eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Carmena y el PSOE: entre la ocurrencia y la tentación

El secretario general del PSOE en Madrid tuvo idea que se le volverá en contra: tentar a Carmena como candidata para que abandonara Ahora Madrid

Fue un lapsus personal pero encaja con algunos movimientos anteriores: desde la idea de una coalición con la plataforma de Llamazares hasta el debate sobre entrar en el gobierno de Madrid

"Carmena debería haber sido nuestra candidata", dicen en privado muchos cargos del PSOE

- PUBLICIDAD -
Carmena espera hoy "buenas noticias" y una apuesta por renovar la democracia

Manuela Carmena en un acto de campaña de 2015 EFE

El líder del PSOE en Madrid, José Manuel Franco, sugirió "informalmente" en diciembre a Manuela Carmena que fuera su candidata en las próximas elecciones municipales. ¿Fue una ocurrencia, un exceso verbal en una charla, o es una estrategia de tentación?

La sugerencia del PSOE a Carmena es llamativa, pero sorprendente a medias. El PSOE de Pedro Sánchez siempre pensó que Manuela Carmena debería haber sido su candidata en 2015. “Hemos estado lentos. Cuando vimos que Carmena era la candidata, cuando luego vimos cómo era como candidata, pensamos: debería ser nuestra candidata, deberíamos habérselo propuesto nosotros antes”, me comentaba un alto dirigente del PSOE hace un par de años. No era ni mucho menos el único que lo ha dicho en privado. Carmena es vista en el PSOE como el tándem perfecto de Ángel Gabilondo en la comunidad de Madrid: gente con un perfil profesional de prestigio, que por su forma de expresarse puede conectar con gente joven desentendida de la política y a la vez dar seguridad a la gente más mayor. De hecho, esa combinación Gabilondo-Carmena, aunque representando a partidos diferentes, fue la elección mayoritaria de los votantes de izquierdas en las elecciones, donde se votaba a la vez comunidad y ayuntamiento.

Hay que tener en cuenta que Pedro Sánchez y su entorno siempre han tenido un conflicto abierto contra el que fue candidato en Madrid, Antonio Carmona, como se demostró luego cuando Sánchez le fulminó como portavoz municipal. El fenómeno social que se generó alrededor de Carmena causaba auténtica envidia en Ferraz, que sabía perfectamente que muchos de los votantes de Ahora Madrid eran votantes habituales del PSOE.

Pero que Carmena fiche por el PSOE parece muy improbable. "Ella odia los partidos políticos", resumen con algo de sorna quienes trabajan con ella. Lo ha dicho mil veces: "yo no soy de ningún partido". Así que la hipótesis de que Carmena se haga querer por el PSOE solo encaja con otra posibilidad: que el PSOE fiche por Carmena. Es decir, que se fundara una nueva confluencia donde la exjueza estuviera cómoda y donde pudiera integrarse el PSOE y quedarse fuera los sectores críticos de Ahora Madrid. 

Sí, es rocambolesco. Este último paso lo ha dado en solitario Franco, dicen todas las fuentes. Pero hay algunos puntos sueltos que dibujan una línea de acercamiento a la jueza.

Por ejemplo lo que ocurre en julio del año pasado. Pedro Sánchez y Gaspar Llamazares tuvieron una reunión confidencial en la que hablaron de una plataforma que Llamazares tenía intención de registrar como partido: Actúa. Quedaron en seguir conversando en otoño para intentar promover la unidad de la izquierda. "Personas como Llamazares, Mayor Zaragoza o Baltasar Garzón nos parecen muy aprovechables. Son referentes de la izquierda", decían desde Ferraz sobre algunos de los integrantes ilustres de la nueva asociación.

La idea en el horizonte parecía ser una coalición electoral para las municipales de Madrid que ayudara al PSOE a abrirse a otros actores y competir con Podemos. Su confluencia, aunque conservando la marca en la papeleta. Con Carmona fulminado y un partido sin liderazgos mediáticos claros a nivel local, la opción de que un independiente fuera el candidato de una coalición de izquierdas con el PSOE parecía una buena forma de intentar arrinconar a Podemos y acusarle de dividir la izquierda. Con un añadido: en aquel momento, se daba por hecho que Manuela Carmena no repetiría como candidata. El previsible cisma en Ahora Madrid para elegir candidato, añadido a las tensiones en Podemos, abría una oportunidad para el PSOE.

Pero, de pronto, todo el mundo empieza a dar por hecho que Carmena va a repetir. Ella no lo confirma oficialmente, pero tampoco lo niega. La operación de montar una confluencia con un independiente al frente para competir contra la confluencia de Carmena sería en este caso mucho más arriesgada, casi vista como una mala copia. ¿Qué intelectual de izquierdas querría competir con ella? Ese mismo verano, Baltasar Garzón se descarta como candidato cuando empiezan los rumores sobre él: "No voy a ser el sucesor de Manuela Carmena". 

La siguiente opción natural, pensaría José Manuel Franco, podría ser entonces montar esa coalición, sí, pero no contra Carmena sino con ella. Y aprovechando una debilidad: la crisis interna de Ahora Madrid y las tensiones que ha habido desde el principio entre la alcaldesa y parte de su gobierno, precisamente el que hizo el trabajo de fontanería y campaña de la candidatura que la llevó a la alcaldía. 

Otro punto en esta línea: la conversación entre Franco y Carmena sucede en diciembre, justo en el punto más álgido de la crisis entre la alcaldesa y nada menos que su delegado de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, que terminó con el cese fulminante de este por no acatar el acuerdo sobre el techo de gasto que imponía Montoro.

Eso explicaría que, según El País, Carmena se hiciera querer ante la oferta informal de Franco y que llegara a mencionar alguna exigencia, como contar con personas de su gobierno como Rita Maestre, José Manuel Calvo o a su persona de mayor confianza, Marta Higueras. Este sería un espacio con aliados cómodos para Carmena y que además a la larga puede que no encuentren su sitio en Podemos porque pertenecen a corrientes próximas a Errejón o se ven como independientes, pero sin los aliados incómodos para Carmena, lo más ligados a movimientos sociales o IU.

La ingenuidad de hacer un "ofrecimiento informal", casi como chascarrillo en un desayuno, y que no se te vuelva en contra es una ocurrencia personal de José Manuel Franco, aseguran todas las fuentes del PSOE en público y en privado. "Es absurdo", dicen. Hay mucho malestar con la torpeza del secretario madrileño. De hecho, ya a principios de enero salió a desmentir categóricamente otra "sugerencia" de Franco: que la coalición electoral en la que participara el PSOE incluyera también a gente de Podemos e IU.

En todo caso, nada cuadra con las últimas declaraciones de Pedro Sánchez, que asegura que está a punto de anunciar la candidatura "muy potente" para Madrid.  En eldiario.es hace unos días le preguntamos si la propuesta es Beatriz Corredor y Pedro Sánchez dijo: "No le puedo adelantar nada; pero sí me parece que es una candidata... una compañera mejor dicho con unas cualidades extraordinarias de solvencia, de juventud y de experiencia".

A Franco debió parecerle, en todo caso, que tentar a Carmena era buena idea. Aunque ni siquiera era la primera vez que se barajó un acercamientos del PSOE a Carmena aprovechando divisiones internas. Cuando fue cesada la concejala de Cultura, Celia Mayer, varios medios barajaron como posibilidad que el PSOE entrara en el gobierno municipal para dar apoyo a la alcaldesa si perdía los votos de parte de sus concejales. Es decir, en la práctica, la confluencia Carmena-PSOE que dos meses después estaba sobre la mesa de aquella reunión. Tanto Purificación Causapié como la propia Carmena tuvieron buenas palabras para su relación mutua y, descartando que hubiera conversaciones al respecto, dijeron "nosotros siempre tenemos una actitud positiva de sumar y no restar", en palabras de Carmena. Un precedente cercano podía ayudar a dar legitimidad a esta operación entre parte de su electorado: en mayo de 2016, el PSC había entrado en el gobierno en minoría de Ada Colau en Barcelona.

Este rastro acumulado deja al PSOE en una situación compleja. Para rematar, de todas las formas con las que José Manuel Franco podría haber argumentado su charla con Carmena, asegura que la oferta fue una conversación informal fruto de su "admiración personal".  Ya sabremos lo que Ahora Madrid usará en campaña: "tenemos a la candidata que queremos y la candidata que el PSOE quería".  Trago difícil para quien finalmente sea cabeza de lista del PSOE en Madrid. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha