eldiario.es

9

MADRID

ENTREVISTA | José Manuel Calvo (concejal de Urbanismo de Madrid)

"IU ha usado la Operación Chamartín como excusa, no tenían voluntad de llegar a acuerdos"

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, dice que Más Madrid está "abierto" a la unidad siempre que no haya "líneas rojas"

"Hay una visión infantilista de una parte de la izquierda que no asume que la sociedad es compleja, y que gobernar exige negociar con todos los actores", asegura Calvo

"El escenario de fragmentación no me parece problemático siempre que las candidaturas que se presenten tengan opciones de superar el 5%"

"Seguramente se puede cuestionar si se debió sacar a concurso la Operación Chamartín, hemos actuado por la confianza en las administraciones públicas"

54 Comentarios

José Manue Calvo, delegado de Desarrollo Urbano Sostenible.

José Manuel Calvo, concejal de Desarrollo Urbano Sostenible. Olmo Calvo

José Manuel Calvo (Madrid, 1984) es el concejal de Ahora Madrid que ha impulsado el proyecto de la Operación Chamartín hoy  convertido en obstáculo para una candidatura de unidad entre Más Madrid, la plataforma que impulsan Manuela Carmena e Íñigo Errejón, e Izquierda Unida.

Calvo sigue defendiendo el proyecto y, avanza en esta entrevista, que se aprobará en el Pleno municipal de marzo. Para el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, este desarrollo del norte de la capital se ha convertido en la "excusa" de Izquierda Unida para no confluir con Más Madrid en una lista conjunta a las elecciones de mayo de 2019.

Calvo es también uno de los concejales del Ayuntamiento suspendidos de militancia por Podemos tras borrarse de las primarias internas del partido y sumarse a la plataforma Más Madrid. El edil defiende que el escenario de dos candidaturas no tiene por qué representar ningún "drama", siempre y cuando se presenten proyectos que logren conseguir el umbral del 5% de los votos necesario para obtener representación tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad de Madrid. El escenario de 2015, cuando IU no llegó a ese porcentaje en la Asamblea y por un diputado el PP revalidó el Gobierno, sobrevuela y es lo que hace que todavía no se rompan todos los puentes.

Manuela Carmena ha dicho que la Oprración Chamartín no se va a parar. ¿Las negociaciones están rotas con IU para una candidatura de unidad?

Cuando se plantean condiciones absurdas, no hay negociación posible. Nosotros no hemos roto ninguna negociación y desde luego por parte de la candidatura de Más Madrid sigue estando la voluntad de que se incorporen a este proyecto todos aquellos que entiendan que quieren aportar y que quieren apostar por esta fórmula para revalidar el Ayuntamiento. Pero cuando se plantean condiciones que tienen que ver con políticas estratégicas, con proyectos estratégicos de Gobierno, eso nunca puede estar en una negociación para conformar una lista de futuro.

Entonces, ¿es la Operación Chamartín lo que rompe el acuerdo?

No. Las supuestas líneas rojas de Izquierda Unida respecto a la revisión de este proyecto están todas perfectamente incorporadas en la modificación del plan general que hemos tramitado para dar forma a ese proyecto. Utilizar ese significante vacío de la Operación Chamartín ha sido más una excusa que una razón de peso. Ha faltado voluntad de llegar a un acuerdo por parte de los que han puesto esa condición y que si no era esa, se les habría sido cualquier otra excusa. Porque, como digo, no hay razones objetivas para justificar una ruptura en base a un proyecto en el que compartimos lo que había que hacer.

En la Operación Chamartín lo que se cuestiona es la cesión de terrenos públicos a empresas privadas, no la existencia de empresas como argumentó Manuela Carmena en una entrevista en la agencia Efe. ¿No podía hacerse de otro modo?

Entiendo que eso se pueda cuestionar. Pero cuando ha llegado este Gobierno existía un contrato, unos compromisos entre otras administraciones, entre privados, que no son el Ayuntamiento. Y el Ayuntamiento no puede cambiar esos compromisos.

Asumiendo como Gobierno responsable que hay que cambiar la ciudad, que hay que hacer políticas y actuar, no podemos quedarnos parados y no hacer nada y dejar que los temas se pudran. Lo que hicimos fue pensar una solución que superara todo el pasado, esa es la clave. Nos sentamos a negociar con las condiciones dadas. Y a partir de ahí nos puede parecer bien que existan esos convenios o nos puede parecer peor. Al igual que nos puede parecer bien o peor que exista la propiedad privada del suelo. Pero existe, y en base a esas condiciones el Ayuntamiento tiene que operar.

¿Pero está de acuerdo con la alcaldesa de reducir esta cuestión a un tema "un mundo con o sin empresas?

Hay una visión infantilista de una parte de la izquierda que no asume que la sociedad es compleja, y que gestionar y gobernar la ciudad exige negociar con todos los actores, incluidas las empresas, incluidas las grandes empresas. No es tanto que se cuestione si debemos estar en un mundo con o sin empresas, sino que creo que estamos en un mundo con una visión infantilista que es incapaz de asumir que para gobernar hay que negociar con todos los actores. También con esas empresas que operan en la ciudad.

Hemos negociado con estas empresas en otros proyectos: en Canalejas, en Mahou Calderón, en el sureste, en el Bernabéu, en el Paseo de la dirección... Donde seguramente estas empresas obtienen un rendimiento, si no, no aceptarían al acuerdo, pero donde el Ayuntamiento reconduce esos proyectos a una idea de ciudad mucho más basada en el interés general de lo que habíamos heredado.

¿Entonces cuál es el problema con Chamartín a su juicio?

Ha sido una excusa. La Operación Chamartín tenía todos los ingredientes para convertirla en un casus belli. El tamaño, tres millones de metros cuadrados; el suelo, en parte público, y por detrás un operador que tiene concesionados esos suelos desde 1993, que es el banco BBVA o su filial, Distrito Castellana Norte (DCN). Todos estos ingredientes hacen que una parte de la izquierda con menos voluntad de gobernar y de asumir las contradicciones y las complicaciones que tiene el Gobierno, lo haya convertido en un casus belli. Lo que me sorprende es que esa parte que creo que es minoritaria, incluso dentro de Izquierda Unida, haya sido la que finalmente se haya llevado el gato al agua y haya impedido un acuerdo en el que seguramente todos nos habríamos sentido perfectamente representados. 

Está hablando de las condiciones de los contratos entre Adif y Distrito Castellana Norte (DCN). ¿Qué opina como concejal que heredó el expediente de Chamartín de cómo ha sido la evolución de esos convenios en los últimos 25 años desvelada por eldiario.es? 

No conozco en profundidad las condiciones del concurso de adjudicación de los suelos pero tengo entendido que ya preveía la revisión del contrato si cambiaba el marco urbanístico de referencia. Seguramente se podría cuestionar si se debió volver a sacar a concurso esos suelos. Es cierto que no ocurrió y el contrato se fue renovando sucesivamente hasta el año 2016, que fue la última renovación previa a nuestra actuación. En 2018 se ha vuelto a renovar el contrato ajustándolo al nuevo marco urbanístico de referencia que es el marco que ha impuesto el Ayuntamiento. A partir de ahí, sobre las condiciones de los contratos en su contenido este Gobierno es ajeno, porque no participa de esos contratos, y lo que puedo decir es que siempre hemos actuado con la confianza en las actuaciones de las administraciones públicas. Adif nos trasladó que en todas las renovaciones de contratos contaron con los informes de la Intervención General del Estado y con los informes de la Abogacía del Estado. A partir de ahí el Ayuntamiento no tiene nada que decir. Si esos contratos se tienen que modificar, renovar, es una decisión que corresponde a la empresa que firma esos contratos.

¿Conocía el ayuntamiento el contenido de estos contratos?

No, el contenido pormenorizado no. Dicho esto, conocíamos perfectamente que el ámbito se amplió en el año 97, faltaría más. Conocíamos el volumen de metros cuadrados que se comprometió porque lo recogía el plan general. Igual que conocemos perfectamente las modificaciones de planeamiento que hemos llevado a cabo buscando ese acuerdo con esos operadores.

Pero el Ministerio de Fomento, concretamente el ministro José Luis Ábalos, dijo que esos contratos los conocía el Ayuntamiento y que en la última renovación de 2018 contaba con el aval del Ayuntamiento que gobierna Ahora Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid no puede avalar un contrato que no firma y en el que no participa. Además, lo repito, el Ayuntamiento de Madrid no ha sido partícipe de los contenidos de esos contratos. Entendemos que por salud democrática esos contratos deberían haberse hecho públicos. Pero no se hicieron públicos, y tampoco para el resto de administraciones.

Dicho esto, lo que ha hecho este Ayuntamiento, y lo defenderá siempre, es garantizar un modelo de ciudad razonable, y garantizar un modelo de ciudad equilibrado. Como impulsar un plan que beneficia Adif. Porque Adif mantiene su canon y sin embargo vende cuando lo haga mucho menos suelo. Por tanto, mejora claramente su rentabilidad. Nos alegra que nuestra actuación haya servido para favorecer los intereses de una empresa pública [se refiere a la última de las modificaciones introducidas en el planeamiento por el Gobierno de Ahora Madrid].

¿Y no se ha podido hacer un plan en el que estuviera cómodo todo el Gobierno? Porque en la Junta de Gobierno en la que se aprobó el concejal de Izquierda Unida Mauricio Valiente votó en contra, y su partido siempre lo ha rechazado.

Nuestro Gobierno no está formado por partidos políticos ni recoge propuestas o exigencias de partidos políticos. Está formado por personas que forman parte de partidos políticos. Y cuando se toma una decisión de Gobierno, esa decisión debe ser colegiada. Iniciamos una negociación, la inicié yo como responsable del área.

Esa negociación llegó a un punto, donde entendí que el acuerdo era razonable, lo presenté en una Junta de Gobierno y esa Junta de Gobierno el que valoró fue si el acuerdo era razonable o no. Se decidió, con buen criterio, que ese acuerdo es razonable porque nos permite superar una situación de 25 años. Siempre habíamos dicho que desde el punto de vista del planeamiento el que heredamos era claramente lesivo y perjudicial para los intereses de la ciudad de Madrid por el modelo urbano que se estaba planteando, por el modelo de movilidad, por la carencia de devoluciones en término de suelo y vivienda pública para el Ayuntamiento. Nuestra negociación nos ha permitido superar todo eso y poner en marcha un plan que cambia el tablero de juego.

¿No hay nada que se pueda cambiar en el proyecto, ahora que se están estudiando las alegaciones, que pueda servir de aliciente para los que se muestran contrarios y que ayude a la unidad?

Repito. Izquierda Unida ha trasladado una serie de puntos, que han planteado como líneas rojas, que están incorporados en la modificación en su totalidad. Por cierto, llevamos un año y medio debatiendo este asunto y se podría haber planteado cualquier cuestión. Como digo, cuando no existen razones reales, siempre se apela a razones simbólicas y en este aspecto esas razones son más bien que hay un operador privado en un suelo de que es de Adif... Bueno, bien. Como en Campamento [otro desarrollo urbanístico en el sur de Madrid] que hay un suelo del Ministerio de Defensa y al que el Ayuntamiento quiere darle una salida.

Pero sí que ha habido declaraciones en contra de Izquierda Unida y otros actores del Ayuntamiento que estaban en contra.

Están en contra del plan en abstracto. Cuando hablamos de movilidad resulta que estamos de acuerdo. Cuando hablamos de recuperar la iniciativa pública estamos de acuerdo. Cuando hablamos de rebajar la edificabilidad estamos de acuerdo. Cuando hablamos de situar la estación en el centro de la Operación como se hizo en su día, estamos de acuerdo. Cuando hablamos de que el Ayuntamiento incremente el porcentaje de vivienda pública y el porcentaje de vivienda que recibe está en el plan. Entonces las críticas que recibe siempre son en abstracto. Y un Ayuntamiento solvente no puede actuar en base a críticas en abstracto. Ni en base a prejuicios.

¿Continúan con el plan de aprobar la Operación Chamartín, ahora Madrid Nuevo Norte, antes de las elecciones?

Por supuesto. Sabiendo que hay que incorporar alegaciones, sabiendo que hay que incorporar los informes sectoriales, el calendario se mantiene. De hecho estamos agilizando todo lo posible la tramitación para presentarlo lo antes posible.

¿Pero hay fecha?

Pretendíamos llegar al mes de febrero y va a ser difícil. Esperamos que para el mes de marzo pueda estar la aprobación provisional para que la Comunidad de Madrid la ratifique. 

José Manuel Calvo durante la entrevista con eldiario.es.

José Manuel Calvo durante la entrevista con eldiario.es. Olmo Calvo

¿Se sigue sintiendo parte de Podemos pese a estar suspendido de militancia?

En particular me siento parte del proyecto de Podemos. Lo que no quiere decir que comparta determinadas actuaciones del partido. Pero por supuesto que formo parte de Podemos. Sobre todo teniendo en cuenta el espíritu con el que surgió: un proyecto de superación de lo que había sido la izquierda clásica. Un proyecto con voluntad de mayorías y que no tenía complejos a la hora de decir que quería ganar y que quería gobernar.

Pero quiere seguir en Podemos después de los últimos acontecimientos.

A mí me gustaría que hiciéramos una reflexión conjunta dentro de Podemos y que tratáramos de recuperar el espíritu de lo que fue la idea original. Lo que entiendo es que en cualquier caso, debemos hacer política desde aquellos lugares donde se apueste por los elementos que definieron la aparición de Podemos. Desde luego, por aclararlo, me siento plenamente identificado con el proyecto de Podemos más allá de compartir o no determinadas actuaciones del equipo dirigente.

Entonces quiere seguir en Podemos.

Sin lugar a dudas.

Y, ¿qué es Más Madrid para usted?

Más Madrid es una plataforma, una candidatura abierta, no es un partido político. Digamos que lo que tiene es un co-relato de lo que fue Ahora Madrid. Más Madrid es la segunda parte del proyecto de Ahora Madrid, donde se han concretado algunos aspectos y se han modificado otros. Pero la fórmula, la solución, la propuesta es la misma. Una candidatura amplia, que trasciende a los partidos políticos, que incorpora perfiles y además perfiles solventes y sin complejo a gobernar. Porque ya lo hemos hecho y porque pensamos que podemos seguir haciéndolo y creemos además que es lo mejor para esta ciudad. Y su extensión para la Comunidad de Madrid.

Cuando veo que en Andalucía se ha presentado una candidatura como Adelante Andalucía, que también tiene esa vocación de plataforma de superar las etiquetas clásicas de los partidos, y Podemos lo ha asumido como su candidatura, no entiendo que en Madrid no haya sucedido lo mismo.

Si dice que Ahora Madrid es una segunda parte de Más Madrid, ¿por qué no se ha seguido con este partido instrumental y se ha creado uno nuevo?

Del proyecto inicial de Ahora Madrid formaron parte determinados actores que entendemos, y así lo ha trasladado la alcaldesa, que no están en la misma sintonía en cuanto a los objetivos. Es decir, actores que se sienten incómodos en el Gobierno, porque lo han dicho así; que se sienten incómodos en la institución; que se sienten incómodos tomando decisiones... Pues evidentemente no pueden formar parte de un proyecto que lo que pretende es todo lo contrario: formar parte de la institución y de un gobierno que cambie la vida de la gente y que mejoren la ciudad.

¿Más Madrid puede acabar convirtiéndose en un partido político que aglutine a los que salen de Podemos?

Más Madrid es una candidatura, es una plataforma abierta, que tomará la fórmula jurídica de partido instrumental, lógicamente, porque hay que presentarse a las elecciones con esta forma jurídica. Pero es una candidatura que cuyo ámbito se ciñe en estos momentos a la Comunidad y a la ciudad de Madrid. Y que pretende con esta fórmula trascender las etiquetas de los partidos políticos y a las sopas de siglas que sabemos que son insuficientes para ganar y gobernar.

Los diferentes actores que forman Ahora Madrid ya plantean las dos candidaturas como un escenario plausible y del cual no debe hacerse ningún drama, ¿usted qué piensa en este sentido?

Coincido en que no hay que hacer ningún drama. El otro día cuando vimos en Telemadrid una encuesta que hace dos semanas decía que la candidatura de Unidos Podemos obtenía un 18%, y dos semanas después la fragmentación superaba en 1,8 puntos ese porcentaje, creo que es una buena noticia.

Estamos en un momento en el que la gente más que buscar grandes partidos que aglutinan a una buena parte de la sociedad, lo que buscan es una especialización de su voto. Una propuesta con la que se identifique realmente. Entonces, creo que en ese escenario la propuesta de fragmentación no es negativo, no lo ha sido para la derecha en Andalucía, tampoco entiendo que va a ser negativo para la derecha en Madrid, y no tiene por qué serlo para la izquierda, porque los votantes de izquierda y derecha no son diferentes.

¿Por qué se busca esa unidad entonces?

Porque hay un mantra que se repite, que es sobre todo emocional. Yo no vengo de esas tradiciones y por eso no me siento muy identificado. Creo que es una aspiración legítima de los militantes y también de muchos votantes, que quieren que se lo pongamos fácil. Pero la unidad no siempre es sinónimo de victoria.

¿Pero cree que es un tema de los votantes? Antes ha dicho que los votantes buscan otras cosa.

De los votantes y de una parte de la izquierda, sí. Pero fijémonos en Podemos. Cuando nació y se presentó a las europeas, obtuvo un resultado espectacular sin ir con Izquierda Unida. Y eso no quitó que IU consiguiera otro resultado espectacular. En 2015, en el 20D, Podemos e IU fueron por separado y obtuvieron un volumen de voto mucho mayor del que obtuvieron después el 26J.

Entonces, tenemos confianza en que esa unidad nos va a dar la victoria y a veces precisamente ocurre todo lo contrario. Estamos en una sociedad muy plural, estamos en un momento en el que las grandes mayorías se han roto, en el que los partidos hegemónicos no existen, el bipartidismo está en clara decadencia, y la estrategia más eficaz para gobernar es articular proyectos unitarios, que tengan una visión compartida y que después sean los votantes los que elijan, y una vez se produzca el resultado electoral tratar de buscar acuerdos.

Entonces está con los que defienden que puede ser una buena idea que haya dos candidaturas.

Si es una buena idea o no lo veremos en las elecciones, pero creo que no tiene por qué ser negativo, sino todo lo contrario. La clave es que deben ser candidaturas que superen el umbral de entrada del 5%. Si existiera una fragmentación de un montón de candidaturas que no fueran capaces de superar ese 5%, ahí si que habría un problema. Pero intuyo que una candidatura en la que esté Podemos e IU va a superar ese 5%. Y por tanto, nos tocará ponernos de acuerdo después.

José Manuel Calvo, concejal de Ahora Madrid.

José Manuel Calvo, concejal de Ahora Madrid. Olmo Calvo

¿Pueden Más Madrid y Podemos hacer campaña cada uno por su cuenta y pactar después de las autonómicas como si nada?

Creo que lo que compartimos todos, más allá del ruido que pueda surgir y la discrepancia, es que no queremos ni en la ciudad de Madrid, ni en la Comunidad, un gobierno del tripartito de la derecha, que sería un gobierno amparado por Vox, un partido de extrema derecha.

¿Pero si Podemos no se presenta en la ciudad de Madrid se pueden perder votos?

Si en la ciudad la candidatura alternativa a Más Madrid no llega al 5%, ahí sí que tendrá que asumir cada uno su responsabilidad. Quienes no han querido llegar a acuerdos, que por supuesto no ha sido Más Madrid. Más Madrid sigue abierto pero sin líneas rojas.

¿Entonces cree que lo conveniente es que Podemos e Izquierda Unida presenten una candidatura conjunta también en la ciudad?

No tengo un criterio claro, ni soy quien para decir si es mejor o peor. Lo que digo es que el escenario de fragmentación no me parece problemático siempre que las candidaturas que se presenten tengan opciones de superar el 5%. Si no tuvieran opciones, ahí sí me parecería problemático y sería una irresponsabilidad de todos aquellos que no quieran alcanzar el acuerdo.

¿Si no son capaces de entenderse dentro de un partido o de una plataforma ciudadana, cómo van a hacerlo en un Gobierno?

Muchas veces es más fácil entenderse a posteriori. Con el PSOE, por ejemplo, sería un error intentar unirse antes de las elecciones, las resistencias además serían de todo tipo. Pero una vez se den las elecciones, si suman los números, estoy convencido que no vamos a tener ninguna dificultad para formar gobierno con el Partido Socialista y evitar que gobiernen los del 'Paqui Pallá' [una de las sociedades que el PP usó para financiarse irregularmente según un informe de la Guardia Civil].

Y Errejón, ¿cree que acertó en la forma de plantear su nuevo partido?

Fue un gran golpe de efecto. Un golpe que despertó a un electorado que estaba adormilado y estaba decaído, que veíamos y contrastábamos con la gente de los círculos. Por cierto, que a raíz de ese anuncio se dejó de hablar de manera hegemónica de Vox, en todas las tertulias políticas. Empezamos a marcar discurso y a marcar mensaje. A partir de ahí, cada uno se puede sentir más o menos a gusto con la fórmula, pero la manera de presentarlo, de contarlo, fue un éxito de cara a lo que nos interesa: la gente que nos está viendo. Quizás no de cara a la interna de los partidos. Pero es que hay que hablar menos de eso y hablarle más a la sociedad.

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha