Crónica del debate parlamentario sobre el bosón W

Pedro Sánchez dando por muerto el modelo estándar.

14

El nerviosismo se palpaba en los pasillos de acceso al hemiciclo minutos antes del inicio de la sesión parlamentaria. Aunque los grupos no se habían pronunciado al respecto, se daba por sentado que el reciente descubrimiento de la masa del bosón W sería objeto de polémica entre los partidos. 

El primero en tomar la palabra fue el presidente del Gobierno. Pedro Sánchez aseguró en tono solemne que la desviación de siete sigmas con respecto a la predicción establecida por el modelo estándar de la física de partículas no es sino un espaldarazo cósmico al progresismo. “Esto demuestra que la sociedad está abierta a los cambios”, proclamó. “En los últimos años los españoles hemos superado una dura crisis económica y una pandemia. Ahora nos enfrentamos al derrumbe del modelo estándar, y lo haremos como siempre hemos hecho: juntos”.

La portavoz del PP, Cuca Gamarra le replicó con dureza, atribuyendo la nueva masa del bosón W al pensamiento único que trata de imponer el progresismo. “El modelo estándar es lo que es, señor presidente, no lo que a usted y a sus socios de gobierno les gustaría que fuese. La desviación de siete sigmas, además de fantasiosa, no es más que un síntoma de lo que la izquierda trata de hacerle a este país, al mundo y a la teoría cuántica de campos. Desde el PP no vamos a aceptar improvisaciones que pongan en riesgo los principios fundamentales del universo”.

Más duro aún se mostró el líder de Vox, Santiago Abascal. En su grupo, el descubrimiento del acelerador de Batavia, Illinois, es percibido como otra agresión de la globalización cultural que trata de arrebatar a los españoles su autonomía decisoria. “Lo importante aquí es si vamos a quedarnos de brazos cruzados mientras los americanos nos dictan las leyes que rigen el universo”, dijo el líder de la formación de extrema derecha. “¿Acaso nosotros no pintamos nada? ¿Acaso es usted incapaz de defender nuestros bosones, los bosones españoles, que son, se lo recuerdo, los más antiguos del mundo?”

Pablo Echenique, portavoz de la coalición de izquierdas y físico de formación, subió al estrado para defender la legitimidad del descubrimiento y animar a la población española a construir, desde la unidad, un nuevo principio fundamental. “Si algo nos demuestra este experimento es que lo muy pequeño puede cambiarlo todo. Pocas cosas hay más humildes que un bosón. Y, sin embargo, sin la unión solidaria de las partículas de tipo bosónico, no habría sanidad pública, ni un sistema educativo igualitario, ni gravedad”.

El parlamentario del PNV, Aitor Esteban, se felicitó por un descubrimiento “que los vascos”, dijo, “hacemos nuestro”. Acto seguido, se lamentó de que Euskadi tenga las manos atadas a la hora de replantear el modelo estándar y pidió al gobierno que acelerase el trasvase competencial de las interacciones fundamentales, pendiente desde la firma del Estatuto de Gernika en 1979.

Los independentistas catalanes, por su parte, anunciaron su propia teoría cuántica de campos, que será presentada el próximo sábado en un acto de la Asamblea Nacional Catalana con actuaciones de Dyango y Albert Pla.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats