eldiario.es

9

Uno de cada cinco vascos recurre a los psicofármacos

Desciende el consumo de estos medicamentos bajo prescripción médica, mientras aumenta su uso sin receta.

Los tranquilizantes, como sedantes, hipnóticos y ansiolíticos generan más problemas de abuso que cualquier otro.

Los psicofármacos ayudan a combatir la depresión.

Los psicofármacos ayudan a combatir la depresión.

La crisis económica y la situación de incertidumbre ha contribuido a que estén más presentes que nunca los medicamentos conocidos como psicofármacos, encaminados a aliviar la ansiedad y la depresión. Uno de cada cinco vascos de 15 a 74 años consumió el año pasado en algún momento al menos uno de estos tres psicofármacos:  tranquilizantes, somníferos y antidepresivos. Son los datos que refleja el informe Euskadi y Drogas 2012, elaborado por el Departamento de Salud del Gobierno vasco por medio de encuestas domiciliarias. El informe, que se hace cada dos años, permite conocer la extensión del consumo de las diversas sustancias en la comunidad autónoma, identificar las principales pautas de consumo y observar su evolución.

En el caso de los psicofármacos, La prevalencia de uso más elevada corresponde a los tranquilizantes (los ha utilizado al menos en alguna ocasión un 16,4% de la población), seguidos de los somníferos (8,5%) y de los antidepresivos (6,6%). ¿De qué manera ha evolucionado el consumo de psicofármacos por prescripción facultativa a lo largo de los últimos años? El informe muestra que no se ha producido un incremento en las tasas de consumo de estas sustancias. Por el contrario, si parece haberse producido un incremento importante en el uso de este tipo de medicamentos sin receta médica. Por ejemplo, en lo que se refiere al consumo reciente (en el último año) de tranquilizantes, psicofármacos y somníferos la prevalencia de uso habría pasado del 0,5% en 2006 al 1,1% en 2012.

Los tranquilizantes, como sedantes, hipnóticos y ansiolíticos, generan más problemas de abuso que cualquier otro. Según los especialistas, ayudan a combatir la ansiedad, pero no deben convertirse en una solución eterna. "Son un buen remedio durante un tiempo determinado y para un problema concreto, siempre bajo prescripción médica. Cuando la ansiedad se borra con psicofármacos, los problemas no se resuelven y las personas son incapaces de adaptarse a las exigencias de la vida".

Crece el uso de sustancias dopantes

La Encueta de Adicciones de Euskadi incluye también en su cuestionario preguntas relativas al uso de sustancias dopantes. En total, el número de consumidores experimentales de esta sustancia supera los 13.000. De ellos, algo más de 3.000 –el 0,2% de la poblacion- habrían consumido alguna de estas sustancias en el último año y 2.300 –el 0,14%- en el último mes.

La edad media de inicio en el uso de estas sustancias se sitúa en los 26 años. Del total de consumidores de sustancias dopantes, el 7,8% solo ve perjuicios en su consumo y el 14,6% más perjuicios que beneficios. El 6,6% considera que su uso tiene tantos perjuicios como beneficios, el 12% más beneficios que perjuicios y el 35% considera que el uso de este tipo de sustancias únicamente tiene beneficios.

Desde el punto de vista evolutivo, se produce entre 2010 y 2012 un incremento importante –en términos relativos- del porcentaje de personas que señala haber consumido alguna vez en su vida una sustancia de este tipo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha