eldiario.es

9

Euskadi quiere ser salida del Tour de Francia

La carrera francesa llegó a San Sebastián por vez primera en 1949, alcanzó Vitoria en 1977, repitió Donostia en 1992 y homenajeó a Indurain en 1996

Tour de Francia de 1949 en San Sebastián

Tour de Francia de 1949 en San Sebastián KUTXA FOTOTEKA

El Tour de Francia partirá en 2019 de Bruselas, en 2020 de Niza y en 2021 de Dinamarca. Euskadi negocia con la empresa organizadora (ASO) poder acoger la 'grand départ' en "2022 ó 2023". Así lo ha anunciado este lunes el lehendakari, Iñigo Urkullu, aprovechando la visita del presidente de la mancomunidad de municipios vascofranceses, Jean-René Etchegaray, que es también alcalde de Baiona. El objetivo es que a la salida de la carrera ciclista por etapas más popular le siga una etapa que acabe en Iparralde. 

Por el momento, no hay más detalles. La iniciativa se enmarca de un protocolo de colaboración más amplio entre el Gobierno vasco y la nueva entidad institucional que aglutina a los territorios de Lapurdi, Zuberoa y Behe Nafarroa y que abarca otras materias como infraestructuras o atención de refugiados. La única pista ofrecida por Urkullu y Etchegaray es que la idea es que sea una ruta "compartida entre Hegoalde e Iparralde".

No sería la primera vez que la centenaria carrera hacia una incursión al sur de la frontera de Irún. En 1949, el francés Louis Caput ganó la novena etapa de la ronda francesa, que unía Burdeos con San Sebastián. Ni siquiera sería novedoso que el Tour arrancara en Euskadi dentro de su política de expansión internacional. Ocurrió en 1992, cuando un especialista como Miguel Indurain daba al Banesto el prólogo de arranque, también en San Sebastián. Los tres primeros días de aquella edición que ganó el propio navarro circularon por carreteras vascas. Pocos años después, en 1996, Indurain recibió un homenaje tras haber ganado cinco ediciones consecutivas y vio el Tour llegar a Pamplona.

La incursión más grande, sin embargo, tuvo lugar en 1977, cuando el Tour completó una larguísima etapa iniciada en el Bearn y con meta en Vitoria, sede entonces del mítico equipo Kas, en cuya fábrica se instaló la llegada. Uno de los mejores de todos los tiempos, el flamenco Eddy Merckx, formaba parte de aquel pelotón dentro de las filas del Fiat. Fue su última carrera en España. La caravana llegó con 42 minutos de retraso porque justo en la frontera un grupo llamado Herritarrak colocó un artefacto explosivo que causó algunos heridos y mucho caos.

Lógicamente, la presencia del Tour en Iparralde es una constante, especialmente por su cercanía con uno de los dos puntos clave de la carrera, los Pirineos. Baiona ha acogido más de 30 veces llegadas de la ronda francesa, como también ha habido metas en Biarritz o Hendaya. La primera etapa pirenaica de la historia, celebrada en 1910, acabó precisamente en la costa vasca. En 2018, asimismo, la contrarreloj decisiva se disputó en Ezpeleta. El galés Geraint Thomas ratificó su 'maillot' amarillo y Tom Dumoulin se llevó la etapa. El éxito de público fue una evidencia.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha