eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La falta de grupo parlamentario deja a IU en una situación económica "complicada"

La coalición contaba con las subvenciones del Congreso para devolver el dinero del buzoneo electoral y mantener su estructura: ahora tendrá que poner en marcha un "plan de viabilidad real"

La organización, inmersa en un proceso asambleario, enfrenta también problemas internos por la presencia de sus diputados gallegos y catalanes en el grupo de Podemos-En Comú-En Marea

56 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Garzón urge a empezar las conversaciones sobre el programa y confía en que la oferta de PSOE y Podemos sea "sincera"

Alberto Garzón y Sol Sánchez, en el Congreso de los Diputados.

Izquierda Unida afronta el proceso asambleario que debe dirimir el futuro de la coalición con problemas internos directamente relacionados con los malos resultados electorales del pasado 20 de diciembre. Uno económico, tras confirmarse que IU-UP no tendrá grupo en el Congreso de los Diputados y, por tanto, acceso a las subvenciones. Otro político, tras la constatación de que sus diputados en las confluencias catalana –Joan Mena y Fèlix Alonso– y gallega –Yolanda Díaz– integrarán el grupo confederal Podemos-En Comú-En Marea. Dos asuntos vitales que están siendo abordados esta semana por los órganos de la coalición.

La Mesa del Congreso confirmó este martes lo que ya muchos daban por hecho en IU. El órgano, en el que PP y Ciudadanos tienen mayoría, desestimó reconsiderar su rechazo al grupo parlamentario técnico que habían pedido con ERC y Bildu. La semana pasada PP y Ciudadanos sorprendieron al vetar la propuesta de las tres formaciones en lo que venía siendo una práctica habitual en las Cortes y ante la estupefacción del propio presidente del Congreso, Patxi López. A la negativa de la Mesa se suma el "veto explícito" por parte de Podemos que denunció Alberto Garzón y que el partido de Pablo Iglesias desmiente.

Los dos diputados de IU, Garzón y Sol Sánchez, acabarán, en cualquier caso, en el Grupo Mixto sin pasar previamente por un grupo constituido. Esto impedirá que la coalición recupere el dinero invertido durante la campaña electoral. 2,5 millones de euros que ahora engrosarán la deuda que arrastra la coalición y que suma alrededor de ocho millones. En total, más de 10 millones de euros, según la responsable de Finanzas de IU, Lola Sánchez. A esto hay que añadir el coste de personal de la coalición que asumía el Congreso a través de los puestos técnicos y de asesoría que tienen los grupos.

Sánchez explica a eldiario.es que "la situación es compleja" y que no les queda más remedio que hacer un ajuste en el presupuesto. "Los ingresos se verán reducidos en un 40%", asegura. IU pondrá en marcha de forma inminente un "plan de viabilidad real" que supondrá un "ajuste de las partidas". Entre otras medidas están las que afectan al personal a sueldo de la organización y que ronda la treintena de personas.

La responsable de Finanzas de IU recuerda que buena parte de la deuda existente es previa a la llegada de la actual dirección en 2009 y que proviene especialmente del gasto que se hizo en 1999 y 2000, cuando la coalición sufrió una serie de batacazos electorales que mermaron, como ahora, los ingresos. Eso sí, la estructura de aquella época era mucho mayor que la actual. "Hemos amortizado mucha deuda de entonces", insiste Sánchez. "Nuestro objetivo ahora es garantizar que podemos seguir haciendo política", zanja.

Las relaciones con Galicia y Cataluña

A los problemas económicos se suman los políticos. La ausencia del grupo y sus consecuencias pone de relieve otra vez la extraña circunstancia de que los diputados de IU estarán separados esta legislatura en el Congreso. Por un lado, Alberto Garzón y Sol Sánchez. Por el otro, los tres representantes de la coalición en las confluencias catalana y gallega.

A lo largo de esta semana, la dirección federal de IU está manteniendo contactos con los representantes de EUiA y de Esquerda Unida. La intención, según fuentes consultadas por eldiario.es, es establecer un protocolo de colaboración que permita contrarrestar el bajo perfil político que tendrán Garzón y Sánchez durante la legislatura. IU-UP compartirá presencia en el Grupo Mixto, entre otros, con Compromís. La formación valenciana, que ha rechazado integrarse en el grupo plurinacional de Podemos, tiene cuatro diputados.

Fuentes de la coalición aseguran que es necesario "abrir una etapa de distensión" y rechazan las opiniones "minoritarias" que exigen a los diputados gallegos y catalanes que abandonen el grupo Podemos-En Comú-En Marea para integrarse el el Mixto con Garzón y Sánchez.

Un extremo que desde las organizaciones gallega y catalana rechazan. Los motivos son similares. Por un lado están los acuerdos suscritos para dar a luz En Marea y En Comú. En ambos se anteponía la unidad de la candidatura; es decir, tomar una decisión conjunta y asumirla también en conjunto.

Existen además dos circunstancias particulares. Galicia afrontará en 2016 unas elecciones autonómicas. La fecha prevista es otoño pero podría darse un adelanto en función de cómo evolucione la política nacional. Esquerda Unida y Anova pusieron en marcha en 2012 Alternativa Galega de Esquerdas, que se convirtió en apenas unos meses en la tercera fuerza política. El pasado mes de diciembre, En Marea (donde ambas organizaciones sumaron a Podemos) logró la segunda posición. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha apelado en público a que En Marea repita para las autonómicas, incluso contra la opinión del líder del partido en la comunidad. En Galicia están convencidos de que repetir la candidatura podría darles el acceso a la Xunta.

En Cataluña Ada Colau ha lanzado un proceso para convertir En Comú Podem en una fuerza política estable y organizada. No se conoce el formato que adquirirá, aunque todo apunta a que el resultado se conocerá antes de final de año. EUiA apuesta claramente por ir a este proceso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha