La portada de mañana
Acceder
Transición Ecológica dinamita el negocio de los clubes náuticos
Trabajo plantea responsabilidades penales por no cumplir la Ley Rider
Opinión – Recúrreme otra vez..., por Elisa Beni

Es la gran familia de las fiestas de Vitoria, mucho anterior a la bajada de Celedón o al Día del Blusa. La comparsa de gigantes y cabezudos, con la que hace años desfilan los reyes de la baraja de Heraclio Fournier y también ahora las sotas y los caballos, fue creada en 1917, en 2017 celebró por todo lo alto su centenario y en 2022 ha regresado a las calles por La Blanca tras dos años sin fiestas. Desde la década de 1920 existe también el conocido como Gargantúa, otro gigante de origen francés que se 'traga' a los niños y que este año se exhibe o en el parque de Arriaga o en la trasera de la catedral nueva. Su cuartel general está en la calle de San Antonio y siempre van acompañados de txistularis, dulzaineros y gaiteros.

Los gigantes son diez. Hay tres parejas de aldeanos, hombre y mujer. Son 'baserritarras' de Aramaio y de la Montaña Alavesa -los cuatro originales de 1917-, además de los 'regüeveros' de 1929. Miden 3,75 metros. Y luego están los monarcas de oros, copas, espadas y bastos recién salidos de una baraja de naipes vitoriana. La versión actual es de 1991 y miden 3,25 metros. Pero, según el archivo foral, “la primitiva comparsa de los reyes de la baraja, ideados por la casa Fournier en 1943 y construidos por Enrique Sáez López de Guereñu y Victor Guevara, [recorrió] las calles vitorianas hasta el año 1962”.

En variados momentos se han dejado acompañar por figuras de otras ciudades y hay particulares que se unen a los desfiles de la comparsa durante los días festivos. Estas piezas han viajado por el mundo. Quedará para la historia la presencia de la comparsa el 16 de mayo de 2001 en Reinoldikirche, una céntrica plaza de Dortmund en la que bajó Celedón antes de que el Deportivo Alavés jugara su primera y hasta ahora única final europea de la historia en el Westfalenstadion contra el Liverpool. También acompañaron al Baskonia en su última Final Four continental, también en Alemanía, en Berlín en 2006. Los sotas y caballos de la baraja son adquisiciones más recientes.

En cuanto a las cabezudos, desde 1917 existen Celedón, Cachán, Escachapobres y el Pintor de Vitoria. Las figuras existen y están bien conservadas pero no desfilan todos los días aunque sí el 4 de agosto. Pesan 12 kilogramos. Son más modernos Ojo Biriqui, Llorón y Calvaseca y este año se ha recuperado a La Vieja, La Rubia y La Señorita, piezas igualmente tradicionales pero que, por error de documentación, en el año del centenario se habían considerado como diferentes nombres del mismo personaje. Todos tienen un duplicado. Hace unos años se editó una colección de pines con todas las piezas existentes entonces.

Puedes leer aquí los otros reportajes de la serie:

Etiquetas
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats