La portada de mañana
Acceder
El Gobierno amarra sus primeros Presupuestos con los socios de la investidura
La COVID aumenta la vulnerabilidad de las víctimas de violencia de género
Opinión - España sin eufemismos: la verdadera historia, por Rosa María Artal

Un 2015 lleno de cambios para Chueca y Salesas

2015 es año de elecciones municipales y por eso desde el Ayuntamiento trabajan a marchas forzadas por terminar todas las obras comprometidas antes del mes de mayo, justo a tiempo para cortar la cinta inaugural y mostrar a los madrileños lo mucho que trabajan por la ciudad. Por eso, los próximos meses las obras serán parte de nuestro día a día.

Entre los retos a los que se enfrenta la alcaldesa antes de dejar el Consistorio destaca el Área de Prioridad Residencial para los barrios de Universidad y Justicia, una de las grandes promesas de Botella que todavía está en el aire a pesar de haber afirmado que sería una realidad antes del final de la actual legislatura. Los interminables trámites burocráticos, la complejidad de la implantación del sistema de control de los accesos y la oposición de algunas asociaciones de comerciantes (en su mayoría de la zona de Gran Vía) parecen ser los motivos que pospondrán la puesta en marcha de estas ansiadas APR.

Lo que sí que está más que claro es que, al menos, el Ayuntamiento tiene intención de reformar gran parte de las aceras y calzadas de Chueca y Salesas, conceciéndole mayor protagonismo a los peatones respecto a los coches, y favoreciendo la transición hacia una futura APR. Para ello ha aprobado una nada despreciable partida presupuestaria de 1.500.000 euros con los que se mejorará la movilidad y la seguridad vial, ganando espacio peatonal y con la menor pérdida posible de plazas de aparcamiento, según fuentes municipales.

En la misma línea de mejora de las infraestructuras públicas, tras el desmontaje del Mercado provisional de Barceló está previsto que comiencen los trabajos de recuperación de los Jardines del Arquitecto Riberarecuperación de los Jardines del Arquitecto Ribera, un proyecto en el que han participado muy activamente los vecinos del barrio y al que se destinarán otros 1,5 millones de euros, que Ana Botella espera inaugurar antes de dejar su cargo y que completaría la remodelación del eje de Barceló, uno de los proyectos estrella del anterior alcalde, Alberto Ruíz-Gallardón.

Pero si hay un espacio cuyo futuro preocupa especialmente a los vecinos ese es la Plaza de la Villa de París, cuya fisonomía se ha visto totalmente alterada por las obras de ampliación de la Audiencia Nacional, que además de dejar sin plaza de aparcamiento a muchos vecinos ya se han cobrado sus primeras víctimas vegetales y amenazan con acabar con prácticamente la totalidad de árboles existentes en los puntos afectados por las obras, que seguramente terminarán siendo cortados en los próximos meses.

Sorprende enormemente que, a pesar de que las obras comenzaron allá por el mes de julio, oficialmente no se haya aprobado en la Junta de Gobierno de la ciudad (propietaria legítima del espacio) la modificación inicial del Plan General hasta mediados del mes de diciembre. Si bien se trata de un trámite meramente administrativo, lo lógico habría sido que se llevara a cabo antes de empezar los trabajos y no ya cuando las obras están más que avanzadas.

Una buena noticia que nos traerá este año es la inaguración de la nueva Escuela Infantil del complejo de Escuelas Pías de San Antón, que está previsto comience a funcionar para el curso 2015-2016, y en la que el Área de Familia y Servicios Sociales empleará 102.250 euros para su equipamiento.

Etiquetas
Publicado el
2 de enero de 2015 - 20:15 h

Descubre nuestras apps

stats