Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Feijóo busca encajar su campaña entre PSOE y Vox con mensajes ambiguos
La desesperada búsqueda de los familiares de los miles de desaparecidos en Gaza
OPINIÓN | 'Las monjas de Belorado y Europa', por Antón Losada

Castilla y León es la única Comunidad que paga la vivienda de su presidente

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el vicesecretario general de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado; y la presidenta de la Comunidad de Madrid,Cristina Cifuentes,c., durante el XVI Congreso del PP de Madrid, en el que Cristina Cifuentes será proclamada nueva presidenta la formación.

Laura Cornejo

Desde que accedió a la presidencia de la Junta de Castilla y León, en 2001, Juan Vicente Herrera, ocupa una vivienda oficial que paga el gobierno regional. Herrera, que presume de austeridad y la impone, vive en la ‘milla de oro’ de Valladolid, en un piso de 200 metros cuadrados y dos plazas de garaje en la Acera de Recoletos, frente al Campo Grande. Se trata de un caso único. Ninguna otra Comunidad sufraga la vivienda de su presidente. Es más, las residencias ‘presidenciales’ en propiedad se han ido desocupando paulatinamente. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Feijóo, sí dispone de vez en cuando de la residencia oficial de Monte Pío, en las afueras de Santiago, si bien siempre se ha resistido a ocuparlo.

El que la Junta alquilase un piso ‘presidencial’ fue una imposición de José María Aznar cuando aterrizó en la Junta de Castilla y León en 1987. En el imponente piso con vistas al pulmón de la ciudad, el Campo Grande, se instaló junto a su mujer, Ana Botella, durante dos años. Fue en ese corto periodo de presidencia, cuando nació su tercer hijo, Alonso. Quien asistió a Botella fue el exalcalde y entonces ginecólogo en ejercicio, Javier León de la Riva.

Tras su marcha, el piso fue ocupado por Jesús Posada, Juan José Lucas y finalmente por Herrera en 2001. El uso de un piso presidencial no responde a razones operativas: está a unos 15 minutos en coche de la sede de Presidencia, en un barrio de la zona sur de Valladolid. Tampoco a razones de seguridad, puesto que se trata de un edificio residencial en el que no hay control de acceso.

En el portal de transparencia de la Junta es imposible localizar el gasto total del alquiler y los suministros, que forman parte de los presupuestos generales de la Comunidad. Eldiario.es preguntó tanto al gabinete de prensa de Presidencia como al director de Comunicación sobre la suma total que se abona año a año pero, como viene siendo habitual, no hubo respuesta. El portal inmobiliario Idealista da una idea aproximada de lo que cuesta un piso de características similares al del presidente en la Acera de Recoletos, unos 2.000 euros mensuales sin contar con las dos plazas de garaje, la luz o el gas.

Quien tampoco contesta a eldiario.es es el presidente del PP de Castilla y León, alcalde de Salamanca y, en teoría, futuro candidato a la presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien declinó pronunciarse. El líder del PSOECyL, Luis Tudanca, tiene claro qué haría si alcanzase la presidencia de Castilla y León: “Los políticos tienen que pagarse de su bolsillo su vivienda. Yo no ocuparía el piso, me gustaría seguir viviendo en mi casa. Hay que estar conectados a la realidad y ocupar un piso pagado por la Junta desconecta”, aseguró. En el mismo sentido se pronunció el responsable de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández: “La respuesta es sencilla: no. Es una de las cosas que hay que empezar a cambiar, son ‘detalles’ que no se pueden permitir”, zanjó.

Desde Ciudadanos la respuesta no fue tan tajante: “Decidir dónde reside el próximo presidente de la Junta no es una prioridad para Cs. No lo es en abril de 2018 y me cuesta pensar que lo vaya a ser cuando podamos gobernar en mayo de 2019. Tenemos como prioridad construir una alternativa de gobierno para generar oportunidades en Castilla y León en los próximos años. Pero si llegado el día el tema está encima de la mesa, creo que será necesario valorar qué justificación se da a esa situación, si responde a motivos de seguridad u operatividad porque esa sería la única justificación posible para su uso”, declaró su portavoz en las Cortes, Luis Fuentes.

Mucho más claro lo tiene el procurador de IU-Equo, José Sarrión, que descubrió que es ‘vecino’ del presidente Herrera. Sarrión, con residencia habitual en Salamanca en un piso de alquiler, es arrendatario de otra pequeña vivienda de 60 metros cuadrados y “viejita” cerca del piso presidencial, con una renta de 450 euros. “Obviamente, no ocuparía el piso de Acera de Recoletos”, afirmó a la vez que recordaba que “por estatutos, ningún militante de IU puede cobrar de la política más de tres salarios mínimos interprofesionales”.

El procurador de Unión del Pueblo Leonés, Luis Mariano Santos dio otra explicación por la que no ocuparía el piso que pagan todos los castellanos y leoneses: “Por las características de mi partido, UPL propugna una autonomía de la región leonesa (León, Zamora y Salamanca), nosotros nunca podríamos ser presidentes de una Comunidad en la que no creemos)”, precisó. La presencia de UPL en las Cortes, matizó, tiene como objetivo “trabajar para cambiar el actual marco territorial”. “Y hasta que eso suceda, defendemos los intereses de la región leonesa, que es el único sitio donde nos presentamos. UPL no se presenta en las provincias castellanas”, comentó.

El piso presencial le parece un “privilegio”. “Creo que a los políticos se nos paga lo suficiente como para no tener que utilizar residencias oficiales y públicas. Sólo lo podría entender por razones de seguridad y creo que ese no es el caso”, aseveró.La necesidad o no de pagar un piso al presidente nunca se ha discutido ni se ha puesto en cuestión. De hecho, algunos de los políticos consultados por eldiario.es desconocían que se estuviese abonando el alquiler con cargo a los presupuestos de la Comunidad.

Etiquetas
stats