La portada de mañana
Acceder
Felipe VI calla ante el intento de la extrema derecha de patrimonializar su figura
Familias de la concertada reniegan de la campaña contra la Ley Celaá
Opinión – Baladronadas a estribor, por Elisa Beni

Cuenta atrás para los frescos grafiteros de “Todo es felicidá”

Esta semana se ha instalado en el palacete de 1886 donde confluyen las calles Orellana y Campoamor el andamio para comenzar los trabajos de demolición de la intervención artística "Todo es felicidá", firmada por Jack Babilonidemolición de la intervención artística "Todo es felicidá", firmada por Jack Babiloni, que habían sido paralizados provisionalmente.

La intención del equipo de Manuela Carmena de conservarlos –el 24 de noviembre del pasado año emitían un comunicado en el que explicaban detalladamente los pasos que seguirían–, parece haber terminado en agua de borrajas y la propiedad restituirá el aspecto original de la fachada, tal y como establece la decisión judicial.

Como el edificio está protegido, la normativa obliga a preservar «los elementos que lo caracterizan y sirven de referencia para comprender su época, su estilo y su función». Dentro de esa premisa los contemporáneos dibujos de Jack Babiloni no tienen cabida y, con la técnica utilizada, no basta con pintar sobre los frescos en seco, sino que hay que picar hasta llegar al ladrillo.

El área de Desarrollo Urbano Sostenible, encargada de ejecutar la orden de retirada de las pinturas, recuerda que solicitó que se tuviese en cuenta la opinión de los vecinos del barrio de Justicia, para los que esta obra forma parte del barrio y es un importante atractivo turístico de la zona.

No obstante, los técnicos y expertos de la Dirección General de Intervención en el Paisaje Urbano y el Patrimonio Cultural del Área de Cultura y Deportes han determinado en su informe que los frescos carecen de singularidad e interés especial, por lo que no les corresponde protección alguna.

La reacción de Jack Babiloni

Jack Babiloni, autor de la obra "Todo es felicidá", se ha mostrado muy apenado con la noticia y ha expresado su malestar con los responsables municipales y autonómicos a través de su página oficial en Facebook, en la que también ha dado las gracias a los organismos internacionales y personas que le han apoyado la conservación de sus dibujos:



Desoyendo el clamor internacional de valoración de este emblema de Madrid, y tras 8 años de persecución institucional y política española hacia mi obra TODO ES FELICIDÁ (2008), ésta será, al fin, inminentemente DESTRUIDA con la anuencia del Ayuntamiento de Madrid y la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, dirigida por Paloma Sobrini.



Los gestores siempre pueden destruir obras de arte.



Los artistas siempre gestaremos, alumbraremos y cristalizaremos nuevas.



Vamos por ello.



GESTORES frente a GESTADORES.



Es la Historia del Arte.



Muchísimas gracias a todos los que desde 2008 habéis impulsado, promovido y apoyado la conservación de mi obra



Etiquetas
Publicado el
15 de abril de 2016 - 15:20 h

Descubre nuestras apps

stats