The Guardian en español

CLAVES

Cómo es la relación entre China y Rusia y cuál es la posición de Pekín con Ucrania

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, durante una reunión en Pequín el pasado 4 de febrero.

Helen Davidson

Taipéi —

15

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló este viernes con el presidente chino, Xi Jinping, en un intento de aclarar la posición de China sobre la invasión rusa de Ucrania y sus próximas intenciones. El Gobierno de Xi ha mostrado alguna señal de incomodidad con la guerra lanzada por Vladímir Putin, pero sigue manteniéndose al lado de Rusia. En la llamada, según la versión del Gobierno chino, Xi dijo que la guerra en Ucrania no es “algo que habría querido ver” y que Estados Unidos y China debían trabajar “juntos” para la estabilidad mundial.

¿Cuál es el grado de cercanía entre China y Rusia?

Bajo el Gobierno de Xi Jinping y de Vladímir Putin, China y Rusia están cada vez más cerca una de la otra y más aisladas de Occidente. La invasión rusa a Ucrania se produjo apenas unos días después de que Xi y Putin sellaran una importante asociación durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, la primera reunión bilateral a la que Xi asistía en persona desde el comienzo de la pandemia.

En la declaración conjunta de los dos líderes se decía que los lazos entre los dos países “no tienen límites” y que “no hay áreas 'prohibidas' de cooperación”. Instaban a Occidente a “abandonar el enfoque ideológico de la Guerra Fría” y expresaban su apoyo a las posturas de los dos países con relación a Ucrania y a Taiwán. Según los analistas, Xi y Putin creen que son más fuertes unidos.

Según Ryan Hass, especialista en China y Asia del Instituto Brookings, “la justificación de Pekín para la relación entre China y Rusia es que los dos países se enfrentan a la hostilidad de Occidente y que si se mantienen unidos podrán resistir mejor la presión occidental que separados”. 

“La idea es que, sin Rusia, China estaría sola para hacer frente a un Occidente hostil y decidido a obstaculizar el ascenso de China”, dice Hass. “Es importante tener en cuenta que China y Rusia no tienen intereses perfectamente alineados. China tiene mucho más que perder que Rusia. China se ve a sí misma como un país en ascenso y con empuje. Rusia básicamente lucha contra su declive”.

¿Sabía China que Rusia iba a invadir Ucrania?

El momento en que se produjo la firma de esa alianza entre Rusia y China ha hecho que surja la pregunta sobre el conocimiento que Pekín podía tener de la invasión. Según algunos analistas y altos cargos de EEUU, es probable que China conociera los planes rusos para Ucrania, pero no su alcance y que le pillaran un poco por sorpresa. Pekín lo niega. En la edición del Washington Post de este miércoles, el embajador de China en Estados Unidos dijo que cualquier afirmación de que “conocía, consintió o apoyó tácitamente esta guerra es pura desinformación”.

Una de las primeras señales de que la alianza entre China y Rusia puede tener algún límite llegó el 25 de febrero, cuando Pekín se abstuvo de votar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de condena a la invasión rusa de Ucrania. Rusia hizo uso de su derecho de veto para anular la resolución pero las autoridades occidentales consideraron como una señal positiva que China no apoyara activamente ese veto.

Según la doctora Courtney J Fung, profesora de la Universidad Macquarie y miembro del centro de estudios sobre política exterior Chatham House, China quiere ser reconocida como una nación importante y responsable pero, cuando se trata de la invasión de Ucrania, no lo termina de aplicar. “China se centra en cuestiones de segundo orden derivadas de la invasión rusa, como la ayuda humanitaria, la protección de los civiles, la evacuación”, dijo. “Son preocupaciones importantes, por supuesto, pero China está eludiendo los intentos de mediación o de resolución de la propia crisis”.

¿Qué ha dicho China sobre la guerra?

Las transcripciones oficiales en inglés de las llamadas telefónicas bilaterales hechas por Xi Jinping y por Wang Yi, su ministro de Asuntos Exteriores, incluyen la palabra “guerra”, pero el Gobierno chino y su aparato estatal no están usando las palabras “invasión” o “guerra”. En su lugar, hablan de una “situación”, de una “crisis” o, en ocasiones, de un “conflicto”, haciendo hincapié en el “complejo trasfondo y contexto histórico”. Han expresado su apoyo a la soberanía de Ucrania tanto como a las “preocupaciones de seguridad” de Rusia.

En sus declaraciones a los medios tras la reunión anual de las “dos sesiones” del viernes 11, el primer ministro Li Keqiang dijo que China estaba “profundamente preocupada y apenada” por el conflicto. “Sobre Ucrania, ciertamente la situación ahora mismo allí es grave”, dijo. “Lo más importante ahora es evitar que las tensiones se intensifiquen o incluso se salgan de control”.

Pekín ha tratado de presentarse como neutral y ha declarado que podría actuar como mediador, pero los medios de comunicación chinos están amplificando la propaganda rusa y sus teorías conspirativas. Los portavoces del Gobierno también han difundido una visión antioccidental, culpando a Estados Unidos y a la OTAN de avivar las tensiones.

China ha tenido dificultades para encontrar un punto medio entre su decisión de asociarse con Rusia y la gigantesca condena con que el mundo ha recibido la invasión. Como dijo a la web China File Paul Haenle, de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, “China sigue apoyando a Rusia a través de su asociación estratégica integral y se opone a la expansión de la OTAN y a las sanciones impuestas a Rusia”. “Al mismo tiempo, defiende de boquilla sus principios de no injerencia y de tener buenas relaciones con Ucrania”, añadió. Según Haenle, aunque los objetivos son incompatibles, Pekín lleva unos días solidificando ese mensaje para tratar de que los dos vayan juntos a pesar de todo.

¿Qué quiere Rusia de China?

Citando a autoridades del Gobierno de Joe Biden en off the record, los medios de comunicación estadounidenses publicaron que Rusia había pedido a China equipamiento y apoyo militar, así como ayuda económica para cuando las sanciones mundiales y el abandono de las multinacionales empezasen a hacer mella.

Las primeras informaciones no detallaban qué armas buscaba Rusia ni cuál había sido la respuesta de China, pero provocaron la advertencia estadounidense de que China afrontaría “consecuencias” si accedía. Con información de los telegramas diplomáticos que EEUU envió a sus aliados, se ha publicado después que Rusia ha pedido equipos como aviones no tripulados, vehículos blindados y misiles tierra-aire, y que China ha dado muestras de estar dispuesta a aceptar.

Las autoridades chinas han desmentido la información publicada, que describe como “maliciosa”. Liu Pengyu, la portavoz de la embajada china en Washington, dijo que nunca había oído hablar de tal petición.

¿Es probable que haya un apoyo de China?

Las autoridades estadounidenses temen que China ya haya decidido proporcionar apoyo económico y financiero a Rusia y que esté considerando la posibilidad de enviar equipos militares como drones armados.

Bonnie Glaser, directora del programa sobre Asia en el centro de estudios German Marshall Fund, dijo a la web China File que la relación con Rusia seguía siendo importante para Xi y que era poco probable que la abandonase para alinearse con un Occidente en declive.

Pero, según Glaser, China también tendrá que decidir hasta qué punto ayudará a la economía rusa cuando empiecen a afectarle unas sanciones a las que China se ha opuesto. “Sin violarlas descaradamente, es probable que China encuentre maneras para ayudar a Moscú a mitigar el impacto de las sanciones; las posibles medidas que China puede tomar están en el libro de jugadas que ya ha seguido para ayudar a Irán y a Corea del Norte a evadir sus sanciones”, dijo.

Según Wen-Ti Sung, politólogo de la Universidad Nacional de Australia, China tiene pocos incentivos para proporcionar ayuda militar directa. “Las preferencias de Pekín son, en primer lugar, la estabilidad internacional; en segundo, asegurarse de que la economía y la política rusas no se derrumban bajo el peso de las sanciones internacionales; y en tercero, no ser percibida como un facilitador evidente de la agresión rusa.”

Según Hass, del Instituto Brookings, lo más probable es que China siga “comprometida retóricamente a mostrar apoyo a Rusia”, pero cumpliendo en gran medida con las sanciones internacionales contra Moscú para evitar sanciones secundarias. “También espero que en China siga imperando la prudencia a la hora de entregar material de apoyo a Rusia”, dijo. “Dicha ayuda probablemente tendría un impacto limitado en el resultado de las hostilidades en Ucrania, pero un impacto significativo en las relaciones de China con Occidente.”

Traducción de Francisco de Zárate

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats