eldiario.es

9

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

ENTREVISTA | Carmen Bernabé, teóloga

"Son razones culturales las que siguen negando a las mujeres la plena participación en la Iglesia"

"Hay que poner los abusos sexuales en manos de la Justicia, porque no son solamente un pecado, son también un delito"

"La Iglesia debe replantearse el celibato obligatorio"

"Las mujeres seguimos siendo tratadas como menores de edad a perpetuidad en la Iglesia"

"La Iglesia española debe hacer un esfuerzo y recoger los retos que, lo mismo que le plantearon los obreros en el siglo XIX, hoy plantean las mujeres y los jóvenes"

"El proceso de secularización en el norte de España es enorme"

La teóloga y profesora de la Universidad de Deusto Carmen Bernabé

La teóloga y profesora de la Universidad de Deusto Carmen Bernabé. Miguel M. Ariztegi

Carmen Bernabé es una estudiosa de la Biblia, profesora de Teología en la Universidad de Deusto. Su discurso renovador aúna cristianismo, crítica constructiva y actualidad.  Acude al Foro Gogoa para hablar de los primeros cristianos, pero aborda en esta entrevista cuestiones candentes en el seno de la Iglesia de hoy, como el sacerdocio de la mujer, los abusos sexuales y la secularización acelerada de la sociedad española.

Directora de la Asociación Bíblica Española, que reúne a todos los biblistas de España y algunos de Latinoamérica, se reivindica como “teóloga feminista”, y considera que la Iglesia tiene “un poquito de ceguera” a la hora de abordar los retos que los tiempos le plantean.

Los abusos sexuales, y también la forma de abordarlos, hacen mucho daño a la reputación de la Iglesia. Esta pasada semana hemos visto, sin embargo, cómo el Obispado de Bilbao ha revelado y denunciado un posible caso ante los tribunales por iniciativa propia. ¿Es un paso en la buena dirección?

En principio sí. Hay que ponerlo en manos de la Justicia, porque los abusos sexuales no son solamente un pecado, son también un delito. La Iglesia necesita analizar las causas profundas del tema, y quizá afrontar otros problemas que tiene que resolver. Debe dar pasos valientes.

¿Como la conveniencia del celibato, por ejemplo?

Sí, el celibato obligatorio, el clericalismo, el corporativismo, educar en un gueto… hay diferentes problemas que se deben abordar. Son complejos, pero es necesario.

El desapego de la sociedad a la Iglesia es creciente, lo dicen los datos publicados por el CIS si se comparan en series históricas. ¿Qué puede hacer la Iglesia para frenar o incluso revertir esta tendencia? ¿Está la jerarquía eclesial cada vez más desconectada de sus bases? ¿Debe ser capaz de incorporar nuevos discursos?

En España el sentimiento de desafección por la Iglesia y la secularización es creciente y preocupante y, dentro de ella, es mayor en unas autonomías que en otras; sobre todo la secularización en el norte de España es enorme, mucho más que en otros países de Europa o América. Las razones son varias: políticas, históricas, sociales. La Iglesia española debe hacer un esfuerzo y recoger los retos que, lo mismo que le plantearon los obreros en el siglo XIX, hoy plantean las mujeres y los jóvenes. Hay nuevas perspectivas de estudio que además se hacen con intención de aportar, y no de derribar. Creo que hay un poquito de ceguera en algunos momentos y en algunos sectores.

¿Complica la renovación de discursos la insistencia de la Iglesia en asuntos como la prohibición del aborto o los desprecios a los homosexuales?

Efectivamente, creo que centrase excesivamente en esos temas y en la moral sexual, normalmente con un tono condenatorio, olvidando otros aspectos esenciales del mensaje del Evangelio como buena noticia de liberación y humanización, es un error a corregir, como ya lo advirtió el mismo papa Francisco.  Incluso en temas de moral sexual, las posiciones y las razones de expertos moralistas abarcan posiciones diversas y son mucho más matizadas en sus razones y argumentos. El Magisterio teológico es también parte del Magisterio eclesial que no siempre se tiene en cuenta.

Asimismo, la Iglesia no puede prescindir del 50% de la realidad eclesial, que son las mujeres. Y aunque es verdad que no todas piensan lo mismo, si las mujeres participaran con voz y voto en pie de igualdad la Iglesia saldría ganando, porque integraría la experiencia de vida, otros lugares.

 ¿Su propuesta incluye que la mujer pueda ser ordenada, dar misa y acceda a cargos de relevancia en la jerarquía católica? ¿Es un debate que se debe abrir ya?

Karl Ranher, uno de los grandes teólogos del siglo XX, escribió un artículo dando las razones por las que él no veía razón alguna en la Escritura para negar el acceso al ministerio a las mujeres. Un artículo que fue silenciado por ciertos medios. Tampoco hay razones que no sean culturales en la Tradición eclesial. La gran mayoría de los creyentes así lo cree (y este sensus fidei es uno de los aspectos a tener en cuenta en la Fe de la Iglesia, pero no suele hacerse).

Son razones culturales las que están en la base de que hoy se siga negando a las mujeres la plena participación en la comunidad, lo que supone participar también en los lugares de decisión de su marcha y organización en el más alto nivel. Las mujeres estamos ahí por representación, al igual que las mujeres del siglo I estaban representadas en la ciudad por el cabeza de familia. Nosotras no podemos representar, ni decidir, ni dirigir. Es algo anacrónico y un poco injusto decir que es voluntad de Dios. Las mujeres seguimos siendo tratadas como menores de edad a perpetuidad en la Iglesia.

La teóloga y profesora de la Universidad de Deusto Carmen Bernabé.

Es Fundadora de la Asociación de Teólogas Españolas y aplica una perspectiva de género en sus estudios bíblicos. ¿Qué quiere decir?

La asociación de Teólogas surgió porque en aquellos años 90, el panorama español en la reflexión teológica sistematizada desde el punto de vista de la mujer era un erial, mientras en Europa y USA llevaban ya décadas de reflexión y producción en teología feminista.  Quiso ofrecer un lugar de investigación, estudio, diálogo y visibilización de esa realidad, algo que se ha logrado en estos 25 años. El tema ya no es extraño en España. La perspectiva de género que

La teología feminista no es lo mismo que la teología de la mujer ni teología femenina. La teología feminista toca todos los temas, pero desde el punto de vista de las experiencias de las mujeres que se han hecho conscientes de que pertenecer al sexo femenino ha condicionado de forma negativa su existencia, su posición en la comunidad eclesial, en el discurso teológico. Y desde esa conciencia y esa experiencia humana y espiritual de mujeres se hace teología, es decir, se reflexiona la fe cristiana y la forma en que esta incide en la existencia.  La teología feminista tiene un aspecto político, en su sentido más original, pues pretende una forma diversa de organizar la comunidad y vivir las relaciones hacia dentro y hacia fuera.

Un libro de la teóloga y profesora de la Universidad de Deusto Carmen Bernabé.

Un libro de la teóloga y profesora de la Universidad de Deusto Carmen Bernabé. Miguel M. Ariztegi

¿Está invisibilizada la mujer también en la Iglesia?

Si. Una de las primeras tareas que hizo la Teología feminista, como lo han hecho la perspectiva feminista en otras ciencias, fue recuperar la historia invisibilizada de las antepasadas y sus aportaciones

¿Podría poner algunos ejemplos?

Las mujeres discípulas de Jesús, de las cuales no se suele hablar. Se habla solo de María, la madre de Jesús. Pero entre quienes acompañaron a Jesús de Nazaret en el anuncio del tiempo nuevo había mujeres de las que el Evangelio da listas (en orden que indica su importancia): María Magdalena (que no fue una prostituta sino una discípula de primera hora, testigo y receptora de la primera aparición del Resucitado, lo que la legitimaba para hablar con autoridad). Junto a ella, Salomé; María la de Santiago. Después está Junia, de la cual se dice que era apóstol; Febe, que era patrona y diácono. Teresa de Jesús, que se quejó del comportamiento de los varones y le tacharon el escrito -se ha descubierto hace poco-. Sor Juana Inés de la Cruz, una religiosa mexicana que por obediencia tuvo que renunciar a toda su biblioteca. No se veía bien que una mujer leyera y estudiara. La lectura y el estudio en las mujeres siempre han sido consideradas acciones peligrosas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha