La portada de mañana
Acceder
El 8M llega entre la COVID, las tensiones en el feminismo y la crisis de cuidados
El juicio de la caja B ofrece a Bárcenas cumplir su amenaza más sólida al PP
Opinión – 8M, más feminismo ante un cambio histórico, por Lina Gálvez

La policía pone 1.100 multas por hacer botellón y consumir droga en el Dos de Mayo

Plaza del Dos de Mayo | Archivo SOMOS MALASAÑA

A veces, los vecinos de Malasaña tienen la sensación de que la plaza del Dos de Mayo "es un parque temático del desenfreno", tal y como la definía uno de ellos en una carta que se hizo viral el pasado verano después de ser publicada en Somos Malasaña. Para frenarlo, desde hace meses funciona un dispositivo disuasorio y policial contra el botellón del que ahora conocemos sus frutos en forma de 1.092 denuncias.

La cifra la ofreció hace unos días el concejal de Centro, Jorge García Castaño, durante la última sesión del pleno de la Junta de Distrito. Lo hizo en respuesta a una pregunta del PSOE, formulada por el vocal vecino Vicente Gómez: "¿Qué medidas está adoptando la Junta para evitar que se sigan organizando más botellones ilegales en la Plaza del 2 de Mayo?", era la cuestión.

García Castaño explicó que la Policía Municipal mantiene un dispositivo especial todos los viernes y sábados para evitar el consumo de alcohol en la calle. En lo que va de 2017 y fruto de estas actuaciones, los agentes han puesto ya 931 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública y 161 por consumo de estupefacientes. Las cifras concuerdan con las publicadas por este periódico en verano, cuando se observó un repunte en el número de sanciones en el distrito Centro.

Además y como medida complementaria, desde hace meses está en marcha un programa de Madrid Salud para la prevención del consumo de alcohol en la calle en las zonas del distrito donde el botellón se ha hecho fuerte. En lo que va de año se han pasado seis veces por la plaza del Dos de Mayo, donde colocan una carpa y ofrecen actividades individuales y de grupo para intentar frenar esta práctica, además de ofrecer información e incluso atención y tratamiento a los casos de más riesgo.

Además, estos equipos acuden a las tiendas del barrio para evitar que vendan alcohol a menores y les ofrecen colocar carteles con los lemas Yo no vendo alcohol a menores, Nos preocupamos por la salud de los adolescentes y La normativa vigente prohíbe la venta de alcohol a menores.

Juan

Si cogeseis la calculadora en vez de dejaros engañar por el informe del concejalucho

veríais que son apenas 80 denuncias mensuales. 20 denuncias semanales. 7 denuncias el jueves, 7 denuncias el viernes y 7 el sábado. Cada noche hay cientos de personas bebiendo, meando, haciendo grafitis y con música y altavoces sin ninguna presencia policial. Y cada vez va a peor. Y encima venden que hacen algo? Vaya sinvergüenzas. El barrio está que da pena verlo. Parecen los 70. Ya solo falta la heroína

Carlos

Muy cierto Juan, da verdadero asco el barrio en muchos, muchos aspectos. En cuanto al tema de la noticia he visto varias veces un coche de Policía aparcado en la plaza, pero daba la sensación de que, o bien estaba para terminar con posibles disturbios, o bien pensaban que su presencia bastaba para que no hubiera botellón. Nada más lejos. La situación era de auténtica coña: botellón con escolta policial.

Da la sensación de que mientras no haya mayores problemas se permite el botellón. Y es la única zona de Madrid donde existe realmente... Un policía municipal me confesó que los concejales se reúnen con las asociaciones de comerciantes (Triball máximo exponente y cáncer -en mi opinión- de la degradación de la autenticidad del barrio) y éstos les piden veladamente cierta permisividad dado el poder que tiene Don Dinero.
Etiquetas
Publicado el
30 de noviembre de 2017 - 08:23 h

Descubre nuestras apps

stats