La presidenta de la Competencia vasca ve "absurdo" que se le pidan explicaciones por contratar a empresas del cártel de las consultoras

Alba Urresola y Rafael Iturriaga, este martes en el Parlamento Vasco

Con adjetivos como "absurdo" o "equivocado", la presidenta de la Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) ha tratado de desmontar pieza a pieza este martes en el Parlamento Vasco el castillo de críticas construido por tres formaciones de la oposición, las coaliciones EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU y PP+Cs -Vox no ha estado presente- en torno al caso del cártel de las consultoras. Fue destapado en mayo por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) y puso en evidencia la existencia de una trama de empresas que manipularon del orden de dos centenares de licitaciones públicas en España, prácticamente la mitad en Euskadi. De hecho, el caso llegó a la CNMC fruto de una investigación previa al organismo que ahora preside Urresola aunque en la etapa anterior, cuando estaba dirigido por Pilar Canedo.

Así manipulaba contratos el cártel de las consultoras en Euskadi: "Necesito una oferta de cobertura para Lehendakaritza. ¿Puedes ayudarme?"

Así manipulaba contratos el cártel de las consultoras en Euskadi: "Necesito una oferta de cobertura para Lehendakaritza. ¿Puedes ayudarme?"

Urresola, muy airada en algunos bloques de la comparecencia parlamentaria y que ha compartido su tiempo con el vocal Rafael iturriaga, que sí se mantiene de la etapa anterior y que antes fue viceconsejero de Seguridad con el PSE-EE, ha insistido en que no hay "ninguna razón" por la cual ella misma en primera persona o la AVC tengan que dar explicaciones por este caso ya que "la resolución es de la CMNC", el organismo autonómico no intervino para nada en la investigación después de remitirla y ninguna de las 200 adjudicaciones mencionadas ha sido realizada por la AVC. "La forma en que se está dando el debate parlamentario resulta desenfocada", ha dicho la presidente de la Competencia vasca a sus señorías.

La oposición, en cambio, está poniendo sobre la mesa algunos elementos que van desde fotografías de Urresola con algunos de los empresarios de las consultoras sancionadas hasta la contratación después de la investigación realizada en Euskadi de una de ellas, B+I, para la realización del "plan estratégico" de la AVC. Como publicó este periódico, esta compañía percibió 17.500 euros más IVA y, entre otras actividades, realizó un juego con Lego en el que la conclusión era que Urresola era una "capitana" al frente del "barco" de la AVC mientras había que eliminar la figura del "fantasma" de la etapa anterior, representada por Canedo. A este respecto, prácticamente el único comentario de Urresola ha sido que "lamentablemente se ha filtrado a la prensa". "Efectivamente, contratamos el asesoramiento para el primer plan estratégico. No fue un capricho", ha asegurado Urresola, que ha criticado que Canedo no publicara este tipo de contratos en el portal de transparencia y que ha añadido que "por una foto" con algunos empresarios o porque ella u otros miembros hayan trabajado en el pasado en empresas investigadas no se puede cuestionar la "independencia" del órgano regulador. Ha enfatizado, en todo caso, que "después de la sanción" no ha habido más adjudicaciones a empresas como B+I o Deloitte.

La oposición, de hecho, reclama que se haga efectiva la prohibición de contratar con la Administración para las empresas implicadas en el cártel. "Efectivamente, la CNMC anuncia o propone una prohibición, pero su aplicación no es automática. Legalmente, realmente no es efectiva esta prohibición. Jurídicamente se puede seguir contratando. Otra cosa es que, si una entidad por sus protocolos internos decide que no, será libre. Pero, si se lanza un concurso, no hay un arma para que se les pueda penalizar", ha explicado Urresola. Iturriaga, por su parte, ha defendido el contenido del trabajo de la CNMC al indicar que sus conclusiones "no son arbitrarias". "La pulsión natural de todas las empresas no es la competencia, sino la colusión, a ser posible el monopolio y sino en oligopolio", ha indicado para dejar caer que el ciudadano es lego y "no acaba de percibir la importancia del juego limpio en los mercados".

Desde la oposición, David Soto (Elkarrekin Podemos-IU) ha denunciado el "descrédito" del organismo regulador y ha mostrado su sorpresa por que "siempre" sean las mismas consultoras las contratadas para todos los servicios. Esta formación está haciendo ver en sus últimas comparecencias que las firmas sancionadas no solamente siguen trabajando para la Administración sino que se les encomiendas importantes planes estratégicos para el Gobierno. Por su parte, Luis Gordillo (PP+Cs) ha lamentado que Urresola dirija un "Fórmula 1" sin que se pilote de manera adecuada para llevar a cabo más investigaciones, extremo que la presidenta ha negado enumerando algunas de sus actividades en los últimos años.

En cuanto a Josu Estarrona (EH Bildu) ha tenido un encontronazo con la presidenta en funciones de la comisión, Estíbaliz Larrauri, del PNV. Cuando presentaba sus argumentos, le ha pedido que "centre" su intervención mientras que Estarrona ha denunciado que se le haya intentado "cortar". "Le solicitaría que no me vuelva a interrumpir", ha implorado Estarrona. A lo que Larrauri ha replicado: "La presidencia tiene la potestad de llamar al orden cuando lo considere".

Bilbao: "No tengo por qué explicar a nadie con quién tomo un pote o dejo de tomarlo"

Después de Urresola, ha comparecido también, aunque esta vez por videoconferencia, José Luis Bilbao. El exdirigente del PNV es el presidente del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas (TVCP). Su mandato está prorrogado a expensas de que se modifique la normativa para la elección de las vocalías de este otro órgano regulador. En su caso, accedió hace seis años directamente desde la presidencia de la Diputación de Bizkaia. Socarrón, ha hecho constar que la Cámara ha valorado muy bien su labor ya que en seis años solamente había sido llamado en otra ocasión para comparecer. Sobre el caso, ha sido tajante: "No tengo que hacer públicamente ninguna valoración".

"No podemos ni debemos meternos en el trabajo de otro ente regulador", ha enfatizado Bilbao, a quien formaciones de la oposición le reprochan que no haya detectado en sus auditorías el centenar de contratos irregulares del cártel de las consultoras en Euskadi. "En estos seis años hemos hecho 154 informes de fiscalización. En cada uno de ellos está nuestra opinión. [...] Nuestra competencia llega hasta la puerta que separa lo público de lo privado", ha insistido. Y sí se ha mostrado enfadado al ser preguntado por sus relaciones con las empresas. "Nunca he tenido ninguna relación con ninguna de esas empresas. ¡A mí qué me cuentan! Mis relaciones con mis amigos son mías y de nadie más. No tengo por qué explicar a nadie con quién tomo un pote o dejo de tomarlo", ha exclamado.

Publicado el
29 de junio de 2021 - 21:45 h

Descubre nuestras apps