Muere Gustavo Villapalos, exrector de la Complutense y consejero de Educación cuando se fundó la URJC

Gustavo Villapalos en la jura de su cargo como consejero de Educación del Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón en 1995. EFE/Alberto Martín

Gustavo Villapalos, histórico rector de la Universidad Complutense de Madrid y que también fue consejero de Educación en la comunidad con Alberto Ruiz Gallardón (PP), ha fallecido a los 71 años en Madrid, según ha informado la UCM en un comunicado. Villapalos fue catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones, luego decano en su Facultad y más tarde rector de la universidad entre 1987 y 1995, de la que solía decir: "A ella le debo todo lo que soy". En 1995 pasó a dirigir la Educación madrileña hasta 2001, desde donde dio forma al deseo de Gallardón de crear un nuevo campus en Madrid.

Así, Villapalos era el consejero de Educación cuando en 1996 se puso en marcha la Universidad Rey Juan Carlos. Cercano a Alianza Popular, de sus años en la Complutense, Villapalos forjó relación con la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, por entonces trabajadora del centro, y los hermanos Urosa, nombres todos que hicieron campaña por él para que alcanzase el rectorado de la UCM y que luego volverían a sonar todos juntos cuando estalló el Caso Cifuentes en la URJC desvelado por elDiario.es. La relación de Villapalos con Cifuentes la acreditó Alfonso Merlos en su libro sobre la expresidenta, Sin Ataduras: él fue primero su maestro, "y después será su amigo". También su compañero profesional: Cifuentes era portavoz del PP en Educación en la Asamblea de Madrid cuando Villapalos era consejero del ramo.

En esas se creó la Universidad Rey Juan Carlos. Los primeros años de la Universidad, cuando Villapalos era el consejero, fueron convulsos, con cambios constantes de rector cada poco tiempo. Llamativo fue el caso de Rogelio Pérez Bustamante, que fue expulsado tras un breve paso por el rectorado porque, según él contaba, había perdido el apoyo de Villapalos.

De esta época data también la incorporación del Centro de Estudios Jurídicos Ramón Carande, que pertenecía a su exuniversidad, a la URJC, y del que salieron con el apoyo de Villapalos casi todos los protagonistas que luego acapararían los titulares de prensa en el caso del máster con notas falsificadas de Cifuentes. Del Carande salieron los hermanos Urosa, que vieron recompensado su apoyo a Villapalos para ser rector cuando este alcanzó la consejería. Uno de ellos pasó a ser director general de Juventud de la Comunidad y luego haría carrera con Ana Mato en el Ministerio de Sanidad.

Trabajadores de la universidad achacan a Villapalos un gran poder en la URJC en estos primeros años: "Urosa lo movía todo. Quién iba a la URJC, quién no. Los catedráticos decían: 'Aquí, lo que diga Urosa, que es lo que dice Villapalos", cuenta un antiguo empleado que vivió aquel proceso. El círculo se cerró cuando la Rey Juan Carlos invistió doctor honoris causa a Villapalos en 2014 cuando Fernando Suárez era el rector. Suárez también había salido del Ramón Carande.

Villapalos también fue doctor honoris causa por la Universidad de París-Sud XI, por la Universidad Nacional Autónoma de México, por la Universidad Saint Louis, en Estados Unidos y por la de La Universidad de La Plata, en Argentina. Villapalos también fue miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, consejero de la Caja de Ahorros de Ronda, miembro correspondiente de la Academia Portuguesa de la Historia, presidente de la Fundación Laboral del Fénix Mutuo, y formó parte de numerosas sociedades internacionales de Historiografía e Historia del Derecho, como la Gorres Gesselschaft, de Alemania.

El exrector tuvo una relación especial con Almería debido a que su madre era natural de Purchena, lo que le llevó a convertir la provincia en sede habitual de los crusos de verano de la Complutense. De fuertes convicciones religiosas (“lo único inmutable es Dios y la geometría”, decía), llegó a ser pregonero de la Virgen del Mar en 2003. Por todas estas razones Villapalos ha dado nombre a calles y espacios públicos en Almería capital, en Roquetas y en Purchena, según La Voz de Almería.

Sus convicciones religiosas también le llevaron a firmar un convenio con el arzobispado de Madrid, durante su mandato en la Complutense, para aumentar la presencia de capillas y oratorios católicos en la universidad.

Gonzalo Ugidos, quien fuera director de Comunicación de la Complutense, ha escrito sobre él que "si la característica de una gran inteligencia es la capacidad de usar el cerebro manejando a la vez dos ideas contradictorias, Gustavo Villapalos poseía una inteligencia de varios pisos y con tragaluz".

Etiquetas
Publicado el
15 de junio de 2021 - 15:55 h

Descubre nuestras apps

stats