BiciMad reactiva su servicio con poca demanda: las bicicletas han vuelto, los ciclistas no

Estación de BiciMad en el barrio del Retiro

Las bicicletas públicas han vuelto al servicio público de alquiler de Madrid BiciMad, tras un mes suspendido por la pandemia. Durante sus primeras horas en funcionamiento ha sido más sencillo encontrar en las estaciones en las que se aparcan estos vehículos a trabajadores de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) –que gestionan la red– que a usuarios.

España se apunta a la defensa del uso de la bicicleta en la pandemia, tras semanas obviando su relevancia internacional

España se apunta a la defensa del uso de la bicicleta en la pandemia, tras semanas obviando su relevancia internacional

"En tres horas [circulando por diferentes bases] solo hemos visto a dos clientes", contaba uno de los dos profesionales que estaba supervisando a las 11 de la mañana el servicio que presta BiciMad en Atocha. Esta estación suele estar muy frecuentada en días laborables en los que el sistema opera con normalidad porque acumula viajeros de autobuses municipales, trenes nacionales y Cercanías. "Durante el tiempo que llevamos aquí habríamos visto a 15 o 20 personas retirando bicicletas, hoy no hemos visto a nadie", ha añadido.

"He escuchado en la radio que volvía a funcionar BiciMad, pero no he visto a nadie con las bicis", apuntaba un taxista, mientras limpiaba su coche en la rotonda de Atocha. A pesar de haber vuelto a las estaciones, muy pocas bicicletas públicas han recorrido las calles de la capital a lo largo de la mañana del miércoles. La actividad de las estaciones de BiciMad en Lavapiés, Puerta del Sol, Antón Martín, Retiro o Atocha ha sido muy parecida a la rutina actual de la capital, casi nula.

La imagen de bicis ancladas durante horas en las bases coincide con la situación actual de la capital, en la que las calles están casi vacías y la gran parte de sus comercios cerrados. El Ayuntamiento de Madrid ha constatado este jueves la reducción del uso, en un tuit el delegado de movilidad, Borja Carabante, informaba que este miércoles el servicio fue utilizado en 581 viajes, "lo que supone un descenso de demanda del 94,5% respecto a un día normal", ha añadido.

A primera hora del miércoles, los trabajadores de la EMT reconocían que habían hecho apuestas sobre estos datos, la mayor parte a la baja. "500 usos", vaticinaba uno de los profesionales que trabajaba a mediodía en Atocha – que se acercó mucho a la cifra real –, una cifra que supone el 5% de la media de viajes diarios registrados en febrero (11.000).

La reanudación del servicio se ha adaptado a la emergencia sanitaria actual. Desde el Ayuntamiento de Madrid informan en una nota de prensa de que la utilización de guantes es obligatoria en estos vehículos. Según explican, los agentes de movilidad y la policía municipal se encargarán de supervisar el cumplimiento de este nuevo requisito y advierten de que su vulneración puede acarrear una "sanción acorde" y "la retirada del abono de BiciMad.

Asimismo, en esta nota de prensa del Consistorio aseguran que desinfectarán por la noche las estaciones, y que en estas labores también contarán con "vehículos especializados" que se encargará de pulverizar todo el sistema. Este miércoles la reapertura se ha producido con el 50% de la flota y todas las estaciones abiertas. El 27 de abril planean que vuelvan a estar todas las bicicletas disponibles.

Las indicaciones con la nueva obligación de llevar guantes no son visibles para los usuarios ya habituados al servicio y que acuden a la estación para sacar y dejar la bicicleta. Solo figuran en la pantalla táctil con la que cuenta cada punto del servicio, a la que se suele acudir para realizar algún trámite que requiere más tiempo, como consultar estaciones disponibles o el estado del abono. De hecho, entre las indicaciones que ha distribuido el Consistorio recomiendan que se evite el uso de ese dispositivo electrónico para evitar contagios.

Uno de los pocos usuarios con los que se ha encontrado eldiario.es esta mañana circulaba sin esta medida de prevención y reconocía que "no sabía que había que llevar guantes". Ataviado con una mascarilla explicaba que en la mochila tenía un gel hidroalcohólico para desinfectarse las manos cuando dejase la bicicleta. "Solía coger la bicicleta al bajarme del tren en Atocha para seguir mi recorrido. Durante estos días he usado el autobús [porque BiciMad estaba cerrado] y he vuelto a la bici porque me parece más seguro", explicaba este comercial en la Cuesta de Moyano.

Otra usuaria, que ha optado por esta forma de transporte para desplazarse a las 10 de la mañana desde el inicio de la calle Alcalá a Goya, señalaba que el bajo nivel de tráfico actual le ha animado a iniciarse en los desplazamientos en bicicleta. "Hasta ahora no me atrevía a ir en bici porque me daba miedo circular junto a los coches. Agradezco que hayan abierto el servicio porque me permite ir y volver al trabajo de una forma más agradable, y así no tener que coger transporte público", apuntaba esta joven, a la que la policía municipal sí que ha advertido cuando estaba cogiendo este vehículo que tenía que usar guantes.

Frente a la estación de la Puerta del Sol, el vigilante de seguridad del edificio situado en el número 1 de la calle Alcalá, también reseñaba que a lo largo de la mañana no había visto usuarios en esa base. Él también es cliente de BiciMad y, aunque esta mañana no ha hecho uso de él para ir a trabajar por la rutina ya adquirida en las últimas semanas, indicaba que sí se plantea utilizar la bicicleta a partir de ahora. "Creo que es más seguro que el transporte público y además te ayuda a airearte al volver a casa", explica, aunque aclara que extremará las medidas de prevención y optará por limpiar con un paño húmedo en alcohol los manillares y el sillín antes de utilizar el vehículo.

La pareja de trabajadores de la EMT que estaban a mediodía en Atocha consideran lógico el bajón de demanda actual del servicio, teniendo en cuenta las medidas del estado de alarma, que era el primer día de su reanudación y el perfil de los desplazamientos que se registraban en días laborables. Según apuntan, desde el lunes hasta el viernes la calle Serrano –que cuenta en sus alrededores con más de una decena de estaciones– es la que solía acumular el mayor número de usos por la mañana. "En un día normal, Serrano tendría que estar lleno de bicis. Si tienes en cuenta que son zonas de oficinas, en las que seguramente estén teletrabajando, es normal que no haya desplazamientos a estas horas", apuntaba uno de los profesionales de BiciMad.

Colectivos ciclistas como Pedalibre han celebrado la reapertura de este servicio público, aunque también piden al Ayuntamiento la "creación de vías ciclistas provisionales en grandes avenidas" como una "medida indispensable para impulsar el uso de la bicicleta" durante la pandemia, como una movilidad sostenible y segura frente al contagio. Esta medida ya se ha desarrollado en grandes ciudades como Bogotá, Ciudad de México, Budapest, Berlín y Milán.

Etiquetas
Publicado el
22 de abril de 2020 - 22:06 h

Descubre nuestras apps

stats