza como país que la universidad dé un salto

¿Qué hay que mejorar en cada uno de los campus? ¿Inaugurará en su mandato la nueva Facultad de Medicina? 

En la parte física tendremos que tratar de mejorar nuestras infraestructuras y dependiendo de cada campus tener edificios más sanos y con más dotaciones. Sí, que la Facultad de Medicina sea ya una realidad. Me gustaría que empiece en el curso 2024 y espero que podamos lograrlo. Independientemente de lo que es la parte más física, la cercanía cuando se pueda evidentemente y el tener una vida en el campus más amable y más universitaria, creo que es importante. Que los estudiantes hagan más vida alrededor de la universidad.  

¿Y cómo se puede lograr? 

Nuestra universidad es muy grande y está muy repartida, pero para generar esa vida tenemos que procurar que los estudiantes se queden. Se queden a hacer cosas, a organizar actividades. La forma que tenemos para mejorar esto es con ayuda de los estudiantes, que quieran participar, que tengan ideas. También tiene que ver con los cambios generacionales. Las personas nacidas a partir del año 2000 la transformación digital la tienen de serie y tienen una manera de relacionarse distinta que tenemos que integrar en esta vida de campus.  

¿La universidad pública está bien financiada? ¿Compite en igualdad de condiciones con Deusto y con MU? 

Lo que digo siempre es que la Universidad del País Vasco, no es una universidad en el País Vasco, es la universidad del País Vasco. Es la única universidad pública que tenemos y por tanto es la que se ha creado desde las instituciones públicas. Evidentemente no tiene un tratamiento igual a las privadas a efectos de presupuestos porque hay una financiación ordinaria que se articula solo para nuestra universidad. ¿Si está bien financiada? Depende de cómo pongamos el listón. Creemos que este país se puede permitir por las condiciones sociales que tenemos y la riqueza como país que la universidad dé un salto. Estamos bien posicionados como universidad, llevamos dos años entre las 400 mejores del mundo según el Ranking de Shanghái, pero realmente si queremos dar un salto y ser un referente internacional, necesitamos más financiación pública y privada.  

¿Cuál es la empleabilidad de los estudiantes universitarios? Se lo digo porque cada vez se hace mayor hincapié en ello en las matrículas de FP... 

La empleabilidad siempre va linealmente relacionada con el nivel de estudios que se tiene. Siempre la empleabilidad es mejor cuando se tienen estudios universitarios que cuando no se tienen y siempre es mejor tener estudios que no tenerlos. El nivel de educación siempre va directamente relacionado con la tasa de empleabilidad. Ahora bien, también depende de qué estudios se tienen y de cómo hacemos la comparación. Si hacemos la comparación de ciertos grados universitarios con baja empleabilidad con grados no universitarios que tienen alta empleabilidad pues son comparaciones que yo no haría.  

El III Plan Director del Euskera para el periodo 2018-2022 pretende que se puedan estudiar en euskera asignaturas de todos los ámbitos, incluido las optativas. ¿Por qué no se hacía hasta ahora? ¿No resulta algo engorroso estudiar una carrera con unas asignaturas en euskera y otras en castellano para aquellos que solo quieren realizarla en euskera?  

La universidad se crea en 1980, tiene 40 años. A efectos de proyecto universitario el camino de impulsar el euskera no ha sido fácil. Empezó tarde, no creo que a nadie se le escape que ha habido una Dictadura que ha dejado muchas secuelas y que ha habido muchas personas entre las cuales me encuentro que no hemos tenido la oportunidad de educarnos en euskera. Con lo cual, vamos a ponernos en el año 2000, cuando ya teníamos instaurado el euskera como lengua vehicular de estudios superiores. Aún así, el profesorado no se crea de la noche a la mañana. La formación universitaria que requiere una persona para poder impartir clases en euskera en determinados estudios que son superiores requiere tener a ese profesorado acreditado. Por tanto, ha sido por falta de recursos humanos. En grado quien quiera formarse en euskera tiene la posibilidad y quien quiera formarse en castellano también, aunque entendemos que todo por duplicado no tiene sentido. Entonces sí que hay ciertas optativas que se dan solo en castellano o que se dan solo en euskera.  

¿Cómo van los planes para introducir el inglés? 

Entendemos que la oferta de grado es más local, más estable, no tenemos grandes peticiones para grados internacionales, creo que este no es el momento de colocar ahí la apuesta. La apuesta realista y que nos parece convincente es la apuesta en posgrado, en másteres. Ya tenemos bastantes másteres internacionales, tenemos Erasmus Mundus y creo que ahí debemos seguir reforzando. Ahí tenemos que ser atractivos para que venga gente de fuera y no vamos a negar que la lengua franca en el conocimiento es el inglés y no podemos quitar esa posibilidad a nuestros estudiantes de que si se forman aquí tengan el inglés como lengua vehicular en el mundo de la investigación y que puedan irse donde quieran. 

No me consta que haya un registro de contagios de coronavirus en las aulas, las aulas son seguras

¿Cómo ha funcionado y está funcionando la universidad en la pandemia? 

Con nota alta. No lo digo yo, lo dicen nuestros estudiantes. La nota media que pusieron los estudiantes durante el curso 2019/2020 es un 3,9 sobre 5, que es muy alta, un notable alto casi sobresaliente. El funcionamiento de los estudiantes, profesorado y otros profesionales que han trabajado ha estado muy a la altura. Evidentemente con muchos errores, han pasado cosas, pero estamos en pandemia. Este virus nos ha dado una bofetada y la reacción, la capacidad de gestionar esta situación ha sido de alto standing. Decía Kant que la inteligencia del ser humano se mide por su capacidad de gestionar la incertidumbre, pues si esto es así la universidad ha sido muy inteligente.  

Una de las medidas que se mantienen en el tintero es la suspensión de la actividad presencial en enseñanzas superiores. ¿Es seguro dar clase en la UPV/EHU? 

Si ves los números es de los sitios más seguros. De hecho, a mí no me consta que haya un registro de contagios en las aulas, las aulas son seguras. En las reuniones que tengo con los estudiantes lo que piden es salvaguardar la presencialidad todo lo que se pueda. Aunque sea una vez cada dos semanas, aunque sea la mitad de tiempo, la vida presencial no la vamos a sustituir nunca enteramente por la docencia virtual. Esta es una universidad presencial, no es una universidad online. 

¿Cuántos positivos ha habido entre alumnos y profesores? 

Ese dato no lo tengo, tampoco lo he pedido formalmente a la universidad. Me consta que habrá habido alguno, pero en los centros en los que he preguntado, cero. Sí que hay positivos, porque hay gente que ha cenado con no sé quién, pero como hay positivos en la población, pero brotes en las aulas a mí no me consta.  

Etiquetas
Publicado el
15 de noviembre de 2020 - 22:20 h

Descubre nuestras apps

stats