Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

La Justicia condena a dos años y ocho meses de prisión a la mujer que robó un bebé del hospital de Basurto

M. C., condenada por raptar un bebé vestida de sanitaria en el hospital de Basurto de Bilbao en 2022

elDiario.es Euskadi / Europa Press

Bilbao —

1

La Audiencia de Bizkaia ha condenado a dos años y ocho meses de cárcel a la mujer que en 2022 robó un bebé en el hospital de Basurto por un delito de detención ilegal de un menor, ya que se le han aplicado las atenuantes de alteración psíquica y reparación parcial del daño. Durante el juicio, la condenada pidió perdón a los padres y alegó que no se encontraba “en sus cabales”. Ha llegado a estar internada en un centro especializado.

La acusación particular pedía siete años de cárcel para ella por detención ilegal y abandono, mientras la Fiscalía solicitaba cuatro años y la defensa apenas nueve meses, es decir, una condena simbólica y no efectiva. Finalmente, la Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado a la mujer a dos años y ocho meses de cárcel a la mujer por detención ilegal de un menor y, en cambio, no aprecia delito de abandono. La Audiencia le ha aplicado la atenuante de reparación parcial del daño al haber abonado la mitad de la responsabilidad civil y también el de alteración psíquica. Sin embargo, no se le ha aplicado la atenuante de confesión. La defensa de la mujer tiene intención de recurrir la sentencia según ha confirmado a Europa Press.

Este tribunal acogió el pasado 14 de mayo, en sesión única, el juicio contra la mujer que el 19 de octubre de 2022, haciéndose pasar por personal sanitario, se llevó a un recién nacido del hospital de Basurto de Bilbao. El bebé fue hallado, finalmente, en buen estado de salud, once horas después, tras ser abandonado en el felpudo de un domicilio de Santutxu por parte de la acusada, que, en el juicio, pidió perdón a los padres por lo ocurrido y dijo que no era “su intención”, ya que no estaba “en sus cabales”.

Después de llevarse al bebé y percatarse de que la Ertzaintza había comenzado un operativo de búsqueda, la acusada a las 08.00 llamó a un timbre aleatorio y dejó al bebé en el felpudo. La vecina que vivía en dicha vivienda lo encontró en buen estado de salud. “Yo estaba en la cocina, acababa de ver la noticia y a los cinco minutos tocaron el timbre. Miré por la mirilla y no vi nada, pero abrí y ahí estaba el bebé. Mi hijo salió corriendo por las escaleras a ver si veía a alguien, pero no. Cogí al bebé y lo metí en seguida a casa. No tardé ni un segundo”, aseveró durante la vista.

Durante el juicio, declaró una de las enfermeras del hospital de Basurto. Aseguró que la acusada iba “vestida como personal sanitario, como médico, de blanco” y que la vio hacia las 17.30. “Siempre se la vio fuera de las habitaciones, pero sabemos que ella entraba porque las madres nos lo contaron. Aprovechaba que estábamos en las habitaciones para entrar”, reconoció. Durante el juicio no se habló sobre los protocolos del hospital ni sobre si la acusada trató de entrar en alguna otra habitación; tampoco se ahondó sobre el hecho de que se pudo pasear durante toda la tarde por el hospital vestida de médico con total libertad.

Etiquetas
stats