PP y Ciudadanos aprovechan la crisis en Venezuela para atacar al Gobierno

Rivera pide a Sánchez que apoye a Guaidó y posibilite "urnas" en Venezuela

La autoproclamación como presidente de Venezuela de Juan Guaidó durante una gran manifestación en Caracas contra el Gobierno de Nicolás Maduro ha vuelto a unir al PP y a Ciudadanos en un tema en el que ambos partidos coinciden y se respaldan: la crisis de Venezuela. Pablo Casado y Albert Rivera han iniciado una decidida ofensiva política -a la que se ha sumado también Vox- para que el Gobierno de Pedro Sánchez reconozca a Guaidó como “legítimo presidente” del país latinoamericano, al igual que de inmediato hicieron el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el de Canadá, Justin Trudeau, los de varios países de América Latina.

Rivera también lleva al Congreso el reconocimiento a Guaidó porque España "no puede estar a la cola"

Rivera también lleva al Congreso el reconocimiento a Guaidó porque España "no puede estar a la cola"

Casi al unísono, aunque por separado, ambos partidos registraban este jueves en el Congreso y el Senado una serie de iniciativas parlamentarias en favor del reconocimiento de Guaidó, mientras Casado y Rivera pugnaban por hacerse la foto en Madrid con grupos de opositores venezolanos. Por la mañana, el líder del PP anunciaba en Twitter las propuestas de su grupo, mientras responsabilizaba a Pedro Sánchez de contribuir al supuesto plan de Maduro para “aniquilar” a los venezolanos si les da la espalda y no reconoce a Guaidó como presidente.

Por la tarde, el portavoz del partido en el Senado, Ignacio Cosidó, recibía a representante de estos colectivos opositores en la Cámara Alta, justo antes de registrar una moción de su grupo. “Estamos viviendo un momento histórico, cerca de conseguir la democracia en Venezuela”, sentenciaba, mientras explicaba que la iniciativa busca “el reconocimiento de Guaidó como presidente provisional de la nación”. “España tiene que liderar la oposición a Maduro”, insisten en el PP.

En el partido resaltan que ya llevan registradas 69 iniciativas parlamentarias a favor de la democracia en Venezuela desde 2005. “Esperemos que sea la última y que la transición sea democrática y pacífica”, zanjaba Cosidó.

En Ciudadanos era el propio Albert Rivera el que este jueves presentaba en la Cámara Baja la proposición no de ley de su grupo parlamentario, adelantando que harán lo mismo en todos los parlamentos autonómicos y ayuntamientos en donde tienen representación.

La manifestación de Sol marca el inicio de la ofensiva

La manifestación celebrada el miércoles en la Puerta del Sol de apoyo a Venezuela sirvió como pistoletazo de salida a la ofensiva contra el régimen chavista, en la que también participaron UPyD y Vox.

El partido de Abascal se ha mostrado igualmente a favor del reconocimiento como presidente de Guaidó. La responsable de Asuntos Sociales, Rocio Monasterio -hija de exiliados cubanos-, alababa en una entrevista en ESradio “la valentía del pueblo venezolano que ha derrocado a un asesino como Maduro”. La dirigente de Vox abogó por “un proceso de paz” para Venezuela pero no descartó una “intervención militar” en el país si esa vía no es posible.

Durante la concentración en Sol, Casado mostró su “solidaridad” con los antichavistas a los que, micrófono en mano, les gritó: “Estamos con vuestra lucha. Que la libertad siempre se imponga. Viva Venezuela, viva la libertad”.“Por fin va a salir el sátrapa y el dictador”, añadió, en alusión a Maduro, lo que provocó vítores entusiasmados de los asistentes.

El dirigente conservador acudió acompañado del candidato de su partido al Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y aprovechó el momento para dar un mitin y hacer campaña: “Nuestro candidato al Ayuntamiento será el alcalde que acabe con Podemos y los amigos de Maduro en Madrid”, continuó Casado.

“En la ciudad de Madrid nos gobierna un partido que ha asesorado en la represión del chavismo y en la miseria de lo que pasa en Venezuela”, exclamó, pese a que la alcaldesa, Manuela Carmena, no pertenece a la formación de Iglesias.

El líder del PP ya utilizó Venezuela en la reciente campaña andaluza para alertar de la posibilidad de un Gobierno “socialista-comunista” como el de Maduro si Susana Díaz pactaba con Adelante Andalucía.

A esa concentración en la Puerta del Sol no fue Albert Rivera, que encargó al dirigente madrileño, Ignacio Aguado, que se dirigiera a los presentes en su nombre. Para no perderse la foto, el líder de Ciudadanos citó a la prensa al día siguiente, jueves, en la Puerta de los Leones del Congreso, en donde anunció las iniciativas de su grupo parlamentario rodeado por un grupo de colectivos y opositores venezolanos.

Entre ellos estaban algunos familiares de Leopoldo López, uno de los líderes de la oposición que, según recordó Rivera, “han estado secuestrados y encarcelados por el régimen de Maduro” y “están sufriendo la tiranía del chavismo en su país”. “España no puede estar a la cola de este reconocimiento, no puede permanecer en silencio, por motivos históricos y políticos, sino que tiene que estar a la cabeza”, ha avisado.

Rivera ya utilizó Venezuela en la campaña de 2016

Tampoco es la primera vez que Rivera utiliza la crisis de Venezuela para hacer campaña electoral. Lo hizo en 2016, año en el viajó a la capital venezolana en más de una ocasión, aunque en alguna tuvo problemas para entrar en Caracas.

En el Congreso incluso llegó a cambiar alguna pregunta en la sesión de control al Gobierno para meter otra sobre Venezuela y afear a Mariano Rajoy que no tomara medidas más contundentes contra “el dictador Maduro” y permitiera la mediación en el conflicto del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

En uno de esos viajes, realizado casi en víspera de esas segundas elecciones generales que se celebraron en nuestro país, Rivera intervino ante la Comisión de Exteriores del Parlamento venezolano para prometer ayuda española ante la crisis económica que sufrían allí.

A la campaña a favor de Guaidó también se han sumado los expresidentes del Gobierno, Felipe González y José María Aznar. Uno y otro se han dirigido a la Unión Europea y a los países “democráticos” de América para que den la espalda a Maduro y apoyen al presidente de la Asamblea venezolana.

“Ningún demócrata sea cual sea su posición ideológica o su responsabilidad institucional puede aceptar a Maduro como presidente legítimo de Venezuela”, ha señalado el dirigente del PSOE. “Con mucho gusto y alegría reconozco a Juan Guaidò como presidente encargado de Venezuela”, ha apuntado Aznar en un mensaje en su cuenta de Facebook.

Los dos exmandatarios, además, pusieron en tela de juicio el papel de Rodríguez Zapatero como “mediador” en la crisis abierta entre Maduro y la oposición chavista.

Podemos e IU: Guaidó ha dado un “golpe de Estado”

Mientras el PP y Ciudadanos no dudan en legitimar a Guaidó, Podemos e IU han advertido de que no se puede aceptar su autoproclamación porque ha dado “un golpe de Estado”. El líder de Podemos ha publicado un tuit en el que ha señalado que “a Trump y a sus aliados no les interesan la democracia y los derechos humanos en Venezuela, les interesa su petróleo”.

“España y Europa deben defender la legalidad internacional, el diálogo y la mediación pacífica, no un golpe de Estado”, ha defendido Iglesias.

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, por su parte, ha apuntado: “Un tipo se autoproclama Presidente de Venezuela. A los ¡30 minutos! y sin disimulo se publica un comunicado oficial de EEUU apoyando el golpe de Estado”. Así, el dirigente de IU ha subrayado que “aquí en España el PP, Ciudadanos y Vox también lo apoyan”. “¿No es representativo?”, se ha preguntado.

Los socialistas, sin embargo, han mantenido cierta prudencia a la espera de ver lo que decidía Pedro Sánchez al que la grave crisis del país andino le ha pillado en la cumbre de Davos. Desde allí el presidente del Gobierno, tras entrevistarse con los mandatarios de Colombia, Iván Duque; Ecuador, Lenín Moreno; y Costa Rica, Carlos Alvarado, que ya han reconocido a Guaidó, se ha puesto en contacto telefónico con el autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela

Sánchez ha desvelado que ha sido una conversación “amigable” en la que le ha trasladado que lo mejor sería convocar unas nuevas elecciones verdaderamente democráticas dado que considera que los comicios presidenciales del año pasado, ganados de nuevo por Maduro y boicoteados por la mayoría de la oposición -que se negó a participar-, no se celebraron con las debidas garantías.

“Con la llamada no hemos reconocido a Guaidó como presidente, pero sí hemos reconocido la legitimidad de la Asamblea que preside”, han asegurado fuentes de Moncloa.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats