Vargas Llosa utilizó una empresa offshore para canalizar sus derechos de autor y la venta de sus propiedades

El escritor peruano Mario Vargas Llosa habla hoy, lunes durante la presentación de su serie "Mario Vargas Llosa una vida en Palabras", en la capital mexicana. EFE/Sáshenka Gutiérrez

El escritor Mario Vargas Llosa tuvo una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas, un paraíso fiscal, a través de la que canalizó sus ingresos por derechos de autor y la venta de algunas de sus propiedades. La compañía, Melek Investing, se creó cinco años después de que ganara el premio Nobel de literatura y estaba valorada en 1,1 millones de euros, según los documentos de los Pandora Papers.

El 'paraíso' de los Legionarios de Cristo: 295 millones de euros en empresas offshore

El 'paraíso' de los Legionarios de Cristo: 295 millones de euros en empresas offshore

La investigación periodística, en la que han participado 150 medios de 117 países, entre ellos eldiarioAR, bucea en los secretos financieros de 35 jefes y exjefes de Estado, de más de 330 funcionarios públicos y de un amplio abanico de artistas, deportistas y empresarios de más de 90 países. En España, los medios que integran el consorcio son El País y La Sexta y apuntan a irregularidades de mandatarios en activo como el presidente de Chile o el primer ministro de República Checa, personalidades como Julio Iglesias, Shakira o Pep Guardiola, y revelan por ejemplo que Corinna Larsen quiso dejar al rey Juan Carlos el 30% de un fondo de inversión hispano-saudí.

En lo referente a Vargas Llosa, la información recoge que el escritor creó en 2015 la empresa offshore ayudado por el despacho OMC. Según publican La Sexta y El País, la filtración de los Pandora Papers ha revelado un documento de ese año en el que él accede a ser director de la compañía que tenía como objeto canalizar fondos procedentes de "royalties (derechos de autor) recibidas por sus escritos" y también gestionar ingresos derivados de la venta de varias propiedades en Londres y en Madrid.

El escritor ha reconocido que creó esa empresa pero ha asegurado que la cerró en 2017 y que informó de su existencia a la Hacienda española.

No es la primera vez que Vargas Llosa aparece vinculado a una offshore o tiene problemas con el pago de sus impuestos. En 2018 El Confidencial publicó que la Agencia Tributaria le reclamaba 2,1 millones de euros por impago de impuestos en España, ante lo que el escritor solicitó una hipoteca privada poniendo como aval una casa de 300 metros cuadrados que posee en el centro de Madrid. En 2016 apareció en los Papeles de Panamá, que revelaron que había querido poner en marcha una sociedad offshore a través del bufete Mossack Fonseca, y de la que se deshizo justo antes de recibir el nobel. En aquel momento dijo que era todo culpa de su asesor de inversiones.

Según las cuentas de su empresa, Vargas Llosa tiene una retribución de 30.000 euros al mes, unos 625.000 euros al año. Así figura en las cuentas de Misti Copyright SLU, la empresa a través de la que explota sus derechos de autor y canaliza las ganancias por las realización de conferencias.

Es en esas conferencias y actos políticos donde Vargas Llosa lleva años difundiendo sus ideas políticas, siempre desde la derecha y con una visión particular sobre la democracia. La última perla la ha dejado hace unos días desde la Convención Nacional del PP, donde dijo que lo importante en las elecciones no es que hubiese libertad, sino que los ciudadanos votasen "bien".

La documentación hecha pública desde este domingo por los medios que integran la investigación, comandados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), recoge que el exentrenador del Barcelona, Pep Guardiola, se habría sumado a la amnistía fiscal puesta en marcha por el Gobierno de Mariano Rajoy para regularizar fondos que guardaba en Andorra procedentes del sueldo que percibió cuando jugó en Al Halí de Qatar, entre 2003 y 2005.

También figura el cantante Julio Iglesias que maneja 20 empresas offshore para gestionar su patrimonio. En la documentación aparece también cómo Miguel Bosé fue accionista de una sociedad panameña abierta a través de una entidad de banca privada suiza, la Union Bancaire Privée (UBP). El nombre del cantante se imprimió en los certificados de acciones de la sociedad offshore Dartley Finance en 2016, mientras él residía en Panamá.

Los documentos publicados este domingo también revelan que Corinna Larsen pidió al despacho Alcogal de Panamá que redactara una carta destinada a Bachmann Trust Company (New Zealand) Limited, el gestor encargado de administrar el fideicomiso Peregrine Trust, para que incluyera a Juan Carlos de Borbón entre los destinatarios de los ingresos obtenidos a través de ese fondo hispano-saudí, junto a sus dos hijos, en caso de que ella falleciera.

síguenos en Telegram

Etiquetas
Publicado el
4 de octubre de 2021 - 23:15 h

Descubre nuestras apps

stats