eldiario.es

9

El tunecino detenido diez veces por tener vínculos con ISIS... que era inocente

Chawki Boumallouga ha sido detenido varias veces en dos años y medio por su supuesta relación con el terrorismo islamista, acabando siempre en libertad por falta de pruebas

Su caso es uno de los ejemplos de la ofensiva contra ISIS de países como Túnez o Egipto, que acaban con un montón de inocentes pasando tiempo en la cárcel cuando no han hecho nada

Túnez arresta a once personas por su presunta relación con el Estado Islámico

Policías tunecinos vigilando tras un atentado EFE

La lucha contra ISIS en lugares como Túnez o Egipto suele ir acompañada de violaciones de derechos humanos. La detención de inocentes por su supuesta vinculación al terrorismo islamista se ha convertido en una costumbre en países afectados por el mismo. Y aunque la mayoría acaba en libertad, en medio tienen que soportar pasar varios días en la cárcel o incluso torturas. Uno de los casos más llamativos es el de Chawki Boumallouga, un informático tunecino acusado y detenido diez veces por su relación con ISIS. Las mismas veces que han tenido que dejarle libre por falta de pruebas o rectificación de los que le acusaron.

La historia de Boumallouga la ha contado BuzzFeed News, que ha hecho una recopilación de casos similares al de este hombre tunecino. Un relato en el que víctimas de estos abusos, abogados y expertos hablan sobre el estigma que supone ser detenido por vinculación con ISIS. Consecuencias que pueden ir desde la imposibilidad de viajar a otros países a tener muchas más dificultades para encontrar trabajo.

El caso de Chawki Boumallouga

Los problemas del informático comenzaron en 2015, cuando la policía local le llamó para que acudiera a responder unas preguntas. Allí fue detenido sin explicaciones y trasladado de vuelta a su casa para un registro, en el que encontraron nada. Ya en la comisaría, le comunicaron que tenían pruebas de que había ejercido de reclutador para ISIS cuando iba a rezar a una mezquita. Tras preguntar qué es lo que tenían contra él, le contaron que un joven que había regresado de Siria les dijo que iba a la misma mezquita y que Boumallouga le había reclutado y ayudado a trasladarse a territorio sirio.

Tras dos días en la cárcel pensando si había dicho algo que le pudiese generar problemas ("quizá dije: 'Querido dios, ayuda a nuestros hermanos en Siria'"), la policía le sentó frente al hombre que le había acusado. Al instante, el joven rectificó lo que dijo sobre el tunecino y aseguró que le habían malinterpretado. Tuvieron que pasar cinco días más para que viera a un juez, que ordenó su libertad. Dos semanas después, recibió la documentación de que había sido absuelto.

Desde entonces, pasó más de dos meses en la cárcel por los otros nueve arrestos que sufrió. Algo que se producía siempre de la misma manera: la policía le reclamaba, le encarcelaban y le interrogaban. Algo que "ha destruido mi vida", y que ha afectado a su trabajo y a la relación con su familia, según cuenta él mismo.

Pero esta relación tan conflictiva para Boumallouga con las fuerzas de seguridad comenzó mucho antes. Su periplo por las cárceles de Túnez comenzó durante las protestas por la Primavera Árabe, que empezaron a finales de 2010. Fue detenido en una de las manifestaciones, y estuvo en la cárcel sin cargo alguno durante un año. Hasta que el presidente Ben Ali no abandonó el país no logró la libertad. Después, fue al ministerio de Asuntos Religiosos a solicitar el rezo en una mezquita. Algo que le fue concedido, y que a la vez iniciaría la persecución que sufrió.

Más arrestos a final de año

Junto al caso de Boumallouga, Buzzfeed relata otros casos de hombres detenidos por pertenecer a ISIS que luego resultaron ser inocentes. Uno de ellos es el de otro joven tunecino, acusado de haber ayudado supuestamente a un compañero de instituto que luego se fue a Libia. Tras varios días de torturas, le llevaron ante un juez, que vio inmediatamente los golpes que le habían ocultado con maquillaje. Pero, a pesar de eso, le envió a la cárcel por precaucación. Allí estuvo 20 meses, y ahora intenta rehacer su vida. Aunque le ha costado no poder viajar a otros países, y que incluso sus familiares no puedan disponer de un pasaporte.

El reportaje también cuenta cómo estos acusados se enfrentan a dificultades adicionales para poder demostrar su inocencia. Por ejemplo, hay abogados que rechazan defenderles debido a que el estigma se pueda trasladar a ellos y acaben arrestados por supuesta vinculación a ISIS. Egipto es otro de los temas recurrentes que aparecen en el texto, especialmente tras la restauración de un régimen militar y la represión contra los Hermanos Musulmanes. Desde ese momento, comenzaron las detenciones arbitrarias por presuntas relaciones con terroristas.

Una situación motivada, según abogados citados, por la presión sobre las fuerzas de seguridad para cumplir con las expectativas de sus superiores. Lo que provoca que el número de detenidos aumente a final de año. "Si un agente hace 30 arrestos, tiene mejor imagen que el que hace 20", señala un policía.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha