The Guardian en español

Decenas de miles de indonesios quieren más de 11 euros al mes por vivir al lado del mayor vertedero del Sureste Asiático

Imagen del vertedero Bantar Gebang con varios recolectores de basura peinando la montaña de desechos.

Kate Lamb

Jakarta —

Los indonesios que viven cerca del mayor vertedero del Sureste Asiático han pedido al Gobierno que aumente su compensación por tolerar la peste nauseabunda del basurero.

Así es la industria del aceite de palma en Indonesia: trabajo infantil, discriminación y contaminación

Así es la industria del aceite de palma en Indonesia: trabajo infantil, discriminación y contaminación

A una hora en coche de la creciente capital de Indonesia, la mayor parte de la basura de los 10 millones de habitantes de Jakarta acaba en las cada vez más grandes montañas de basura que conforman el vertedero de Bantar Gebang. Es el mayor basurero del país y cubre 110 hectáreas.

Sobre las colinas fétidas de desechos, miles de personas subsisten como recolectores de basura, pasando los días con cestos de caña a sus espaldas, peinando el vertedero en búsqueda de plásticos y basura que poder reciclar o vender.

Apodado 'la montaña' por los locales, el olor apestoso del basurero es muy intenso. Incluso los residentes que viven a 10 kilómetros de distancia se quejan.

Los residentes locales reciben 200.000 rupias indonesias (11,45 euros) al mes como compensación por vivir con el hedor, pero ahora exigen más.

“No es suficiente, hay que aumentarlo”, afirmó un residente a Kompas.com. “Por el olor de la basura me tengo que gastar más, por no hablar de mis hijos. A veces no quieren estar en casa por el olor y quieren jugar [fuera]”, añadió. Los habitantes aseguran que tienen que comprar litros de agua para beber, cocinar y ducharse porque el agua local está demasiado contaminada.

Unas 18.000 familias viven en tres poblaciones cerca del vertedero, y al menos 6.000 de ellas viven como recolectores de basura. Conocidos como 'uang bau', que se traduce por “dinero apestoso”, algunos concejales locales están de acuerdo en que es momento de aumentar la compensación.

“Me compadezco de los residentes porque Jakarta no está comprometida a reducir la cantidad de basura que envía. Esta es una cuestión de salud de los locales y solo se valora con 200.000 rupias al mes”, afirma el concejal Ariyanto Hendrata.

Bantar Gebang ha sido foco de críticas desde hace tiempo por su olor y sus condiciones antihigiénicas, así como por mantener los problemas de basura de Jakarta fuera de su vista y mente.

Con el reciclaje prácticamente inexistente en Jakarta, gran parte de los desechos plásticos de la capital acaban en Bantar Gebang, quemados en montañas tóxicas o arojados a los ríos. Indonesia es ahora el segundo mayor contaminador de los océanos con plástico después de China. Pero el problema también es crónico en tierra firme.

Centenares de camiones viajan de Jakarta a Bantar Gebang, a las afueras de la ciudad de Bekasi, en la provincia de Java Occidental, tirando unas 7.000 toneladas de basura al día. El alcalde de Bekasi, Rahmat Effendi, dice que Bantar Gebang tiene actualmente 300.000 metros cúbicos de basura.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

Etiquetas
Publicado el
27 de octubre de 2018 - 19:36 h

Descubre nuestras apps

stats