eldiario.es

9

REGIÓN DE MURCIA

¿Qué les pasa a los ricos?

Rechazan, odian, saben contagiar el odio y consiguen la adhesión a través del reparto de sus migajas. Por eso hay una clase obrera que los apoya, amén de otras personas

Decenas de personas vuelven a protestar contra el Gobierno en Madrid

Decenas de personas vuelven a protestar contra el Gobierno en Madrid EFE

Pues les pasa lo de siempre. Una inmensa mayoría piensa que porque tienen dinero pueden hacer lo que consideran oportuno y que nadie les puede obligar a nada. Son los enriquecidos los que dicen a los demás lo que tienen que hacer, sean quienes sean.

Dicen en su interior: "¿Cómo que nosotros no podemos ir a la playa a nuestros chalets con nuestros lujosos coches? ¡Ni virus ni leches! Nosotros estamos por encima de cualquier situación". Con su dinero han hecho lo que han considerado siempre, con prepotencia y soberbia. Creen que su dinero está por encima del virus, piensan que este virus no va con ellos, que el problema es que hay un Gobierno de izquierdas que odian y lo quieren doblegar porque lo consideran ilegítimo.

Quieren el poder absoluto. Con lo fácil que sería ver cómo están el resto de los países con el coronavirus, igual que nosotros y con gobiernos de distinta ideología, pero el todopoderoso dinero ciega el pensamiento y los sentimientos de caminar todos juntos para salir adelante, lo que va a costar horrores.

No entienden del bien común ni de la dignidad humana porque su pensamiento y su sentimiento es que son los superiores. Han sido seleccionados para mandar y gobernar: son los elegidos y hasta algunos creen que son los elegidos de Dios. Solo existe su libertad y su seguridad. No existe la libertad de los demás ni la seguridad de los demás. Por eso se manifiestan poniendo en peligro la contención de este maldito y chantajista virus e, incluso, la salud de la propia policía que tiene que ir a controlarlos.

Pedirles responsabilidad social es un imposible. Sus deseos superficiales y de clase alta, como se consideran, tienen que ser cumplidos y satisfechos. El dinero enloquece y anula la inteligencia y creen que el resto de la gente les debe obediencia, sumisión y pleitesía. Son las élites sociales y económicas, acostumbradas, por ley no escrita, a privilegios, a comprar todo con el dinero. Vayan donde vayan todos son parabienes y reverencias y servidumbre. Los enriquecidos no tienen que esperar, la espera es para los demás. Les funciona <>.

Estoy pensando en los miles de sanitarios y sanitarias y demás personal que ven las manifestaciones con horror porque saben que van a suponer un nuevo rebrote y que son ellos los que volverán a las UCIS porque hay gente rica que quiere ir a El Cortés Inglés, jugar al golf o desplazarse a cualquier parte de nuestra geografía. Más enfermos, más muertos. Si hasta han querido que desparecieran los aplausos de las ocho de la tarde de agradecimiento y de apoyo mutuo por las caceroladas contra el Gobierno porque no aceptan lo que conlleva la democracia. Hay una pintada que tiene mucha razón: “Lo sanitarios curando, los ricos contagiando”. No entienden del sufrimiento de los demás, solo quieren satisfacer sus caprichos.

Me imagino que dirán: "¿Nosotros no podemos ir a playa, a nuestras mansiones, porque estamos en la fase 0 y los de Murcia se pueden mover entre municipios porque están en la fase 1?" Pensarán que es intolerable. No piensan en el coronavirus. Hablan como si no existiera, como si hubiera desaparecido, negando la evidencia de que si no somos prudentes y responsables, todo lo conseguido, que ha sido mucho, se puede retroceder.

Demasiado dolor, demasiadas vidas rotas y trastocadas, demasiados miedos e incertidumbres, demasiado problemas sociales y económicos, para que esa gente, que se considera el ombligo del mundo, lo tenga en cuenta. El dinero que tienen no sirve contra el virus y cómo no se cansan de repetir los virólogos: estamos minusvalorando la capacidad de contagio de este virus, como si al virus le importara algo el dinero. El único freno es nuestra responsabilidad personal y social y la investigación científica. El único freno a las consecuencias sociales es la solidaridad y la justicia social.

A los ricos y ricas les pasa que piensan que todos les pertenece, que son dueños de todo, que son dueños de nuestro país, que  solo ellos tienen el derecho pleno de ciudadanía, que son los que pueden decir quien es patriota o no. La exaltación de la bandera es la exaltación del fanatismo y el fundamentalismo de los que se consideran “los exclusivos” y excluyen a los demás, todo los demás somos enemigos.

España no existe, la pluralidad y las diferencias no existen. España solo es la España de sus intereses, deseos y necesidades de lujo y confort; el resto no forma parte del país. Rechazan, odian, saben contagiar el odio y consiguen la adhesión a través del reparto de sus migajas. Por eso hay una clase obrera que los apoya, amén de otras personas.

Son enemigos de los servicios públicos, del trabajo digno, de contribuir al bien común, de los impuestos justos, de proteger a la gente. Solo aceptan el estrictísimo asistencialismo. No aceptan la alteridad, la reciprocidad,  los derechos humanos. No hay más vida que la suya y la de los suyos, a los demás nos exigen sumisión y obediencia, ya seamos políticos, religiosos, jueces o sindicalistas. Porque, según dicen, todo se compra, todo se vende y, han visto, tristemente, que funciona en muchas ocasiones, aunque no siempre.

Al odio no hay que responder con el odio, a la violencia no hay que responder con la violencia, a la codicia y avaricia no hay que responder con el egoísmo y sálvese quien pueda. Hay que responder con las convicciones profundas, con las actitudes de la dignidad humana y, aunque suene a un imposible y una tremenda ingenuidad, con el deseo de la conversión de estos corazones endurecidos en corazones de respeto a todos los seres humanos y a la naturaleza.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha