La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El PP agota el impulso de la amnistía y cae su ventaja sobre el PSOE
El Gobierno de Ayuso reclama 400.000 euros a familiares de fallecidos en residencias
OPINIÓN | Si el Supremo lo imputa, el fiscal general debería recordar a Oltra

TRATA
La vida de lujo del jefe de una banda de explotadores que tenía a temporeros como esclavos en el campo andaluz

Una detenida en la operación es introducida en un coche policial.

elDiarioand

10

La que parecía una operación policial más contra la explotación laboral de temporeros en el campo permitió desmantelar una red criminal que tenía a los trabajadores en condiciones de esclavitud, hasta el punto de que una de las personas fue localizada en la estación de autobuses de Sevilla cuando quería escapar y fue secuestrada para que no prestase declaración. Según los investigadores, el líder de la organización criminal –que mantiene un alto tren de vida rodeado de lujos, tal y como ha informado El País– tenía incluso intención de atentar contra su vida.

La operación policial fue bautizada como Danubio y en el transcurso de la misma fueron liberadas cinco víctimas de trata de seres humanos. Asimismo, se detuvo a ocho responsables de los hechos, como presuntos integrantes de una organización criminal en la provincia de Sevilla, que mantenían ocultas a las víctimas con intención de eludir su localización y enviarlas fuera de España para evitar la persecución de su actividad ilícita.

Las víctimas eran de nacionalidad rumana y estaban en situación irregular, en circunstancias de vulnerabilidad económica y laboral, a las que se retenía con el argumento de que habían contraído una deuda con la organización, que los explotaba en jornadas de sol a sol por 25 euros a la semana y los mantenía hacinados en una casa. La actuación policial comenzó al tener conocimiento de la existencia de una víctima de trata de seres humanos, que tenía discapacidad intelectual, no tenía documentación, no hablaba español y sufrió un accidente laboral al realizar trabajos de recolección en Sevilla: fue atropellada por un tractor que le causó politraumatismos, varias fracturas y hubo de ser hospitalizada durante meses.

Los investigadores empezaron a tirar del hilo gracias a la declaración del herido en el accidente con el tractor, un joven de 25 años, al que se intentó trasladar lejos del área de influencia de la organización criminal pero que, sin ser consciente del peligro que corría, volvió a Sevilla y fue localizado por miembros de la red en la estación de autobuses. Fue secuestrado y encerrado para que no prestase declaración ante la autoridad judicial, aunque al final fue abandonado en la calle cuando se estrechó el cerco policial.

Una vida a todo tren

En contraste con la miseria en la que malvivían las víctimas, el líder de la trama criminal (también de nacionalidad rumana) mantenía una vida de lujo de la que daba cuenta en sus redes sociales, tal y como señala El País: un BMW de 100.000 euros, zonas vip de Madrid, Salamanca y Sevilla, champán francés Moët & Chandon, ropa de primeras marcas... Una imagen pública –que ha mantenido incluso después de alcanzar la libertad condicional– que contrasta con una actividad delictiva que condenaba a la miseria a otras personas, controladas de manera férrea por una organización de la que también formaban parte varios de sus familiares, entre ellos su mujer y su hijo.

Después de lo ocurrido tras el accidente de tractor, el entramado criminal se trasladó a la provincia de Salamanca, donde se asentaba para iniciar la temporada de recogida de patatas. Cometían su actividad ilícita en el sector agrícola, movilizándose y siguiendo la demanda estacional por varias comunidades autónomas para facilitar la explotación laboral.

El trabajo policial se coordinó con la Fiscalía de Extranjeros de Sevilla y recibió la colaboración de la Agregaduría de Interior en Rumanía. La investigación culminó con la liberación en Sevilla de cinco víctimas de explotación laboral, siendo una de ellas además víctima de explotación sexual. Se intervinieron 2.000 euros en efectivo, seis teléfonos móviles, un vehículo de alta gama, joyas de oro y abundante documentación relacionada con la investigación.

Durante la operación se detuvo a ocho miembros de la organización, uno de ellos en Rumanía, a donde había huido, como presuntos responsables de los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral y sexual, detención ilegal, obstrucción a la justicia, delitos relativos a la prostitución y pertenencia a organización criminal, en las localidades sevillanas de Brenes, Villaverde del Río, Alcalá del Río y La Algaba.

Etiquetas
stats