Las protestas violentas de la semana pasada en Kazajistán se saldan con 225 muertos y 4.500 heridos

Un coche pasa junto a un vehículo que fue incendiado durante las manifestaciones en Almaty, Kazajistán,en una fotografía de archivo.

Efe


0

Un total de 225 personas han muerto y más de 4.500 han resultado heridas en las violentas protestas que sacudieron Kazajistán la semana pasada y que las fuerzas de seguridad reprimieron en una operación “antiterrorista”, según ha informado hoy la Fiscalía General de este país centroasiático.

Entre los muertos hay “bandidos armados” que participaron en los ataques contra edificios oficiales y contra agentes de los cuerpos de seguridad, además de 19 policías y militares y civiles, según ha señalado en una rueda de prensa el jefe del Servicio de Enjuiciamiento Penal de la Oficina de la Fiscalía General de Kazajistán, Serik Shalabáev. “Los 225 cadáveres se han transportado a las morgues del país”, ha explicado para justificar esta cifra en el recuento oficial. El último dato oficial solo recogía 164 decesos.

Shalabáev ha indicado que por el momento “se han identificado 4.578 víctimas, de los que 4.353 estaban heridas, incluidos 3.393 miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad”.

Tokáyev contra los detenidos

El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, escribió el viernes en Twitter que durante “los trágicos acontecimientos de enero” –que estallaron el pasado día 2 por el alza del precio del gas licuado, utilizado en el país como alternativa barata a la gasolina– y el consiguiente estado de emergencia, las autoridades arrestaron “aproximadamente a 2.000 personas por diferentes delitos”. El recuento que proporcionado ascendía, sin embargo, hasta ahora a más de 10.000 detenidos.

Las protestas, alentadas por el descontento social con la élite política y económica del país y la corrupción, devinieron en disturbios pocos días después de su estallido. Las autoridades kazajas han justificado su decisión de sofocar por la fuerza las protestas con la supuesta presencia de 20.000 insurgentes, terroristas internacionales y bandidos armados que, según Tokáyev, intentaron perpetrar un golpe de Estado. Hasta ahora el presidente kazajo no ha presentado pruebas de sus afirmaciones.

“Aquellos que cometieron graves delitos serán castigados de acuerdo con la ley”, ha escrito en su cuenta, en la que ha asegurado que se distinguirá entre los manifestantes violentos y los pacíficos. “En cuanto a los demás, he dado instrucciones a la Fiscalía General para que determine la naturaleza y responsabilidad de sus delitos. En el caso de que se establezca que no existen circunstancias agravantes, tomaremos medidas para mitigar la sanción”, ha prometido el mandatario.

La Fiscalía ha admitido que está investigando 546 casos penales en el marco de las protestas, incluidos 44 por supuestos actos de terrorismo, 34 por disturbios y 15 por homicidio. Un total de 672 sospechosos de delitos se encuentran en centros de detención temporales. Unas cien personas se han puesto en libertad por falta de pruebas en su contra, ha añadido Shalabáev.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats