Un refugio en los bosques

Los árboles de la Amazonía "inhalan" menos carbono en las sequías, según los expertos

El cambio climático amenaza con convertir una buena parte de España en desierto. Lo dice el Ministerio de Medio Ambiente del poco verde Gobierno de Mariano Rajoy así que algo de peligro sí que debe haber. Pocas imágenes son más contrarias a un desierto que un bosque. Hogar que centuplica la biodiversidad. Ecosistema diverso y rico. Esenciales para la vida. Cruciales para asegurar que la humanidad tenga agua, en la definición de la FAO.

Los bosques, las auténticas masas de árboles, además, prestan un servicio climático impagable al tragarse los gases que los humanos se empeñan en lanzar a la atmósfera en una carrera hacia la autodestrucción. Y se quedan con gran parte de ellos. Detienen su funesto poder invernadero. Los bosques. Allí donde crecen sanos ayudan a esos mismos humanos a adaptarse al cambio climático que ya se deja sentir.

Y entonces. ¿Por qué son los grandes olvidados? Y no se trata de un olvido retórico. Es contante y sonante: en dólares y euros que se dedican a otras cosas. De hecho, los estados invierten 39 veces más fondos en actividades que deforestan que a la protección de los bosques. En España, tenemos más de un tercio del suelo forestal sin árboles. Los bosques españoles no llegan a ocupar una tercera parte del territorio en el que podrían crecer. Donde ofrecerían todos esos regalos beneficiosos: cobijo, almacén de dióxido de carbono, alimento, lluvia, agua...¿seguimos?

Renunciar a los bosques es olvidarnos de nosotros mismos. Es abandonar la conexión con la tierra y con lo primario. Darle la espalda a la propia esencia humana. Y lo peor es que esta renuncia es selectiva. Porque a lo que no parece que se renuncie es a la dimensión económica de los árboles. Una señal sobre esto: la Comisión Europea ha consignado que los bosques españoles que ocupan zonas protegidas están, en general, en un estado poco favorable. Y, por otro lado, constata que bastante de lo que se ha venido repoblando ha sido con fines comerciales. Los números dicen que hay más árboles en España. ¿Más bosques?

Los bosques no son plantaciones de árboles. Da igual de pinos o eucaliptos. Esa idea hay que desterrarla por más que ofrezcan luego algunos beneficios contables. Esas plantaciones, por ejemplo, son pasto fácil de las llamas en incendios cada vez más pavorosos. Otro efecto del cambio climático. Los incendios. Entonces sí que los bosques están presentes en el imaginario colectivo. Quien más o quien menos se ve concernido por ellos. Pero luego, poco a poco, volvemos a la casilla de salida.

Y la casilla de salida está cada vez más lejos si, de verdad, hay un deseo de que el cambio climático no se lo lleve todo por delante. Wangari Maathai fue una mujer keniana que ganó el Premio Nobel de la a Paz en 2004. Maathai había tenido la visión de que los bosques serían la palanca con la que promover la igualdad de las mujeres, conseguir un progreso sostenible y un desarrollo más humano. Se le atribuye la plantación de 47 millones de árboles en su cinturón verde africano. Al mundo y a España le hacen falta muchas Wangaris Maathai: la mujer árbol.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats