La portada de mañana
Acceder
El PP desprecia el órdago de Vox y le fuerza a dar marcha atrás en su plan de "ruptura"
Contrastes de la pandemia: de la falta de restricciones al toque de queda
Opinión - ¿Sucede lo de España en algún otro país?, por Rosa María Artal

Koronabirus, portzierto o gobernantza, las nuevas palabras incluidas en el diccionario de Euskaltzaindia

Diccionario de Euskaltzaindia

Confinamiento. Esa fue la palabra a la que la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), promovida por la Real Academia Española y la Agencia EFE, otorgó en 2020 la etiqueta de "palabra del año". Hasta entonces, la definición del Diccionario de la Lengua Española (DLE) para ‘confinamiento’ incluía "acción y efecto de confinar o confinarse" y, en el ámbito del derecho, "pena por la que se obliga al condenado a vivir temporalmente, en libertad, en un lugar distinto al de su domicilio". A raíz del estado de alarma decretado el 14 de marzo, un nuevo uso de la palabra comenzó a extenderse en televisiones, radios, periódicos, conversaciones y tuits. Así lo recogió el diccionario: "Aislamiento temporal y generalmente impuesto de una población, una persona o un grupo por razones de salud o de seguridad".

Fue el año del ‘confinamiento’, aunque hubo otras doce palabras candidatas al podio, como teletrabajo, pandemia o coronavirus. Ya en 2021, el diccionario de Euskaltzaindia en la red también se ha actualizado y en los últimos seis meses ha decidido incluir 592 nuevas formas (427 entradas y 165 subentradas), entre las que destacan deskonfinamendu y deskonfinatu, antagonistas de la ganadora de 2020, ‘koronabirus’, una de las finalistas, y otras voces vinculadas a la pandemia de la COVID-19, como ‘asintomatiko’ o ‘biral’, por ejemplo. 

Actualmente, el diccionario de la Euskaltzaindia (Real Academia de la Lengua Vasca) tiene 49.286 formas en total y 68.181 acepciones, que son los diferentes sentidos en los que se puede tomar una palabra, por ejemplo ‘batería’ en castellano, que puede referirse al dispositivo de carga o a uno de los miembros dentro de un grupo de música.

Desde 2016, cuando se publicó la segunda edición en papel del diccionario, Euskaltzaindia lo revisa y completa dos veces al año y posteriormente comparte con la ciudadanía sus modificaciones o nuevas inclusiones. La última actualización, publicada el pasado nueve de julio, recoge los resultados del trabajo realizado durante los seis primeros meses de 2021. Miriam Urkia, responsable del diccionario, explicó en una nota de prensa que "las nuevas formas del corpus actualizado son las palabras que circulan a diario" y que si se han incluido es "porque la gente las ha utilizado" y "eso es una señal de que hay necesidad" de que sean implantadas. Además, se han incluido varias palabras que en su momento se habían "dejado atrás" y que ahora Euskaltzaindia ha decidido recuperar, como ‘binario’, a la que se le ha dado un nuevo significado: "Cuando se habla del sistema de sexo o género, es aquel que tiene ambas categorías (hombre y mujer)". 

Entre las 427 nuevas entradas, destacan formas que recuerdan al castellano, como ‘portzierto’, ‘nezeser’, ‘prekuela’, ‘gobernantza’ o ‘heteropatriarkal’, otras admitidas en su forma original en inglés, como ‘queer’, ‘poney’ o ‘router’, y otras con voz propia, como ‘dedio’, palabra utilizada para expresar sorpresa y enfado, ‘aurri’, que significaría en castellano algo similar a ruina, o ‘telelaguntza’, servicio de ayuda a domicilio. Junto con las nuevas palabras, Euskaltzaindia ha adecuado 975 formas, lo que significa, entre otras modificaciones, que ha completado o cambiado algunas definiciones o que se han aceptado formas que no estaban recomendadas, como ‘aber’, ‘exejitu’ o ‘despentsa’.  

Euskaltzaindia fue fundada como institución cultural en 1918 por las cuatro Diputaciones Forales (Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra) y su misión es "investigar y formular las leyes gramaticales de la lengua vasca, promover su uso y velar por los derechos de la lengua". En 1976 recibió el reconocimiento oficial en España como Real Academia y no fue hasta 1995 cuando fue aceptada como entidad de utilidad pública en Francia, donde, en su zona vascófona, también se habla euskera.

Un año después de su fundación, en 1919, se escogieron los cuatro primeros miembros: Resurrección María de Azkue (presidente de la academia hasta 1951), Luis Eleizalde, Julio Urkixo y Arturo Campión. Ahora, y desde 2005, el presidente de Euskaltzaindia es Andrés Urrutia, el séptimo desde su creación. 

Habrá que esperar otros seis meses para conocer las nuevas palabras en euskera con las que cerrará el 2021 y se dará la bienvenida a 2022, pero mientras tanto el diccionario online está abierto a quien quiera descubrir qué significan ‘txorrotada’, ‘kurruskaria’ o "mokadutxo", entre otras formas que parecen haber venido para quedarse.

Etiquetas
Publicado el
18 de julio de 2021 - 21:51 h

Descubre nuestras apps