Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Israel se prepara para una ofensiva en Rafah mientras el mundo mira a Irán
EH Bildu, una coalición que crece más allá de Sortu y del pasado de ETA
Opinión - Pedir perdón y que resulte sincero. Por Esther Palomera

Guardias civiles de tráfico en Navarra se plantean cruzar la “pasarela” y hacerse forales cuando se haga efectiva la transferencia

Imagen de un control de la Guardia Civil en Navarra

Rodrigo Saiz

0

Tal y como han acordado María Chivite y Miquel Iceta esta semana, en el segundo semestre de este año Navarra y el Estado firmarán la transferencia de Tráfico y Seguridad vial a la comunidad foral que ya habían acordado previamente Uxue Barkos y Pedro Sánchez en 2018. Con la firma, Navarra asumirá las competencias, si bien no será hasta dentro de unos años cuando la Policía Foral sea la única encargada del control de las carreteras, una labor que hasta ahora comparte con la Guardia Civil.

La falta de efectivos humanos en un cuerpo policial autonómico de apenas unos 1.000 efectivos imposibilita en estos momentos que la Policía Foral pueda asumir una competencia de calado como es la de Tráfico. El Gobierno de Navarra ya ha diseñado un calendario a cinco años vista, como adelantó la presidenta María Chivite en una entrevista en elDiario.es para reforzar al cuerpo de la policía autonómica con nuevos efectivos a través de ofertas públicas de empleo.

El Ejecutivo foral tiene además la intención de activar una “pasarela” que viene recogida en la Ley de Policías de Navarra aprobada en 2018 para que agentes de tráfico de la Guardia Civil pueda pasar a desarrollar las mismas funciones en el cuerpo de la Policía Foral de manera legal. Una opción en principio atractiva para el Gobierno navarro, que consigue efectivos formados en la materia y conocedores de la geografía navarra, y también para aquellos agentes del instituto armado que ya estén arraigados en la comunidad foral y no quieran ir a un nuevo destino.

Tendrán que ser Navarra y el Ministerio del Interior los que negocien cuántos agentes podrán cruzar la pasarela para pasar a ser funcionarios autonómicos, y además tendrán que resolver las diferencias en el modelo de escala salarial de ambos cuerpos y algunas situaciones particulares como el derecho a una vivienda del que gozan una parte del cuerpo del instituto armado.

Según ha podido saber este periódico son varios los agentes de la Guardia Civil que desarrollan las labores de tráfico en Navarra los que se están planteando cruzar la pasarela para poder quedarse en la comunidad foral. Desde la Agrupación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) apuntan que son sobre todo agentes que ya llevan más de 20 años en Navarra y que no quieren irse destinados a otra comunidad o quedarse en Navarra pero ejerciendo otras labores, lo que les obligaría a tener que volver a realizar cursos de formación.

Una vez se firme el traspaso de las competencias, el Gobierno foral se pondrá en contacto con los alrededor de 300 agentes de tráfico que el instituto armado tiene en Navarra para saber cuántos estarían dispuestos a pasar al cuerpo autonómico. Según las primeras estimaciones del Ejecutivo foral serían necesarios al menos 150 nuevos agentes para que la Policía Foral pudiera asumir las labores de tráfico con garantías.

Etiquetas
stats