Materias primas biológicas y sostenibles para los futuros modelos de Skoda y Volvo

Skoda ha desarrollado una innovadora materia prima hecha de pulpa de remolacha para usarse en sus nuevos vehículos.

Las diversas tecnologías alternativas a la combustión interna no son el único camino que están transitando los fabricantes de automóviles para avanzar hacia unos procesos de producción cada vez más sostenibles. En estos días hemos sabido, por ejemplo, que dos marcas como Skoda y Volvo tienen la intención de utilizar materiales más ecológicos en el interior de sus modelos, y que concretamente la firma sueca se propone abandonar el empleo de cuero en los suyos, en aras del bienestar animal.

La checa, por su parte, ha desarrollado una innovadora materia prima hecha de pulpa de remolacha y está investigando en otro material basado en la especie de planta de caña miscanthus. Ambos podrían usarse en el habitáculo  de los nuevos vehículos de Skoda en el futuro, para los revestimientos de las puertas y las incrustaciones decorativas del salpicadero, entre otros elementos. Utilizando un Octavia fabricado ad hoc (en las imágenes), la marca muestra la amplia gama de posibles aplicaciones de los nuevos materiales.

Johannes Neft, responsable del Comité Ejecutivo de Desarrollo Técnico de Skoda Auto, explica: “Nuestro objetivo es desempeñar un papel pionero en el ámbito de la sostenibilidad. Estamos adoptando un enfoque holístico de esta cuestión y abordando mucho más que las emisiones de CO2 de nuestra flota de vehículos; por eso nos centramos también en la investigación y en la utilización de materiales de origen ecológico e investigamos, por ejemplo, cómo podrían utilizarse en el futuro materiales como las fibras de coco o la cáscara de arroz”. 

Sobre el nuevo material, creado en colaboración con la Universidad Técnica de Liberec, la marca del Grupo VW usa un proceso especial para teñir la pulpa de la remolacha azucarera y crear todo tipo de diseños para el interior. El producto se obtiene directamente de la ciudad de Dobrovice, no muy lejos de su sede en Mladá Boleslav, para evitar las largas cadenas de suministro y optimizar la huella de CO2. 

Por su parte, Volvo acaba de anunciar que, a partir del C40 Recharge, todos sus modelos nuevos 100% eléctricos estarán libres de cuero en el habitáculo, “por una postura ética en favor del bienestar de los animales”. Como para 2030 la totalidad de su producción será exclusivamente eléctrica, todos los vehículos de la marca estarán desprovistos entonces de este material de origen animal.

Antes de eso, en 2025, la compañía prevé que el 25% de los materiales empleados sean reciclados y de origen biológico, ya que aspira a convertirse en un negocio completamente circular para 2040. Como parte de sus planes de acción climática, también tiene como objetivo que todos sus proveedores inmediatos, incluidos los de materiales, usen energía 100% renovable para 2025.

En lugar de opciones de interior de cuero, Volvo ofrecerá alternativas sostenibles de alta calidad y provenientes de fuentes biológicas y recicladas. Por ejemplo, Nordico, un nuevo material interior que consiste en textiles hechos de material reciclado como botellas de PET, material bioatribuido de bosques sostenibles en Suecia y Finlandia y corchos reciclados de la industria del vino. Este material hará su debut en la próxima generación de modelos de la marca de Gotemburgo.

Esta seguirá contando con opciones de mezcla de lana de proveedores certificados para abastecerse de manera responsable, pues Volvo busca garantizar la trazabilidad completa y el bienestar animal en su cadena de suministro de lana.

También pretende reducir el uso de productos residuales de la producción ganadera comúnmente utilizados dentro o en la producción de plásticos, caucho, lubricantes y adhesivos, ya sea como parte del material o como producto químico de proceso en su producción o tratamiento.

Un Octavia 'abierto en canal'

Volviendo a Skoda, a la unidad del Octavia fabricada ex profeso para su investigación se le han retirado el suelo y el panel lateral derecho con el fin de dar a los diseñadores e ingenieros una visión sin obstáculos del interior. Aquí es donde procesan los nuevos materiales y prueban su tacto y ajuste para tener una idea precisa de cuáles de ellos son adecuados en vehículos de producción en serie. Los paneles de las puertas y los pilares del coche están acabados con tejido a base de miscanthus, y en los paneles de las puertas y el salpicadero se emplean virutas de remolacha.

La firma checa ha diseñado su producción de modo que sea lo más sostenible posible. Así, el 30% de las fundas de los asientos de la selección de diseño Lodge para el Skoda Enyaq iV están hechas de lana virgen al 100%, que está certificada de acuerdo con los estrictos requisitos de la empresa Woolmark. El 70% restante del tejido es de poliéster procedente de botellas de PET recicladas.

Las fundas ofrecen un tacto único y garantizan un confort de asiento excepcional. También Skoda presta especial atención a la producción de cuero sostenible; por ejemplo, el cuero de color coñac de la Design Selection ecoSuite está curtido con un extracto de hojas de olivo. 

Otra opción para el uso de materias primas renovables es el combustible regenerativo HVO, al que se convertirán los motores diésel de los vehículos de Skoda a partir del año modelo 2022. El HVO puro, ya disponible en Suecia y Finlandia, se produce a partir de diversas fuentes renovables. El uso de estos combustibles puede reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero hasta en un 90%.

Etiquetas
Publicado el
27 de septiembre de 2021 - 16:28 h

Descubre nuestras apps

stats