Carlo Acutis, el primer santo 'millennial' que releva a santa Tecla como 'patrono de Internet'

Beatificación de Carlo Acutis en Asís

La Iglesia católica tiene un santo millenial, y un patrono de Internet. Igual que puede acordarse de santa Bárbara cuando truene, o rezar a San Cristóbal para los trayectos en automóvil, los católicos ya pueden implorar a un nuevo santo cuando se corte la conexión, un virus informático infecte el ordenador o se le bloquee Twitter. Algunos ya lo hacían con Santa Tecla, pero desde el pasado domingo, tenemos a Carlo Acutis.

Es el beato más joven del siglo XXI, un apasionado de la web y todo un ‘influencer de la fe’. El joven italiano, nacido en Londres en 1991 y fallecido, con apenas 15 años, en 2006, tras una leucemia fulminante, es el primer beato de la generación millenial, un chico obsesionado por la tecnología como herramienta para sembrar los valores cristianos, hasta el punto de crear una web en la que difundía historias de fe y conversión, así como 'milagros eucarísticos'. También ayudó a que 10.000 parroquias se conectasen digitalmente.

En sus intervenciones consideraba a Dios como "un disco duro" y creaba frases que se viralizaban vía Twitter o Facebook. Los jóvenes católicos de todo el mundo repiten una y otra vez frases de Acutis como "Todos los hombres nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias, ¡no dejes que eso te pase a ti!".

Cuerpo incorrupto por streaming

Antes de morir, el adolescente dejó un video en el que pedía que lo enterraran en Asís, una petición que la familia y la Iglesia cumplieron. El día del funeral de Carlo muchísima gente asistió a la iglesia y al cementerio. Su madre aclaró que ella no conocía a nadie; eran personas sin hogar, migrantes, mendigos, niños. Todos hablaban de su hijo y aseguraron que él los había ayudado.

Hoy, la imagen de su tumba se emite por streaming las 24 horas del día, lo que provocó que, días antes de su beatificación, algunos medios hablaran del 'cuerpo incorrupto' de Acutis. Nada más lejos de la realidad. Como tuvo que admitir el obispo de Asís, monseñor Sorrentino, su cuerpo fue tratado con unas técnicas de conservación que se practican habitualmente para exponer los cuerpos "con dignidad" a la veneración de los fieles.

"La reconstrucción de la cara con una máscara de silicona fue particularmente exitosa", recalcó. Así, se ve a Acutis vestido con ropa y zapatillas de deporte, sosteniendo un rosario entre sus manos. Su corazón fue recuperado del cuerpo y convertido en reliquia, que la madre de Carlo llevó en procesión hasta el altar el día de su beatificación.

¿Y por qué ha sido beatificado? En ningún caso, por evangelizar a través de la red, sino por un milagro atribuido a su intercesión, que según el Vaticano tuvo lugar en Brasil, en 2013, cuando un niño de seis años se curó inexplicablemente, según algunos expertos, de una grave anomalía que padecía desde su nacimiento en el páncreas. Solo una cirugía compleja y peligrosa podría haber eliminado el problema, pero la cirugía nunca se realizó porque el niño se recuperó después de una oración especial celebrada por un sacerdote en presencia de una reliquia de Carlo, un trozo de pijama.

Su madre, además, asegura que Acutis tenía revelaciones sobre el futuro. Así, cuenta, su hijo le predijo que tendría mellizos, y hasta profetizó su propia muerte, que grabó en vídeo (y que la familia encontró después de su fallecimiento). Ahora, Acutis navega por el santoral de la Iglesia católica. El primer santo millenial, mucho más famoso que la pobre Santa Tecla. 

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2020 - 20:59 h

Descubre nuestras apps

stats