The Guardian en español

La Justicia rusa ordena el cierre de la organización de derechos humanos más antigua del país

Imagen de la sesión en el tribunal contra la ONG Memorial

Andrew Roth

Moscú —

8

El Tribunal Supremo de Rusia ha ordenado el cierre de Memorial, el grupo de derechos humanos más antiguo del país, en un momento importante de la represión del pensamiento independiente por parte de Vladimir Putin.

El recluso que expuso las torturas en cárceles rusas con la filtración secreta de centenares de vídeos

El recluso que expuso las torturas en cárceles rusas con la filtración secreta de centenares de vídeos

El tribunal ha ordenado el cierre de Memorial en virtud de la controvertida legislación rusa sobre “agentes extranjeros”, que ha puesto en el punto de mira a decenas de ONG y medios de comunicación considerados críticos con el Gobierno.

Memorial se fundó a finales de la década de 1980 para documentar las represiones políticas llevadas a cabo durante la Unión Soviética, creando una base de datos de víctimas del Gran Terror y de los gulag. También se ha convertido en un importante defensor de la causa de los derechos humanos en Rusia.

En su sentencia, la jueza Alla Nazarova ordena el cierre de la organización por violaciones “reiteradas” y “graves” de las leyes rusas sobre agentes extranjeros, una designación que Memorial ha calificado de motivación política.

La sentencia cierra la “Sociedad Internacional Histórica, Educativa, Benéfica y de Derechos Humanos Memorial, sus sucursales regionales y otras unidades estructurales”, ha señalado Nazarova.

La agencia de noticias Interfax cita a un abogado de Memorial diciendo que apelaría la decisión, tanto en Rusia como en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El fiscal ruso describió la organización como un arma geopolítica utilizada por Gobiernos extranjeros para privar a los rusos modernos de sentirse orgullosos de los logros de la Unión Soviética. Estos argumentos encajan estrechamente con la visión del Kremlin sobre la historia, en particular la sensación de que los aliados occidentales se han negado a dar a la Unión Soviética lo que le corresponde por su papel en la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

“Es obvio que, al sacar provecho del tema de las represalias políticas del siglo XX, Memorial está presentando de forma mentirosa a la URSS como un Estado terrorista y blanqueando y reivindicando a los criminales nazis que tienen las manos manchadas de sangre de ciudadanos soviéticos”, dijo Alexei Zhafyarov, representante de la Fiscalía General rusa.

La hija de Natalya Estemirova, exmiembro de la junta directiva de Memorial asesinada en Chechenia por su trabajo en favor de los derechos humanos en 2009, ha reaccionado al veredicto: “Mi madre siempre solía decir: 'No puede ser peor que esto'. Resulta que sí puede”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats