Futuras residencias de mayores: reforzadas sanitariamente, y más pequeñas para atenderlos en casa

Residencia de ancianos

J. L. A.

0

El vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Sanidad y Política Social, José María Vergeles, y el director gerente del servicio de la dependencia, Sepad, José Granado, han anunciado este sábado una reforma del modelo de residencias de mayores, que evitará en primer lugar que las personas vayan a ellas, y prevé dotarlas mejor sanitariamente para prevenir y paliar crisis como la del coronavirus.

Por cada área de salud, y hay ocho en Extremadura, habría en su ciudad cabecera una residencia pública para las personas más dependientes y que necesiten atención médica permanente.

El resto de centros públicos del Sepad serán reformados para atender preferente a personas dependientes, y reforzados sanitariamente, y las pequeñas residencias municipales tendrán también más dotación sanitaria, mientras que por otro lado las privadas serán ordenadas en tres categorías de atención médica: básica, óptima y excelente, “como las estrellas de los hoteles”, según el responsable del Sepad.

En primer lugar en el tiempo, se está aplicando un protocolo de prevención por si se produce en otoño un rebrote de la pandemia, o poder minimizarlo, y para ello los centros han sido organizados en tres tipos: los que tienen capacidad de aislar bien a los infectados y disponen de médicos y otros sanitarios, los que aíslan pero carecen de medios sanitarios, y en tercer lugar los pisos tutelados y residencias pequeñas que “ni pueden aislar, ni tienen medios sanitarios”.

Más requisitos

Se prepara un nuevo plan de gestión, sigue Granado, en el que el Sepad va a cambiar el decreto de requisitos y criterios para acreditar centros, mejorando el departamento de calidad que es el que autoriza las aperturas; un “buen departamento de inspección” para que controle bien los centros públicos y privados; hacer un plan de recursos de personal y material sanitario que deben tener, y finalmente una acreditación que los divide en tres modelos, el básico, el óptimo y excelente.

El óptimo tendría sobre el básico una enfermería mejor dotada, y los excelentes una unidad híbrida a medias entre una planta de residencia de mayores y una planta hospitalaria de geriatría, además de coordinación entre los sanitarios del hospital público de referencia y los del centro.

El criterio general es según Granado, director del Sepad, “evitar la institucionalización, todo enfocado para que la gente de edad no tenga que ingresar; nadie quiere ir a residencia pero la necesidad y circunstancias obligan a veces a estar. En ese último caso definir quién debe ir a un tipo u otro de centro, algunos estarán hospitalizados, van a ser intermedios entre un centro residencial y un hospital”.

Ese último tipo, en cuanto a propios del Sepad, estarán en las ciudades donde se sitúen las gerencias de salud: ”Habrá un centro residencial en cada una, adaptaremos e invertiremos medios y personal”.

El perfil de personas que vayan a esos centros hospitalizados, que se van a crear en cada cabeza de áreas de salud, sería de mayores de 65 años, convalecientes, en rehabilitación, o necesitados de cuidados polivalentes; “en definitiva, que necesiten atención médica”.

Y el resto de centros del Sepad, “adaptarlos para que sean mayormente pensados en dependientes, no autónomos”.

Modelo Pescueza

“Vamos a trabajar”, agrega Granado, “con los centros municipales especialmente, esos pequeñitos, para que el servicio al mayor se preste en su hogar, como la comida a domicilio”. Escuchado eso de quien ha sido alcalde de Pescueza (Cáceres), parece un ‘modelo Pescueza’, localidad que se ha especializado en atender a mayores en sus domicilios, con servicios comunes de comida, lavandería, traslados para rehabilitación y ocio, etc.

“No es solo Pescueza”, respondía el director general del Sepad. “Hay otros ocho municipios donde se hace así: San Pedro de Mérida, Zarzacapilla, Puebla de la Calzada.., sobre todo trabajando el tema de la soledad”.

El vicepresidente y consejero Vergeles subraya que toda esta reforma, con más medios sanitarios, tiene su coste; para la Administración, pero también para otros entes gestores como municipios, empresas privadas y pensionistas. “Aumentará el precio de plaza/día y habrá que cambiar las ordenanzas municipales”.

Etiquetas
Publicado el
6 de junio de 2020 - 16:10 h

Descubre nuestras apps

stats