Greta Thunberg: “No es un secreto que la COP26 es un fracaso”

La activista Greta Thunberg protestando durante la marcha Fridays for Future march en Glasgow

Miles de jóvenes han marchado este viernes por las calles de Glasgow en la primera protesta multitudinaria contra la cumbre del clima COP26 organizada por la asociación ambientalista Fridays For Future (FFF), 'Viernes Por el Futuro' en español. Al grito de “¿Qué es lo que queremos? ¡Justicia climática!”, el movimiento ecologista avanzaba por la ciudad encabezado por las jóvenes indígenas. Por su parte, la activista sueca Greta Thunberg, que ha intervenido al final de la manifestación, ha sido clara al inicio de su alegato: “No es un secreto que la COP26 es un fracaso”.

El mundo superará en solo 11 años el límite de emisiones de CO2 que marca una catástrofe medioambiental

El mundo superará en solo 11 años el límite de emisiones de CO2 que marca una catástrofe medioambiental

“El cambio climático es una guerra de los ricos contra los pobres”, era otra de las frases que se podían escuchar durante unas protestas críticas con la COP26 y la “pasividad” de los políticos. Los jóvenes indígenas han alzado sus voces en estas protestas: “Estamos aquí para denunciar la política genocida de nuestro Gobierno. Defendemos nuestros territorios con nuestra vida, nuestros hermanos, hermanas e hijos están muriendo”, ha reivindicado una de las indígenas de la Amazonía brasileña en el escenario de George Square, donde se han congregado los asistentes para escuchar a las activistas.

“¿Cuánto llevará a los políticos despertar? Pero vamos a ser claros, ellos ya están despiertos, ellos saben exactamente lo que están haciendo, saben cuál es el valioso precio que están sacrificando para mantener sus negocios”, añadía Thunberg en su discurso. En sus intervenciones, según la activista sueca, los líderes han dado “bonitos discursos” en la cumbre climática, “la más excluyente”, según la joven, “una celebración de dos semananas de lo de siempre, simplemente bla, bla, bla”. Precisamente ese “bla, bla, bla” era lo que se repetía no solo en su discurso, sino también en los múltiples carteles, como una forma breve de expresar el mensaje que Greta comparte en su alegato, que los líderes políticos “no están haciendo nada” contra la crisis climática.

Las palabras de la activista están en concordancia con sus advertencias y críticas pronunciadas antes de que comenzara la cumbre del clima 2021: “Para que la cumbre del clima COP26 de Glasgow sea un éxito harán falta muchas cosas. Pero sobre todo hará falta honestidad, solidaridad y valentía”, expresaba en una carta publicada en diferentes medios, entre ellos The Guardian y elDiario.es, donde sentenciaba: “El reloj sigue corriendo. Las cumbres siguen celebrándose. Las emisiones siguen creciendo”.

Además de Thunberg, también ha subido al escenario a pronunciar unas palabras la joven activista medioambiental ugandesa Vanessa Nakate, quien ha expresado su preocupación por su país, que tiene “uno de los cambios climáticos más rápidos en el mundo”: “La gente se está muriendo, los niños están renunciando del colegio y las granjas están siendo destruidas”, ha advertido Nakate.

“Necesitamos seguir responsabilizando a los líderes por sus acciones. No podemos callarnos sobre la injusticia climática”, decía Nakate en su cuenta de Twitter. “Tres cosas deberían permanecer con nosotros mientras seguimos organizándonos y movilizándonos: fe, esperanza, y amor. Y la mayor de ellas es el amor”, concluía la activista.

La ecologista ugandesa también se había posicionado públicamente a través de un escrito en contra de “la retórica” del “bla, bla, bla” de los “líderes mundiales”. En el texto, publicado en The Guardian y elDiario.es, hablaba de la cruda situación climática a la que se enfrenta su país, así como el continente africano, que “ha padecido una extensa lista de catástrofes relacionadas con el clima”. “No hay mitigación que pueda revertir este daño y habrá más destrozos como consecuencia de las emisiones globales”, agregaba Vanessa Nakate, quien pedía a los líderes mundiales un fondo monetario de compensación basado en el principio de “quien contamina paga”. “Los contaminadores, que decidieron sacrificar nuestras vidas para su propio beneficio, ya sean empresas o gobiernos, deberían pagar”, concluía Nakate.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats