Los paquetes con material pirotécnico fueron enviados desde Valladolid por alguien aún sin identificar

Imagen de la zona donde se encuentra la empresa de fabricación de armamento Instalaza, tras recibir este miércoles una carta de similares características a la que ha explotado esta mañana en la embajada de Ucrania en Madrid. EFE / Toni Galán.

Pedro Águeda


52

La Comisaría General de Información ha concluido que los cinco envíos con material pirotécnico a la Embajada de Ucrania y otros organismos públicos, así como a una empresa de armamento, fueron realizados desde Valladolid aunque aún se desconoce la autoría. En un informe remitido a la Audiencia Nacional el viernes por la tarde, los agentes aseguran que todos los envíos “parecen corresponder al mismo origen” aunque todavía no han avanzado en identificar al autor o autores, informan fuentes fiscales.

La Policía Nacional interceptó el pasado 24 de noviembre en el Palacio de La Moncloa “un envío con material pirotécnico” que iba dirigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Se trataría del primero de los cinco envíos aludidos, si bien este envío pasó desapercibido y no fue puesto en conocimiento de la Audiencia Nacional hasta después de que se supiera del resto de envíos.

El primer paquete del que se tuvo constancia fue recibido el miércoles en la embajada de Ucrania en Madrid causando heridas leves a un funcionario cuando lo manipulaba. Hubo un segundo en la empresa de fabricación de armamento zaragozana Instalaza y después se recibió otro en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid). Este último envío iba dirigido al Centro de Satélites.

El jueves, el filtro de la Embajada de Estados Unidos detectó un cuarto paquete con material pirotécnico y esa misma mañana, el Ministerio de Defensa informó del quinto artefacto. El control de seguridad fue quien detectó la carta incendiaria, que contenía un dispositivo diferente al resto, según informó el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez.

Ayer viernes, la Embajada de Ucrania en Madrid volvió a recibir un paquete sospechoso, pero en este caso no contenía un artefacto pirotécnico sino el ojo aplastado de un animal y sangre del mismo. Los investigadores vinculan este último envío con otros realizados a otras sedes diplomáticas de Ucrania desde un país extranjero y lo desvinculan de los artefactos pirotécnicos que investiga la Audiencia Nacional.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats