El policía de la caja B del PP pide al juez de Kitchen la documentación incautada en casa del chófer de Bárcenas

El que fuera chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos, a su salida de la Audiencia Nacional tras declarar hoy como investigado. EFE/Rodrigo Jiménez/Archivo

El policía al cargo de la investigación de la caja B del PP ha solicitado al Juzgado de Kitchen diversa documentación entre la que se encuentra la obtenida en una diligencia reciente, el registro del domicilio del antiguo chófer de los Bárcenas. Pese a que la pieza Kitchen no se encuentra bajo secreto, el juez del caso, Manuel García-Castellón, acordó que el registro del domicilio y la posterior declaración de Ríos Esgueva no tuviera publicidad.

En un informe policial, al que ha tenido acceso elDiario.es, el inspector jefe Manuel Morocho reclama "los documentos intervenidos en los que se concreten actuaciones relacionadas con la operación sobre Luis Bárcenas, como por ejemplo la generación de un disco duro con información por parte de él mismo y de Andrés Gómez Gordo, dentro del contexto en el que se producen los hechos objeto de investigación".

El contenido de ese "disco duro", que no ha sido encontrado en los registros a los implicados en la trama, tendría "muertos de miedo" a los responsables del partido, según unas de las anotaciones manuscritas que Rosalía Iglesias, la mujer de Bárcenas, hizo tras visitarle en prisión.

Sobre su contenido, Anticorrupción se hizo eco en un escrito, a partir de una grabación incautada a Villarejo.  "El n dicha conversación, ambos (Villarejo y el chófer) hablan sobre la problemática del Partido Popular con Bárcenas y la posesión que éste tendría de material comprometedor para los altos dirigentes de dicho partido político Mariano Rajoy Brey, María Dolores de Cospedal García y Javier Arenas Bocanegra". 

Ese disco duro es una de las incógnitas del caso Kitchen. Los policías han negado al juez su existencia asegurando que los documentos obtenidos en el operativo se limitan a notas de la propia Iglesias y al contenido de los teléfonos sustraídos por el chófer y entregados al comisario Enrique García Castaño.

Ese material de los teléfonos, otro incautado en casa de Villarejo sobre los donantes del PP Alfonso García Pozuelo y Joaquín Molpereces, así como los mensajes depositados ante notario por Francisco Martínez y las declaraciones de los comisarios implicados en el espionaje son también reclamados por el inspector jefe para incorporar a la causa de la caja B.

No en vano, alega el policía, se trata de información que los policías, bajo el presunto mandato del ministro del Interior y de su segundo, pretendían "sustraer" a la causa de la caja B, que Morocho sigue investigando en la actualidad y de la que recientemente ha obtenido nuevos indicios que vinculan adjudicaciones de administraciones gobernadas por el PP con donaciones a su contabilidad paralela.

Etiquetas
Publicado el
27 de noviembre de 2020 - 13:39 h

Descubre nuestras apps

stats