Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El juez Peinado exprime la causa contra Begoña Gómez y cita ahora a Pedro Sánchez
OPINIÓN | 'Que no pare el espectáculo Peinado', por Esther Palomera
CRÓNICA | Una guerra de cien días para impedir la victoria de Trump

La ikastola que negó el menú vegano a dos niñas cree que no es “discriminación”

Imagen de archivo de un comedor escolar

Maialen Ferreira

17

El director de Haurtzaro ikastola, el centro en el que –como este periódico adelantó– una madre denunció “amenazas” de expulsión de sus hijas por exigir un menú vegano en el comedor, Aritz González, ha asegurado a este periódico que “en ningún momento” barajan la expulsión de las menores, de 7 y 11 años, por “ser veganas”. No obstante, reconoce que “por el momento” no se les va a volver a ofrecer la opción vegana en el comedor. Algo que, según asegura, “no supone una discriminación”. “No estamos discriminando a las niñas por ser veganas. Comer o no comer algo es decisión de cada uno y nosotros, como centro, ofrecemos lo que podemos ofrecer”, explica a este diario.

Desde enero de 2021, tras años de protesta y con el apoyo de la mayoría del resto de padres del aula y del consejo rector, las dos alumnas pudieron disponer de una “modificación vegana” en el menú tradicional. “Los padres se encargaban de tachar del menú lo que sus hijas no podían comer y nosotros, para sustituirlo, le dábamos otros alimentos. Había días en los que la madre se quejaba de que las niñas comían mucha lechuga o que salían con hambre. Yo, lo consulté con la responsable del comedor y le dije que eso no podía ser. Tampoco es un servicio perfecto y alguna vez ha habido despistes, pero siempre le he dicho a la familia que me comunicaran cualquier problema, para poder solucionarlo”, afirma el director.

Noelia Estraviz, madre de las menores, asegura que “el colmo fue el 8 de marzo” cuando una de sus hijas le contó que “al resto de los niños les pusieron caldo de puerros y un segundo plato, mientras que a ellas el caldo de primero y los puerros de ese mismo plato, de segundo”. “Fue ahí cuando decidí hacer público el nombre del centro, pero les envíe un escrito y cerca de seis correos antes de hablar en redes sociales”, apunta la madre, que junto a otras ha creado la asociación FEUMVE (Familias Unidas por un Menú Vegano Escolar) a través la cual denuncia lo ocurrido.

“Al ver los comentarios negativos en redes, que incluyen mentiras y falsedades, el consejo rector hizo una valoración y decidió retirar la opción vegana. Estábamos haciendo un esfuerzo para ofrecer una adaptación vegana del menú y nos sacan en redes sociales diciendo que les estamos discriminando. Eso no puede ser. Desde el consejo rector tomamos dos decisiones: la primera, que cautelarmente se iba a dejar de dar la opción de menú vegano que se daba hasta ahora, y la segunda, que tendrían la opción de traer de casa comida para que se calentara en la cocina y seguir utilizando el servicio de comedor”, indica el director. Sin embargo, confiesa que en el caso de que los padres fueran quienes aportaran la comida de las niñas en lugar de comer la del comedor, se les mantendría la misma cuota que al resto de niños. “Se podría estudiar si la familia pidiera una rebaja de la cuota, pero en principio pagarían lo mismo”, aclara.

Preguntado por el expediente sancionador enviado el pasado 12 de abril a la familia, González ha argumentado que “se han vertido mentiras y falsedades sobre Haurtzaro Ikastola y dentro de nuestros estatutos como cooperativa pone que cuando un socio habla mal de la cooperativa está incumpliendo una de sus obligaciones, que es la de conservar la convivencia dentro de la comunidad. Por eso se ha llamado a los padres a una comisión instructora. En esos estatutos pone que la última medida puede ser la expulsión de los socios, pero nuestra intención no es esa, lo que queremos decirles es que las cosas se tienen que hacer a través de las opciones que da la ikastola, nunca a través de redes sociales publicando cosas que no son ciertas y dañando la imagen del centro”, critica.

Sin opción vegana hasta, al menos, el próximo curso

“La decisión de ser vegano o no es de cada uno y cada persona tiene que hacerse responsable de sus decisiones. Nosotros no tenemos nada en contra de que una persona sea vegana o no, pero ofrecemos lo que podemos ofrecer, no más. Como ikastola, en su momento pudimos decir que no, porque no estamos obligados a incluir un menú vegano y el servicio de comedor no es obligatorio, si no les gusta el servicio no tienen por qué traerlos y han venido durante siete años todos los días”, explica para después aclarar que “es diferente en el caso de los menús por temas religiosos o si hay algún problema médico, porque por ley, en esos casos es obligatorio ofrecerlos”.

Según indica el director, no cree que en lo que quede de curso puedan volver a ofrecer la opción vegana a las menores. “Por ahora no ofreceremos la opción vegana. El que quiera traer comida de casa puede aprovechar el servicio de comedor y ya se estudiará volver a ofrecerlo, pero no sé cuándo porque estamos a fin de curso y no es una de las prioridades que tenemos. Tenemos cosas más importantes que conciernen a la Educación y en las que tenemos que poner todas nuestras energías. El curso que viene tendrá que ponerse en marcha y ver qué se puede hacer, pero igual la decisión es no ofrecerlo, igual es esa la decisión”, concluye.

La familia, por su parte, insiste en que está barajando la posibilidad junto a su abogada de denunciar a la ikastola por un delito de discriminación hacia sus hijas. “Hay una discriminación en el momento en el que no se atiende a nuestras hijas del mismo modo que al resto. No nos parece bien que nos den la opción de llevar la comida de casa, cuando es algo que sanidad no contempla y que nos quieran cobrar la cuota completa. Hemos intentado el diálogo durante siete años y no nos han dejado otra, porque están haciendo un abuso de poder”, lamentan los padres de las niñas.

Etiquetas
stats