El órgano consultivo de la Xunta informa negativamente sobre el proyecto de universidad privada de Abanca

Sede del Institututo de Educación Superior Intercontinental de la Empresa en Vigo.

El Consello Económico e Social, uno de los principales órganos consultivos de la Xunta, acaba de emitir un duro informe que cuestiona la viabilidad del proyecto de universidad privada impulsado por Abanca. Según el documento, aprobado por mayoría, el organismo “no puede entrar a valorar positivamente” la iniciativa, ya que ni especifica las titulaciones que ofertará ni se ajusta a las normas gallega y estatal en la materia. Fue el propio Gobierno gallego el que encargó el dictamen, que no es vinculante. Los sindicatos y la patronal emitieron sendos votos particulares, en sentido opuesto.

El plan del Gobierno para limitar el negocio de las universidades privadas compromete el proyecto académico de Abanca

El plan del Gobierno para limitar el negocio de las universidades privadas compromete el proyecto académico de Abanca

Se trata del segundo obstáculo que encuentra en su camino la denominada Universidad Intercontinental de la Empresa. Con el primero tropezó el pasado noviembre, cuando el Ministerio de Universidades anunció un Real Decreto para endurecer las condiciones de creación de un centro privado de enseñanza superior que, además, tendría efectos retroactivos. El número de grados, máster y doctorados que prevee Abanca es sensiblemente inferior al previsto por el Gobierno central para autorizar una nueva universidad privada. Es precisamente ahí donde el Consello Económico e Social detecta los puntos débiles de la propuesta.

El anteproyecto de la Lei de recoñecemento da universidade privada Universidad Intercontinental de la Empresa remitido por el Gobierno gallego, que se ha mostrado favorable a la idea a pesar de las críticas de las universidades públicas al mismo, consta de ocho artículos, dos disposiciones transitorias y dos disposiciones últimas. Es el texto legislativo preceptivo para la apertura del centro. El órgano consultivo “no entra a hacer un control de legalidad” del mismo, pero sí “manifiesta sus reservas” sobre sus carencias. Además de non concretar que grados ofertará, propone que uno de ellos lo imparta un instituto univesitario, cuando la legislación gallega y estatal destina ese tipo de instituciones al I+D+i.

Lo que ha transcendido de la universidad de Abanca es que pretende centrar su actividad académica en dos áreas, las ciencias sociales y jurídicas y la ingeniería y arquitectura. Según el Real Decreto que ultima el Gobierno central, estas deben ser como mínimo tres de las cinco grandes áreas de conocimiento -artes y humanidades, ciencias, ciencias de la salud, ciencias sociales y jurídicas, ingeniería y arquitectura. Pese a los reparos del Consello Económico e Social y del difícil ajuste del proyecto a los nuevos requisitos del ministerio, el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, quitó hierro este martes a los problemas del anteproyecto. “El dictamen revela una serie de carencias técnicas y administrativas que tendrán que subsanarse para seguir el proceso”, dijo en declaraciones recogidas por Europa Press.

Votos particulares de patronal y sindicatos

El informe del órgano consultivo incluye dos votos particulares en sentido opuesto, el de los sindicatos y el de la patronal. El primero -firmado por CIG, Comisións Obreiras, UGT y Sindicao Labrego Galego- afila las críticas de las conclusiones colegiadas y considera que “el proyecto no parece más que una escuela de negocios que quiere vender sus cursos bajo el sello de calidad Universidad”. De hecho, el embrión de la iniciativa es la antigua Escuela de Negocios de Caixanova, reconvertida tras la fracasada fusión de las cajas que dio lugar a Abanca en Insituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa.

La patronal, representada por la Confederación de Empresarios de Galicia se esfuerza, por el contrario, en defender el proyecto. Según su versión, “es positivo que complemente la oferta del sistema público universitario de la comunidad autónoma en aras de una mayor competencia y especialización”.

El Consello Económico e Social de Galicia es “un órgano consultivo de la Xunta creado para facilitar la participación de loas agentes socioeconómicos y de los representantes de la sociedad civil orgnizada en la vida económica, social y cultural de esta tierra y en el proceso de toma de decisiones”. En él se sientan sindicatos, patronal, asociaciones agrarias o del mar, y representantes de las universidades públicas, del Consello Galego de Economía Social y de los consumidores. En la actualidad lo preside Agustín Hernández, que fue conselleiro en un gabinete de Alberto Núñez Feijóo y alcalde de Santiago de Compostela por el PP durante 11 meses.

Etiquetas

Descubre nuestras apps