eldiario.es

9

100 vigilias contra el cierre de urgencias médicas en Castilla y León

21 Comentarios

Encierro

Encierro de vecinos de Villarino de los Aires (Salamanca)

100 noches de vigilia en Castilla y León. Un tiempo en el que los vecinos de Las Arribes del Duero, en la provincia de Salamanca, se apostan ante el Centro de Salud de Villarino de los Aires, un municipio salmantino de casi mil habitantes, para tratar de impedir el cierre de las urgencias sanitarias del turno de noche (entre las 22 y las 8 horas), ordenado de forma verbal en octubre por la Junta de Castilla y León.

Es decir, que la decisión de María Dolores de Cospedal, por escrito, de cerrar urgencias médicas en pueblos de Castilla-La Mancha tenía precedentes.

En total, son 81 municipios de Castilla y León los que se han visto afectados por la decisión de su Gobierno regional de cerrar el servicio de urgencias nocturnas en 17 centros rurales, muchos de ellos en zonas de montaña que ralentizan, aún más, los traslados. Pese a las continuas protestas desde las zonas afectadas, el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, se ha mantenido firme en su decisión y la ha justificado en la baja utilización que se hace del servicio. “En algún caso no había sólo había un paciente por noche”, ha llegado a reconocer. Frente a eso, ha revelado que con el cierre se van a ahorrar 1,5 millones de euros.

Menos Ávila, las ocho provincias de Castilla y León han sido perjudicadas. En Segovia, han sido seis los Puntos de Atención Continuada (PAC) –como se les denomina de forma oficial- cerrados; y en Burgos, los de Oña y Pradoluengo; y en León, Tremor de Arriba y Quintanilla de Losada, son zonas muy afectadas por tener que ir a su centro de salud por carreteras de montaña y durante la noche.

Desde que el 15 de octubre se conociera en Salamanca la noticia, medio centenar de vecinos de Villarino de los Aires acude a su centro de salud, a las nueve y media de la noche, para pasar consulta médica. Con ello, se evita que las instalaciones se cierren y así, por lo menos, haya alguien de guardia.

En este caso, la Junta de Castilla y León ha decidido que sea Vitigudino el municipio que se quede de guardia. Dicen en el Gobierno regional que sólo hay una distancia de 34 kilómetros y que por tanto en menos de veinte minutos un médico podría llegar a Villarino de los Aires. Pero la realidad es otra. En condiciones normales, es decir, una noche clara y sin hielo ni nieve, serían 40 minutos por una carretera local, sin arcenes y con una señalización limitada. Y si las condiciones climáticas se complican, el tiempo sería superior.

Así, durante las primeras noches desde que la Junta ordenara el cierre de las urgencias médicas rurales murió una mujer de un municipio de la zona –Pereña de la Ribera-, aunque el Ejecutivo de Castilla y León se apresuró a desvincular el fallecimiento con que el centro de salud de Villarino –a seis kilómetros- ya tuviera la urgencia nocturna cerrada. Pero el alcalde de ese municipio, José Ortigosa (del PP), fue el que dijo que su pueblo había sido “el primero en sufrir las consecuencia de la imprudente, poco meditada e injusta decisión de cerrar las urgencias desde las 22.00 hasta las 8.00 horas en el Centro de Guardias de Villarino de los Aires desde el pasado 15 de Octubre”.

Este alcalde ha sido de los pocos que se ha atrevido a protestar contra la Junta de Castilla y León, también del PP. Incluso en una manifestación en Valladolid en contra de la medida de cerrar las urgencias médicas portó una cruz negra con el nombre de Mañueco, en referencia a Alfonso Fernández Mañueco, secretario general de su partido en esta región.

Alcalde de Pereña

El alcalde de Pereña (Salamanca), del PP, durante una manifestación en Valladolid

Y mientras tanto, y día a día, los vecinos han seguido acudiendo al centro de salud de Villarino para evitar que se cerrara. Así, durante cien noches.

Fernando es uno de los jóvenes de la zona que forma parte de la vigilia nocturna. “En la zona hay mucho miedo, mucha preocupación por ponerte enfermo” y dice que los vecinos se sienten “desprotegidos”.

Luis Falcón, portavoz de la Plataforma Arribes Quiere Vida, ha denunciado que la medida de la Junta “no busca ahorrar”, ni tampoco “una mejor gestión”. En su opinión, “la base de este ataque contra la Sanidad es el desmantelamiento del Estado de Bienestar y, como fin último, quién sabe si no la privatización de un derecho tan elemental como es a la salud y a la vida”.

El martes día 22, representantes de esta Plataforma y de los Ayuntamientos de Villarino y Pereña han reclamado que la Junta de Castilla y León convierta la decisión verbal de cerrar las urgencias médicas en una normativa escrita. Su intención, que la Justicia paralice lo que los políticos no han hecho.

Han sido cien días de protesta. Algunos de ellos han salido del pueblo para ir a Salamanca o a Valladolid para manifestarse. Ahora, esta Plataforma Arribes Quiere Vida busca unir esfuerzos en toda Castilla y León para evitar esta “tropelía”, como la ha calificado Luis Falcón. Y, mientras tanto, en cada manifestación, las calles de esta región se llenan de cruces negras, como señal de luto y de muerte.

Mientras tanto, vecinos y Gobierno regional están a la espera de la decisión de la Justicia, ya que, tal y como ha llegado a reconocer el consejero Sáez Aguado, su Consejería debe cotnestar a la Fiscalía de Castilla y León por una denuncia que interpuso la Federación castellano y leonesa Salud 24 horas.

Pero hasta que todo se resuelva, los vecinos de Villarino seguirán acudiendo a su centro de salud, todas las noches. De esta manera, y de forma provisional, el servicio de urgencias no cierra.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha