El Gobierno vasco exploró la compra de acciones de Euskaltel en 2019 y no cierra la puerta a intentarlo con MásMóvil

Sede de Euskaltel en Zamudio, Bizkaia

"Querer no siempre es poder". Con estas palabras, la consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, ha confirmado que en 2019 el Gobierno autonómico exploró la posibilidad de acceder al capital de Euskaltel, compañía cuyo 100% pasará ahora a menos del grupo MásMóvil como una marca más de su oferta. El sondeo se hizo después de que el fondo británico Zegona se convirtiera en el socio principal y con el ánimo de mantener el "arraigo" de la telefónica naranja en Euskadi. La herramienta era el fondo Finkatuz. El Ejecutivo, que en principio ha saludado la operación por el origen vasco de parte de MásMóvil y sus propuestas "bastante adecuadas" en cuanto a inversiones y empleo, ha deslizado que no descarta seguir participando en el futuro en la nueva Euskaltel.

Euskaltel, del pacto del PNV con Aznar en 1996 a la integración en MásMóvil de 2021

"No sólo se ha estado valorando, sino que se continuará valorando si es posible tras esta operación. Euskaltel ha estado y está sobre la mesa", ha enfatizado Tapia, que ha destacado la importancia estratégica de una "empresa de infraestructuras, con una red renovada en cuanto a fibra óptica de última generación, banda ancha ultrarrápida y la red 5G". La consejera económica del gabinete de Iñigo Urkullu ha parecido responder así a las acusaciones de inacción llegadas desde diferentes ámbitos, tanto desde la oposición parlamentaria como desde sindicatos o desde la propia Cámara de Comercio de Bizkaia.

El más duro de los mensajes lo ha formulado EH Bildu. En una rueda de prensa en el Parlamento Vasco, sus portavoces Maddalen Iriarte e Iker Casanova han empleado palabras gruesas como "expolio" o "pelotazo" para definir la venta de Euskaltel, que originariamente se creó con fuertes inversiones públicas. "Este país ha perdido una empresa estratégica", entiende la coalición abertzale, que asegura haber presentado "23 iniciativas" para evitar lo ocurrido en Euskaltel y que volverá a interpelar al lehendakari en la próxima sesión de control al Gobierno de la Cámara.

La coalición ha ofrecido como dato del "expolio" que la Administración pública enajenó en 2012 la red de fibra por "68 millones", una infraestructura ahora valorada en "1.000 millones", la mitad de lo que se ha cuantificado la operación total, alrededor de 2.000 millones de euros. "Unos listos se han forrado. Se lo han llevado crudo", han dicho Iriarte y Casanova. "Es una empresa que hemos pagado entre todos. Ahora la hemos perdido o quizás sea más correcto decir que nos la han robado", han sentenciado para señalar al PNV por su "complicidad" en la operación.

Entretanto, este martes se ha conocido que los directivos de Euskaltel se llevarán un bonus de unos 26 millones de euros por la venta. Asimismo, según recoge Europa Press, MásMóvil se endeudará a través de un crédito y emisiones de bonos en aproximadamente 3.500 millones de euros para financiar la adquisición. A los casi 2.000 millones para la compra del 100% del capital se le unen otros 1.500 para refinanciación de la deuda de Euskaltel. Los fondos procederán de Banco Santander, Barclays, BNP Paribas, Deutsche Bank y Goldman Sachs. Finalmente, MásMóvil ha explicado que una de las cláusulas para preservar el arraigo en Euskadi es que no podrá revender las acciones por un precio superior al que pagará ahora mientras que llega a cinco años el compromiso de mantenimiento del empleo y las sedes sociales tanto en el caso vasco como en el de sus filiales en Asturias y Galicia, Telecable y R.

Etiquetas
Publicado el
30 de marzo de 2021 - 19:20 h

Descubre nuestras apps

stats