La portada de mañana
Acceder
Gobierno y PP acercan posturas para renovar el Poder Judicial
España se prepara para la batalla de la luz con los líderes de la UE
Opinión - Esta Iglesia no tiene perdón, por Neus Tomàs
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Crece la inquietud en Granada por nuevos terremotos que agravan los daños

Granada —

0

Granada, 29 ene (EFE).- La inquietud y la intranquilidad crecen entre la población del área metropolitana de Granada ante la repetición de terremotos, los últimos esta misma mañana de hasta 3,3 grados y de entre 2,5 y 2,7 en torno al mediodía, que dejan nuevos daños materiales no estructurales y agravan los producidos días atrás.

El temblor más importante hasta ahora, de 4,4 grados, registrado ayer por la tarde y con epicentro en Santa Fe, se suma al que ya se produjo el sábado por la mañana y a los tres consecutivos del martes por la noche, todos ellos por encima de los 4 grados, que suponen la reactivación de la serie sísmica que se registra en la zona.

Según el informe actualizado del Instituto Geográfico Nacional (IGN), se han registrado más de 800 terremotos desde diciembre.

Granada capital y su área metropolitana, donde residen más de 530.000 personas, han acumulado en las últimas diecisiete horas más de cien temblores menores.

Santa Fe, situado a apenas once kilómetros de la capital granadina, sigue siendo el municipio epicentro de la mayoría de estos temblores que han vuelto a sacar a la calle a decenas de vecinos que, por tercera noche consecutiva, han optado por pernoctar en sus vehículos ante el miedo a las réplicas.

El alcalde, Manuel Gil, ha informado a Efe de que muchas familias, en algunos casos con niños de muy corta edad y en otros con personas mayores de hasta 80 y 90 años, no se sienten seguras en sus domicilios y han vuelto a pasar la noche en cerca de un centenar de coches y furgonetas estacionados en zonas abiertas del pueblo.

"Aunque todo sigue indicando que no hay ningún daño estructural, nos preocupa el agravamiento de algunos desperfectos en viviendas, donde han aumentado las grietas, y en el patrimonio cultural, como los históricos arcos de Loja y Sevilla, y la iglesia de la Encarnación", ha señalado.

El Instituto Andaluz de Geofísica ha indicado que la actividad sísmica en la depresión de Granada responde a la relajación de la deformación acumulada por la tectónica de la zona y suele caracterizarse por series sísmicas.

Este "enjambre" sísmico ha supuesto ya la coordinación por parte del servicio de emergencias 112 de casi un millar de avisos desde el pasado sábado en la provincia de Granada, que han conllevado 230 incidencias sin que consten ni heridos ni daños estructurales.

Los últimos terremotos de la tarde del jueves han provocado que el 112 vuelva a reforzar sus sedes como centros de recepción de llamadas y primera respuesta por si fuera necesario ante posibles incrementos en el volumen de comunicaciones.

Aunque los temblores siguen sin dar tregua, la Junta de Andalucía mantiene activa la fase de preemergencia del Plan de Emergencias ante el riesgo sísmico en la provincia de Granada y no la ha elevado dado que la situación sigue siendo la misma que cuando se activó el pasado 26 de enero (seísmos sin daños personales ni estructurales), ha explicado a Efe Pilar Limón, portavoz del servicio de emergencias 112 de Andalucía.

Lo que sí ha hecho es intensificar la coordinación a nivel local, autonómico y nacional, mientras lleva a cabo un seguimiento exhaustivo de la situación y mantiene activo las 24 horas un grupo operativo para poder reaccionar ante cualquier imprevisto.

En Andalucía, una comunidad de cierto riesgo sísmico que ya vivió en 2013 una larga serie sísmica en Torreperogil (Jaén), no ha sido necesario en los últimos tiempos ir más allá de la actual fase de preemergencia del plan.

Para combatir el estrés, la ansiedad y las reacciones fisiológicas, como los temblores, que pueden generar en la población este enjambre de terremotos, el Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Oriental ha ofrecido un decálogo de pautas en el que destaca aceptar el miedo como algo incontrolable.

Los especialistas en catástrofes han explicado en un comunicado que el miedo ante un terremoto es una reacción psicológica que se produce ante un riesgo o amenaza, puesto que es algo que no se puede controlar y, por tanto, no se puede hacer nada para evitarlo.

Etiquetas
Publicado el
29 de enero de 2021 - 14:29 h

Descubre nuestras apps

stats