El control de los humos de los tubos de escape anunciado por Almeida está en vigor desde hace 30 años

El tráfico en Madrid se normaliza tras varias horas de atascos

El Ayuntamiento de Madrid ha avanzado algunas medidas de su futura Ordenanza de Calidad del Aire. Entre ellas está el control, por parte de la Policía Municipal, de los humos excesivos de los tubos de escape de los coches por falta de mantenimiento. Pero la iniciativa está incluida en la normativa municipal desde hace 30 años.

Almeida se abre a revisar el recorte de Madrid Central tras reunirse con la vicepresidenta Ribera

Almeida se abre a revisar el recorte de Madrid Central tras reunirse con la vicepresidenta Ribera

La Ordenanza de Calidad del Aire de 1985 ya recoge la potestad de los agentes municipales para inmovilizar los vehículos y sancionarlos. Una portavoz del área de Medio Ambiente y Movilidad, dirigida por Borja Carabante, asegura que estos controles no se realizan desde hace siete años y que la reforma de la ordenanza incluye un "nuevo procedimiento", que incluye la ITV, y la capacidad sancionadora.

"Los vehículos que expulsen emisiones excesivas en carretera podrán ser detenidos por la Policía Municipal o un agente de movilidad para que pasen el control de humos en la ITV. En caso de incumplimiento, podrán ser sancionados e incluso se podrá inmovilizar o retirar el vehículo", explican fuentes del área, que precisan que los agentes municipales pueden parar a los coches en los que se aprecie esta situación y requerir al titular a que pase la ITV. Los controles se endurecerán, como novedad, si está activado el protocolo anticontaminación por episodios de alta polución.

Hasta 2010 los vehículos que expulsaban excesivos humos eran obligados a pasar por unos Centros de Control de Vehículos que fueron cerrados en los años más duros de la crisis. El alcalde de Madrid era entonces Alberto Ruiz-Gallardón.

Denuncias tramitadas

En enero de 2017, la directora general de Sostenibilidad y Control Ambiental en la etapa de Manuela Carmena, Paz Valiente Calvo, confirmó que se estaban tramitando algunas denuncias desde el cierre de los centros, al contrario de lo que apunta el Gobierno municipal. Los agentes paran a los vehículos sospechosos, les piden la inspección técnica y, si no está en regla, se interviene el permiso de conducir hasta que pase los controles. La directora general también aportó datos concretos de las denuncias: 28 en 2015 y 48 en 2016.

"A partir de ese momento, se pidió a los cuerpos de policía municipal y de agentes de movilidad que si advertían la circulación en el término municipal de un vehículo con una emisión de humos excesiva, a juicio del agente, procedieran, por una parte, a verificar si el vehículo había pasado favorablemente la correspondiente inspección técnica y, por otra, en caso de que no lo hubieran hecho, intervenir el permiso de circulación del vehículo entregando en su sustitución un volante con los datos y concediéndose al titular del mismo un plazo para someterse a la inspección técnica", dijo en la Comisión de Medio Ambiente. Si el plazo no se cumplía, se tramitaba la denuncia y el precintado.

Una portavoz del área de Medio Ambiente matiza que no se levantaban denuncias sino "unos boletines ad hoc donde se incluían la dirección e instrucciones para llevar al vehículo al centro municipal, nunca a la ITV".

El PSOE denuncia que el Gobierno municipal está utilizando estos anuncios "con fines propagandísticos" y le ha pedido que "tome medidas concretas, inmediatas y eficaces contra la contaminación", según el edil Alfredo González. "La ordenanza ni siquiera ha empezado a tramitarse y es una cortina de humo y un lavado de cara ante los últimos retrocesos que, en materia medioambiental, practica este Gobierno", ha señalado González.

Etiquetas
Publicado el
2 de marzo de 2020 - 17:21 h

Descubre nuestras apps

stats