La portada de mañana
Acceder
Los técnicos se topan con la resistencia de los gobiernos en la sexta ola
La Constitución que tras 43 años ni se renueva ni se cumple
OPINIÓN | Todos de puente, por Antón Losada
Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Las gallinas y los patos del Apocalipsis

Cráneo de Bullockornis (el 'pato diabólico del apocalipsis') tomada por Gord Webster de Victoria, Canada - Cargada por FunkMonk, CC BY-SA 2.0

Las gallinas, los patos y las ocas nos tienden a parecer animales poco terroríficos  por más que algunas ocas y gansos puedan tener bastante mal genio, pero un análisis recién publicado indica que en su árbol genealógico esconden algunas sorpresas como parientes que eran genuinas aves aterradoras allá por el Paleógeno (hace entre 66 y 23 millones de años); enormes, corredoras y capaces incluso de cazar y devorar mamíferos.

Las familias de los pollos (Galliformes) y los patos, ocas y gansos (Anseriformes) están emparentadas y forman uno de los grupos más primitivos de aves cuyo origen se remonta a la época de los dinosaurios.

Según una reciente revisión de su genealogía resulta que también están emparentadas con varios grupos de aves del paleógeno que se caracterizaban por su enorme tamaño, incluyendo grandes y fuertes picos.

Estas aves no podían volar pero disponían de potentes patas traseras que les permitían correr alcanzando grandes velocidades; su morfología era son embargo diferente de la de aves como el avestruz o el moa, con grandes cabezas y afilados picos.

Algunos de estos grupos dan bastante miedo como los Dromornítidos australianos, uno de los cuales llamado Bullockornis es apodado ‘El Pato Demoníaco del Apocalipsis’ debido a que llegaba a alcanzar los 2,5 m de altura y a pesar 250 kilos; durante mucho tiempo se pensó que era carnívoro por su gigantesco pico, aunque ahora se cree que se alimentaba de vegetales.

Lo mismo pasa con otra familia extendida por Europa y Norteamérica llamada Gastornithidae también formada por enormes pájaros terrestres con fornidos picos que vivieron en Europa hace decenas de millones de años.

El problema de desentrañar los parentescos es que estos grupos tienen muchos rasgos en común, entre ellos y con grupos como las Aves del Terror sudamericanas (estas sí carnívoras) o las actuales aves no voladoras como los avestruces, los moa o los emúesAves del Terroractuales aves no voladoras, pero muchas de estas características comunes se deben a que comparten un modo de vida terrestre no volador; los análisis genéticos están ayudando a determinar quién es pariente de quién.

De este modo es como sabemos que nuestros casi inofensivos pollos y patos tuvieron antaño parientes como los ‘Patos del Apocalipsis’ tan temibles como cualquier dinosaurio de su tamaño.

Imagen: cráneo de Bullockornis (el 'pato diabólico del apocalipsis') tomada por Gord Webster de Victoria, Canada - Cargada por FunkMonk, CC BY-SA 2.0

Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Etiquetas
Publicado el
26 de diciembre de 2017 - 21:09 h

Descubre nuestras apps

stats