El desinterés español

Protesta ante la Embajada de Cuba en Madrid este martes.

14

Durante años, una de las personas más activas e interesadas en los derechos humanos en Cuba en Bruselas fue un eurodiputado checo. Edvard Kozusnik, que se hizo famoso por viajar de Praga a Estrasburgo en bicicleta para su primera sesión en 2009, organizaba charlas, entrevistaba a disidentes y reunía a periodistas europeos para hablar del asunto. Casi nunca había eurodiputados españoles en aquellas reuniones. 

No le importaban las peleas entre partidos españoles y allí sólo se hablaba de Cuba, los cubanos y qué estaba haciendo la UE. Su visión era conservadora, pero no parecía tener interés en arrear a algún colega checo con el tema.

Sin duda también había y hay eurodiputados españoles genuinamente interesados en el respeto de los derechos humanos en lugares donde España tiene alguna capacidad de influencia. Pero lo más habitual es que Cuba fuera y sea una excusa más de reproches entre partidos con debates baldíos de poco impacto para la isla y sus habitantes. 

En los cuatro últimos años, lo que tienen en común las posiciones de España, la UE e incluso Estados Unidos es, de hecho, el poco efecto en la vida de los cubanos y en el avance hacia la democracia. 

Lo más parecido a algo fue el cambio de política de Barack Obama para aligerar el embargo y aumentar la comunicación entre Estados Unidos y Cuba. Philip Brenner, uno de los mayores expertos en las relaciones entre los dos países, cree que eso sí tuvo impacto y se tradujo en algunos pasos, aunque tímidos, en Cuba hacia la democracia y la apertura económica. El detalle de hasta qué punto esto funciona es el tipo de debate productivo y serio para los interesados en la cuestión que tan poco se escucha, en cambio, en España. 

Sin duda, es descorazonador ver a los líderes políticos enzarzados en la definición del régimen cubano mientras la mayoría muestra poco interés en una isla con lazos de inmigración, historia y lengua con España. Parece que esto no existe y sólo cuenta la voz de las grandes empresas que tienen hoteles y otros negocios en Cuba. 

Quienes observan sorprendidos el debate a estas alturas son quienes sufren la falta de libertades básicas -la de verdad, no la que se traduce en quedarse en casa viendo series mientras los sanitarios se juegan la vida por salvar la de los demás-. Es el caso de Carlos Manuel Álvarez, periodista y escritor cubano, un joven que no puede estar más lejos de la caricatura fácil y cada vez más falsa del cubano mayor y rico de Miami. Carlos Manuel le decía a Javier Biosca en esta interesante entrevista: "La izquierda tiene que hacer una revisión de su altar sentimental y actualizarlo para proponer verdaderamente una posibilidad de futuro".

Cuesta entender cómo la falta de libertades, la persecución de homosexuales, las detenciones arbitrarias, la ausencia de elecciones o el corte de comunicaciones pueden estar en ningún altar. 

Pero más allá de las frases rimbombantes que tanto gustan a políticos y tertulianos parece que el debate en España es baldío. 

El limitado interés de cualquier gobierno español por los asuntos internacionales y más si suponen impulsar un cambio o una molestia para empresas constructoras, hoteleras o telefónicas hace dudar de que España vaya a tener influencia ahora o en el futuro en una transición democrática en Cuba. Tampoco hay especial interés por los migrantes cubanos que llegan ahora por rutas peligrosas. 

Edvard hace tiempo que no es eurodiputado y seguro que hay algún otro apasionado por Cuba por motivos que trascienden la pelea partidista nacional. Pero me pregunto si alguno es español. 

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2021 - 21:53 h

Descubre nuestras apps