El PSOE contiene la respiración ante las próximas horas de Esquerra

Pedro Sánchez y Carmen Calvo durante el segundo día del debate de investidura en julio.

El PSOE contiene la respiración en las horas clave para que la investidura de Pedro Sánchez salga adelante el 30 de diciembre, tal y como desean en Moncloa. "El Gobierno no ha renunciado para nada a lograr la investidura antes de final de año", aseguró la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, este viernes. Pero para eso en el Ejecutivo eran conscientes de que debían superar una serie de hitos esta semana, el principal, la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre la inmunidad de Oriol Junqueras conocida este jueves y el congreso de ERC que se celebra el sábado 21.

El Gobierno confía aún en una investidura inminente y pide a ERC que no convierta la sentencia europea en un obstáculo

El Gobierno confía aún en una investidura inminente y pide a ERC que no convierta la sentencia europea en un obstáculo

Con el 19 y el 21 de diciembre pintados en rojo en el calendario de los equipos negociadores, PSOE y ERC estaban ultimando los detalles del acuerdo para que los trece diputados republicanos se abstengan y faciliten tanto la gobernabilidad como los primeros presupuestos del hipotético bipartito. La intención era activar la vía rápida para que el debate de investidura comenzara el 27 de este mes y concluyera con la investidura de Sánchez con la mayoría simple de los votos la víspera de Nochevieja.

Para Moncloa el plan sigue intacto a pesar de que ERC anunció que paralizaba las conversaciones hasta recibir un gesto del PSOE en forma de escrito de la Abogacía del Estado en favor de sus intereses respecto a la causa de Junqueras, después de que el Tribunal de Luxemburgo concluyese que el Supremo vulneró los derechos políticos del líder de Esquerra por no tener en cuenta la inmunidad que derivaba de su condición de eurodiputado. El margen para que la investidura pueda celebrarse en segunda votación todavía el 30 de diciembre obliga a que el escrito de la Abogacía tenga que presentarse en el Tribunal Supremo el lunes –los cinco días hábiles que da Luxemburgo para responder expiran el 2 de enero–. "Pasamos el bache [de la sentencia del TJUE] y estamos esperando a lo de mañana de ERC [el congreso], pero se mantiene un optimismo prudente", señalan fuentes socialistas.

Fruto de la falta de información dentro del partido, en sus filas hay quienes no son tan optimistas y ven complicado el margen –Meritxell Batet convocaría como tarde el Pleno el martes por la mañana y los republicanos deberían avalar el acuerdo el lunes–. "Dudo que sea", admite un miembro de la Ejecutiva. "No creo que dé tiempo para el 30", dice otro destacado dirigente.

Los ojos de los socialistas miran este fin de semana a Barcelona, donde ERC culmina su proceso congresual. "Hay que esperar a que terminen su congreso", dice una de esas fuentes consultadas que considera que hay que dejar a los republicanos "tranquilos" ante ese cónclave. No obstante, los socialistas aspiran a que lo sorteen sin grandes dificultades y que, a partir de ahí, puedan pisar el acelerador. Es lo que Sánchez trasladó a algunos presidentes autonómicos socialistas en la ronda de llamadas del pasado martes.

Todas las esperanzas del PSOE están puestas en Oriol Junqueras, que sigue preso en Lledoners, la cárcel desde donde se dirigirá la mañana del sábado a la asamblea del partido que preside. El líder de ERC pidió tras conocer la sentencia del jueves que siguieran las negociaciones en una entrevista a Catalunya Ràdio. Los socialistas esperan que en las próximas horas mantenga ese discurso y que este cale frente a los sectores más duros del partido.

"Estas negociaciones para nada se van a ver obstaculizadas en su camino final por lo que al PSOE se refiere. El propio Junqueras afirma que las negociaciones han de seguir", expresó la portavoz del Gobierno Isabel Celaá, quien antes de realizar esa afirmación dejó claro que no era su ánimo hacer de vocera del dirigente de ERC para evitar nuevos roces con la formación independentista, que ya escenificó un gran enfado con los socialistas después de que José Luis Ábalos se mostrara "convencido" en una entrevista de que sus interlocutores han renunciado a la "unilateralidad".

"En el encuentro político entre dos partes como PSOE y ERC no se atisban obstáculos habida cuenta de que el PSOE está de acuerdo con continuar trabajando el camino político y ERC, por lo que acabo de leerle a Junqueras, también", ha enfatizado la portavoz del Consejo de Ministros. No obstante, las palabras del exvicepresidente catalán se produjeron antes de que la dirigente Marta Vilalta diera por suspendidas las reuniones con el PSOE.

"¿Manda más que Junqueras?", se pregunta un socialista para restar importancia a las palabras de la portavoz catalana. A la intervención de Junqueras este sábado le dan máxima relevancia los socialistas. "Tiene toda la autoridad moral", dice otra de las fuentes consultadas.

El PSOE mantiene los dedos cruzados a la espera de que ERC culmine su cónclave sin sorpresas y con un perfil bajo para evitar que descarrile el acuerdo que está prácticamente hecho. Los de Sánchez no se salen del discurso en pro del diálogo para solucionar el "conflicto político" Catalunya. "¿Ahora que deberíamos seguir un camino político lo vamos a judicializar?", se ha preguntado Celaá sobre la posición de ERC respecto a la inmunidad de Junqueras: "El Gobierno continúa con el objetivo claro de continuar con las conversaciones políticas, con las negociaciones, buscando espacios de encuentro en el ámbito político". No hay plan B, insistió Celáa, dando a entender que la otra opción es la convocatoria de unas terceras elecciones generales.

Tanto o más que al congreso, los socialistas aguardan también a la respuesta que pueda dar ERC al escrito que presente la Abogacía del Estado. El Gobierno insiste desde el mismo jueves en que los letrados de la Administración harán un análisis riguroso del fallo de Estrasburgo, antes de posicionarse ante el Tribunal Supremo. El tiempo que se está dando la Abogacía del Estado contrasta con la respuesta inminente de la Fiscalía, que tres horas después de recibir el fallo de Luxemburgo respondió alegando que este no cambia nada y pidiendo la inhabilitación de Junqueras. De la respuesta de la Abogacía del Estado –y de la valoración que de ella haga Esquerra– depende que Sánchez todavía esté a tiempo de ser investido presidente esta semana y de que en el año nuevo eche a andar la primera coalición de la democracia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats